Genial
Genial

15+ Trucos astutos con los que los meseros manipulan a los comensales

Existe la creencia de que las personas que realmente tienen hambre no van a restaurantes. Esta frase va al grano, ya que nosotros vamos a tales establecimientos para obtener impresiones positivas y un buen estado de ánimo. Los dueños de los lugares de comida lo saben perfectamente, y por eso, su arsenal de trucos profesionales crece con frecuencia.

Genial.guru averiguó qué trucos les ocultan los restauranteros a sus comensales, y ahora quiere compartir algunos de ellos contigo.

  • Todas las cocinas de los restaurantes tienen productos semiacabados. Frecuentemente, la pasta o pizza de los restaurantes italianos se compra en la tienda, lo que significa que los cocineros no preparan la masa. Los caldos para las sopas suelen cocerse de antemano y se guardan en recipientes especiales de plástico. A veces, para preparar los productos semiacabados se usan concentrados en forma de polvo.

  • Al crear un menú, los especialistas frecuentemente eliminan los ceros al final de los precios para tranquilizar a los comensales. Si el platillo cuesta, por ejemplo 30,00 USD, pueden quitar dos ceros al final. Los números adicionales se asocian con algo costoso, y, entre menos piensen las personas en los gastos, más pedirán. Otra práctica analógica es la eliminación del signo dólar.

  • Los dulces, chicles y otras pequeñeces que suelen darte junto con el recibo no son cumplidos del establecimiento. A través de ellos, los dueños tratan de causar un sentido de culpa. Los comensales sienten que, por tal regalo, tienen que pagar de alguna manera.

  • Si tienes una fiesta de boda, algunos platillos pueden no aparecer en la mesa del evento. Frecuentemente reducen la mitad de las porciones, en especial en agosto y septiembre, un período fuerte de casamientos. Todo el personal se alimenta de tales fiestas, ya que los empleados no esperan nada de propina.

  • Las personas comen menos en los restaurantes decorados con espejos. Esto está relacionado con el hecho de que, cuando alguien tiene la oportunidad de verse, el nivel de autocontrol en el proceso de la comida aumenta.

  • A menudo, los meseros limpian las mesas y recogen los trastes usados no solo por limpieza. Los platos sucios les recordarán a los comensales qué tanto han comido y, en ese caso, es poco probable que quieran pedir algo más.

  • En los nombres de los platillos se usan las llamadas consonantes “deliciosas”, cuya pronunciación coincide con los sonidos de masticar los alimentos. Por ejemplo, “t”, “v” y “s” en la siguiente frase: “Suave corte de ternera en salsa verde”.

  • Muchos restaurantes refuerzan los olores para que los comensales tengan mucho apetito. Por ejemplo, en las panaderías se instalan hornos con una mínima ventilación para que el aroma a pan fresco vaya hasta los comensales ubicados a muchos metros del establecimiento.

  • Ayudas mucho al restaurante si, al entrar, buscas un lugar en el rincón, ya que, cuando nadie ve a una persona, ella pide más comida. Además, los huéspedes que eligen tal lugar piden platillos con más calorías, y esto también influye en buenas ventas de postres.

  • Pero una tendencia inversa también funciona: se trata de ubicar a los comensales cerca de la entrada del restaurante, “en el plano delantero”, para crear una atmósfera de comodidad y de que el establecimiento está lleno. A las personas bonitas a propósito les proponen ocupar el lugar cerca de la ventana o en el patio para atraer más la atención y causar la máxima impresión fuerte.

  • No siempre hay que creer en el cartel de “reservado”. A veces lo ponen para mantener las mesas para compañías más grandes, las cuales potencialmente traerán más ganancias que una pareja de enamorados que quiere ocupar un lugar pequeño.

  • Si pides bajar la música, en realidad, bajarán en uno de cada 10 casos. Con mayor frecuencia, simplemente te dirán que lo hicieron, y podrá parecerte que realmente es así, cuando no lo es.

  • No te engañes al ver la frase “leche de granja” en el menú. Con frecuencia, esto se refiere al producto del supermercado más cercano de una marca pertinente. La leche de almendra o de avena también suele ser reemplazada por una normal.

  • El mesero identificará inmediatamente a un comensal que rara vez va al restaurante. Si pides pasta “carbonara”, entenderá rápidamente que no te gusta probar lo nuevo y que rara vez comes fuera de casa. Los establecimientos siempre incluyen este platillo en su menú porque su precio es accesible y es fácil de preparar.

  • Cuando la comida se sirve en platos grandes, se pone en práctica la ilusión Delboeuf. A pesar de que la porción no es tan abundante, el comensal se sentirá lleno. Con mayor frecuencia se usa un método contrario, sirviendo los platillos principales en platos grandes. El comensal, de forma intuitiva, siente que no se ha llenado y pide un postre.

  • Si el comensal no sabe qué pedir, entonces, el mesero que se encuentra cerca ayudará con la elección nombrando un par de platillos. El cliente siempre pedirá el último de los que escuche, ya que se acordará mejor de ese. Eso es bueno para el restaurante, porque, por supuesto, el mozo dejará el platillo más caro para el final.

  • Con mayor frecuencia, los meseros son personas jóvenes. Pero está demostrado que a las personas de mediana edad en este cargo se les tiene una mayor confianza. Los comensales perciben las recomendaciones de los trabajadores más mayores con gran entusiasmo.

  • Incluso los platillos más sencillos son adornados al máximo: por lo tanto, se crea una variedad de manera artificial. Lo mismo sucede con los alimentos multicolor: el cerebro humano reacciona de forma activa a los colores brillantes porque los asocia con frutas maduras. Como resultado, nos sobreexitamos y comemos más.

¿Alguna vez has caído en tales trucos? ¿Conoces otros que no hayamos mencionado? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Genial/Curiosidades/15+ Trucos astutos con los que los meseros manipulan a los comensales
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos