Genial

15 Usuarios que hicieron callar a personas groseras con una habilidad tan sutil como insuperable

A veces, las personas se olvidan del tacto y la decencia, y se comportan de una manera desagradable. Se considera que la mejor respuesta a una falta de respeto de ese tipo es el silencio, pero no siempre es posible permanecer callado.

Genial.guru ama a las personas con un buen sentido del humor, por lo que recopiló respuestas ingeniosas de usuarios que no pudieron permanecer en silencio y le respondieron a la gente maleducada con humor.

  • Un autobús. Una joven embarazada viajaba sentada. Una señora mayor entró y se puso muy cerca de la chica para que le cediera el asiento. La muchacha trató de decir que estaba incómoda, pero en respuesta solo hubo groserías. Un chico parado cerca trató de defenderla:
    — La chica está embarazada.
    — ¿Y qué? Yo a su edad paseé 3 meses viajando parada, ¡y luego di a luz directamente!
    Cerca había un hombre que no aguantó y dijo:
    — Bueno, pues vaya, señora. Todos tardan 9 meses y usted lo logró en 3.
    La mujer se calló al instante, se dirigió al final del compartimento de pasajeros y se bajó en la siguiente parada. Briar80 / Pikabu

  • Estaba regresando del trabajo temprano en la mañana y vi a un hombre con una hija pequeña salir de la entrada del edificio y tirar una bolsa de basura entera en una urna ubicada cerca. El paquete ocupó todo el espacio disponible. Le hice un comentario, pero fue grosero conmigo al responder. Eso me enfureció; después de todo, los contenedores de basura estaban a 50 metros. Así que imprimí un anuncio con una descripción detallada de su apariencia y de su mala conducta y lo pegué en todas las entradas vecinas. Una semana después, lo vi arrastrar una bolsa de basura a los contenedores, siendo observado por su esposa. © Oídoporahí / Ideer

  • Estaba en un autobús. Había un chico de unos 15 años sentado en un lugar y varios asientos vacíos cerca. Una mujer le exigió que le cediera precisamente ese sitio, porque los otros le resultaban incómodos. El chico se negó, ella comenzó a molestar a otros pasajeros, y luego subió un señor mayor con unas muletas. El muchacho se levantó para cederle el lugar, y la señora empujó al anciano y se dejó caer en el asiento con las palabras: “Este es para discapacitados”. El hombre reaccionó rápido y dijo: “Bueno, entonces la compadezco a usted y a su cerebro”. © 4eloBeK4eByPeK / Pikabu

  • Trabajaba en una tienda. Hubo muchos clientes ese día, así que estaba cansada. Una mujer irrumpió en el lugar y arrojó una bolsa de comida para perros sobre el mostrador. Era pesada, como de 10 kg. La señora estaba indignada porque yo me movía lentamente y fue grosera conmigo, pero luego otra clienta la interrumpió: “Sí, date prisa. ¿No ves que quiere pagar su cena e irse?”. © Christine Larsson / Quora

  • Hoy por la tarde viajé en autobús. Todos los asientos estaban ocupados, pero nadie viajaba de pie. En una de las paradas subió una mujer mayor, casi una anciana. Vio que no había ningún lugar para sentarse y comenzó a buscar a alguien que le cediera el asiento. Sus ojos cayeron sobre mí, y comenzó a gritar lo maleducado que era. Me levanté y le dije:
    — Siéntate.
    — ¡No me des órdenes! ¡Invítame a tomar asiento amablemente!
    — ¿Es muy importante para ti?
    — ¡Sí!
    — Entonces viajarás parada. © Dim0 / Pikabu

  • Estaba haciendo fila en un consultorio médico y junto a mí había una joven con vitíligo. Una señora se paró descaradamente cerca de la puerta para pasar sin hacer fila. Se quedó allí, mirando a la muchacha con recelo. Al final, no aguantó y preguntó:
    — ¿Qué tienes?
    Y, de repente, la joven respondió de tal forma que toda la fila quedó asombrada:
    — Esto es lo que les pasa a aquellos que intentan saltarse la fila.

  • Mi tía siempre lo sabe todo mejor que nadie. Una vez, ella y mi tío viajaban por un camino vacío en un automóvil viejo, y ese coche tenía una característica: el volante podía desconectarse fácilmente. Cuando mi tía nuevamente comenzó a aconsejarle a mi tío sobre cómo tenía que conducir, él, con las palabras: “Toma, tenlo, ya que tú sabes mejor cómo conducir”, desconectó el volante y se lo dio. © Locheed / Pikabu

  • Estaba en uno de los últimos minibuses. Tenía que bajar en la parada final, pero faltaban 2 paradas más. Al final, me quedé en el minibús solo. El conductor se dio vuelta y me miró:
    — ¿A dónde vas?
    — Hasta “océano”.
    — ¿No puedes ir a pie? Necesito ir para otro lado.
    — Bueno, entonces pagaré menos por el viaje.
    — Pero si casi llegamos.
    — Por eso casi pagaré.
    Me pareció que en ese momento el conductor comenzó a decir en su cabeza todas las malas palabras que conocía. © Sirmyan / Pikabu

  • Estaba viajando en un autobús y cerca había un chico con un gato en sus brazos. El peludo no se veía muy bien, y estaba claro que acababa de salir de una veterinaria. Luego subió una madre con un niño de, al menos, unos 100 kg y le dijo al chico:
    — Cédeme el lugar, estoy con un niño.
    Y él le respondió:
    — No se lo cederé.
    — ¿Cómo? ¿¡No ves que estoy con un niño!?
    — Yo también. Solo que el mío encima está enfermo.

  • A la pregunta sin tacto sobre cómo paso mi tiempo libre en mi casa, respondo que hago planes para conquistar el mundo. Por lo general, las personas se dan cuenta de que así es como las envío a callar, pero algunas no llegan a entender el chiste y se quedan pensando en si lo dije en serio. © Susan Williams / Quora

  • Eran cerca de las 10 de la mañana y estaba en una clínica, en una fila de 4 personas. El médico atendía por un horario marcado en un cupón y no por orden de llegada. Una de las personas que estaba esperando era una señora mayor. Llegó una chica con un cupón de las 10:40 h y preguntó quién era el último. La mujer de inmediato gritó: “¡Estás después de mí! ¡Mi cupón es de las 10:20 h!”. Lo divertido era que el de las 10:20 h era mi cupón. Le mostré a la señora mi cupón y le pregunté: “¿Pasamos juntos?”. Sus pequeños ojos comenzaron a correr de aquí para allá, y fingió que yo era el hombre invisible. Y su cupón era para las 12:00 h. ¿Por qué fue a las 10? Es un misterio. © Botoftea / Pikabu

  • Me negué a ser el garante de un préstamo hipotecario de la sobrina de mi esposa. Todos sus parientes dejaron de hablarme y su hermana dejó de venir a nuestra casa como si fuera la suya. ¡Creen que me hicieron realmente mal! ¡Jajajaja ¡Resulta que todo era tan simple! © padre868 / Pikabu

  • Una amiga sacó un préstamo y compró una pequeña casa de unas 7 habitaciones junto al mar. Naturalmente, de todas partes aparecieron familiares que necesitaban ir a quedarse allí, porque “el pequeño tiene una salud delicada”. Al principio lo soportaron, y luego respondieron de tal manera que ya no se los volvieron a preguntar: “No hay dinero para el personal. Ya que van a vivir allí, ¿pueden a limpiar las habitaciones y ayudar con la remodelación?”.

  • Tengo síndrome de Asperger y a veces tartamudeo. Debido a eso, soy muy tímido y hablo despacio. Un día estaba haciendo un pedido en un mostrador, y el personal estaba esperando comprensivamente. Un hombre con un niño estaba en la fila detrás de mí. Estaba indignado y no paraba de decir que su hijo estaba enfermo, y luego simplemente comenzó a imitar mi tartamudeo. Fue horrible. Hice mi pedido y me alejé, pero luego comenzó la diversión: la chica de la caja decidió vengarme. Comenzó a hacerle al maleducado un montón de preguntas innecesarias, aclarar porciones y cantidad de salsa, mientras pronunciaba las palabras muy lentamente. Al final, le llevó unos 15 minutos hacer el pedido. Fui vengado. No te preocupes, el niño no resultó herido: la joven le dio malvaviscos por las molestias causadas. © u/tartar-buildup / Reddit

  • Después de que una mujer intentó adelantarse a mí sin esperar en la fila, nació la frase: “Señora, no tiene un abrigo tan caro como para ser tan arrogante”. © Evgeny Petrov / VK

¿Qué respuestas ingeniosas has escuchado tú? ¿Alguna vez te has encontrado con personas tan maleducadas como las de estas historias? ¿Cómo les respondiste? Cuéntanos en la sección de comentarios.