Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Razones por las cuales un viaje en góndola por Venecia es tan caro (Ahora no solo los venecianos saben sobre esto)

Los gondoleros en Venecia no solo son barqueros, sino también una casta de élite. Y la góndola, de ser un medio de transporte habitual, se ha convertido en la principal atracción turística. Los viajeros están dispuestos a pagar un costoso viaje romántico por los famosos canales de Venecia.

Genial.guru decidió averiguar cómo es la vida y el trabajo de los gondoleros y, además, conocer por qué el viaje en un barco veneciano es un placer bastante caro.

Dónde se aprende a ser gondolero

Los pequeños venecianos comienzan a ir a la escuela a los 6 años. De los 14 a los 19, al elegir una especialidad, ellos continúan con sus estudios en la preparatoria. Las especialidades que enseñan a manejar góndolas y transportes marítimos son muy populares. Estudiar en tales escuelas es muy prestigioso, por eso no es barato: cerca de 4 mil euros al año. Además de las clases habituales, hay muchas clases de educación física. La mayoría de las clases son de práctica, ya que los escolares entrenan directamente en los estrechos canales de Venecia.

La mujer gondolera

No es raro que las chicas estudien en las escuelas para futuros gondoleros. Pero pocas personas logran aprobar los exámenes y trabajar en esta especialidad. En la asociación de gondoleros están seguros de que no es un trabajo para mujeres. Solamente hay tres mujeres gondoleras. En 2009, por primera vez en 900 años, Giorgia Boscolo se convirtió en una mujer barquera certificada. El amor hacia este oficio se transmitió a la veneciana a través de su padre gondolero.

La mujer gondolera con más notoriedad es la alemana Alexandra Hai. Durante mucho tiempo ella trabajó sin licencia y solamente mediante el tribunal consiguió el derecho para trabajar.

Cuánto ganan

El ingreso de los gondoleros fue una de las razones por la cual el interés hacia la profesión creció. Ellos prácticamente ganan los mejores salarios en toda la ciudad, en promedio, 12 500 euros al mes. Para comparar: un taxista de agua gana aproximadamente 3 500 euros, un fontanero 1 500 euros, un policía 2 500 euros, el propietario de una cafetería 4 000 euros.

A los habitantes locales no les agradan mucho los gondoleros y los consideran muy descarados. Posiblemente todo se trate de una adicción banal de este trabajo bien remunerado.

La jornada laboral y los precios

Precio oficial por servicio: 30 minutos cuestan 80 euros, 30 minutos después de las 19:00 valen 100 euros. Al rentar en Rialto y San Marco, un viaje 5 o 7 minutos menor te costará el mismo precio.

La jornada laboral es por turnos: de 72 por 72 horas, desde las 9:00 y hasta el último cliente. Por cierto, el gondolero, como propietario único, puede trabajar menos, por ejemplo, en invierno, cuando hay pocos turistas.

La ganancia neta es aproximadamente un 25 por ciento de los ingresos. Lo demás se gasta en el mantenimiento del barco y las contribuciones.

Casta de élite

Existe la opinión de que en Venecia hay tan solo 425 gondoleros. En realidad las cifras pueden cambiar, y es difícil saber los datos precisos. En total, hay más de 430 gondoleros con licencia, que son los que tienen su propia góndola. Además, hay 150 barqueros con licencia, los cuales pueden cambiar en caso de enfermarse.

Otro mito es lo que la profesión se transmite solo por vía paterna. Cualquiera puede estudiar y trabajar, no hay leyes que lo prohíban y lo limiten. La principal dificultad es tolerar el examen, cuya aprobación puede durar muchos años. Es mucho más fácil para los gondoleros descendientes aprobar el examen, ya que muchos de ellos desde la infancia aprenden a remar.

Sello característico

Muchos turistas reconocen desde lejos a los gondoleros por su camisa rayada y sombrero de paja. Pero no todo es tan sencillo, el uniforme está reglamentado de forma estricta. Por ejemplo, las rayas deben de ser únicamente de color azul o rojo y un ancho de estrictamente 2,5 centímetros. Los pantalones tienen que ser del color negro clásico. Hasta hace poco, solo se permitía usar zapatos negros, pero ahora se puede elegir el color.

Pero el gondolero tiene una elección: usar sombrero o no. Debido a la incomodidad, muchos hacen caso omiso a los gorros llamativos. En la época de invierno, la Asociación de gondoleros permite usar chamarras negras y bufandas con rayas.

Tradiciones

En la isla Venecia hay aproximadamente 50 mil habitantes locales. En relación con la enorme corriente turística, la vida se ha vuelto cara para los venecianos y resulta incómodo vivir en su propia ciudad. Los gondoleros no son la excepción. Por eso no es de sorprender, que fuera del trabajo, no los veas en sus góndolas.

Hace tan solo 50 años, Venecia no era tan popular entre los turistas y la profesión de gondolero no se consideraba prestigiosa. En aquellos tiempo, los barqueros tenían una tradición: los domingos realizaban viajes en el agua con toda su familia.

Por el precio de un automóvil

Es un costoso placer tener su propia góndola. El precio promedio es de 30 a 90 mil euros. El carpintero puede hacer un barco en un par de meses de acuerdo con el estricto tamaño establecido y su aspecto físico. Esta “cosa” puede servir 20 años o más.

Como en el caso del automóvil, se puede ahorrar y comprar uno de segunda mano. Pero al precio se añaden el servicio y los gastos adicionales. Por ejemplo, el estacionamiento por un año te costará aproximadamente 700 euros.

Regla de la circulación en el agua

Algunos gondoleros se empujan de una casa con el pie para pasar por un lugar estrecho. Así es más sencillo, pero esto está prohibido de acuerdo con las reglas. Si un alumno comete tal error, entonces reprobará el examen. Un profesional debe resolverlo con el remo y sin tocar nada al mismo tiempo.

También hay otras reglas de la circulación por el agua. Por ejemplo, cuando oscurece, obligatoriamente se tiene que encender una linterna en la popa, si se te olvida, tendrás que pagar una multa de 150 euros. La principal prohibición es salir a la alta mar. En todas las intersecciones acuáticas hay semáforos, pero los profesionales no confían en ellos y prefieren gritar fuertemente informando de su arribo.

Y tú, ¿has viajado en góndola por Venecia? Comparte tus impresiones en los comentarios.

Compartir este artículo