Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Trucos de mercadólogos por los cuales nos descontrolamos y compramos cualquier cosa

No es raro cuando dos personas con el mismo nivel de ingresos gestionan de manera muy diferente su dinero. ¿A qué se debe que uno de ellos pueda ahorrar y al mismo tiempo conservar un nivel de vida de calidad, mientras que el otro tiene que sobrevivir hasta el siguiente salario? Nosotros creemos que una de las soluciones está en conocer los engaños de la mercadotecnia y la habilidad para no caer en ellos.

Genial.guru está seguro de que poner en orden tus propias finanzas es más sencillo cuando conoces los anzuelos de la mercadotecnia en los cuales una y otra vez caemos en el océano del mercado de consumidores. Te presentaremos 9 de ellos.

1. Publicidad contextual en las redes sociales

Las versiones móviles de la red social Facebook tienen acceso a los micrófonos de los teléfonos y ellos pueden escuchar nuestras conversaciones en un modo de espera incluso con la pantalla apagada. Este truco se utiliza para la publicidad contextual.

Por ejemplo, supongamos que la noche anterior, en tu familia estuvieron discutiendo sobre la compra de un departamento en otra zona de la ciudad y, a la mañana del día siguiente, sus páginas en las redes sociales están llenas de todo tipo de propuestas sobre la venta de bienes inmuebles en el lugar deseado. Las compañías de tal manera intentan determinar de antemano nuestras decisiones y empujarnos a comprar.

2. En conjunto con un artículo barato, compramos uno costoso

Muchos fabricantes atraen a los clientes con artículos populares que se pueden adquirir por una pequeña cantidad. Pero si quieres comprar otro artículo, por ejemplo, seleccionar un conjunto, entonces notarás que valen mucho más caro. Digamos que has encontrado unas bonitas bragas femeninas por 10 USD, pero se impone la compra de un sujetador: no entraste en vano a la tienda, ¿cierto? Pero te va a costar 70 USD extra.

O un método que frecuentemente se aplica en las ventas por Internet. Te enteraste de un mini taller de estilo, en el cual desde hace tiempo habías estado interesada y además es gratis. Pero solo obtendrás las primeras tres clases gratis. El curso subsiguiente, en el cual descubrirás todo lo necesario, te costará una considerable suma. Asimismo, la empresa ya tiene tus datos y ahora comenzará a hostigarte con publicidad de todos sus recursos.

3. Promoción “un artículo por persona”

Este truco se utiliza en muchos supermercados. Tal restricción de compra atrae perfectamente la atención de los clientes y en ocasiones incluso causa un frenesí alrededor de las ventas de uno u otro producto. Cuando explícitamente se le afirma a un comprador que tal artículo no puede ser vendido en más de dos piezas por persona, este comienza a percibirlo como único, deseado e intentará conseguirlo. Frecuentemente, en tales promociones participan artículos que simplemente llevan mucho tiempo en el almacén y necesitan ser vendidos lo más pronto.

4. La regla de acomodar la mercancía

Cuando los artículos se encuentran ordenados en pirámides y se adornan con precios claros, se estimulan las ventas. El comprador percibe esto como una oferta y se apresura por aprovechar las “beneficiosas” propuestas. Tal jugada frecuentemente se utiliza en productos vencidos, por eso no estaría de más verificar su fecha de caducidad.

5. Divertidas etiquetas de precio

Los grandes y brillantes carteles en los mostradores y las divertidas imágenes en las etiquetas de los precios son capaces de aumentar las ventas. Tal truco repercute en nuestras emociones y no estamos listos para dejar pasar aquello que nos genera una carga positiva. Como resultado, el comprador no puede permanecer indiferente y se apresura por adquirir el artículo que le ha gustado, ya que el proceso de las compras está vinculado fuertemente con las emociones.

6. Si al principio compramos algo saludable, entonces después estamos listos para adquirir algo más dañino

Frecuentemente, en la entrada de los supermercados, el comprador se encuentra con productos beneficiosos: verduras, frutas y productos lácteos. Esto no está hecho así por casualidad: entre más dinero gaste una persona en ellos, más fuerte se percibe el “derecho legítimo” de comprar algo sabroso pero no muy saludable. Esta es la estrategia de la compensación, la cual se define como una “recompensa”, con la cual la persona se premia por haber realizado una correcta elección. Y como resultado, los productos menos beneficiosos pueden comerse una parte considerable de nuestro presupuesto mensual.

7. Los anuncios sobre liquidación de artículos aumentan las ventas

Frecuentemente, nos topamos con anuncios sobre rebajas finales con motivo del cierre de la tienda. Nosotros tendemos a pensar que ahí seguramente podremos comprar algo por un accesible precio. Si para nosotros la prioridad es la cuestión del precio y las demás características son de menor importancia, entonces, posiblemente, valga la pena aprovechar la propuesta. Pero si la cuestión del precio no es primordial, entonces, quizás, no vale la pena apresurarnos, ya que frecuentemente así es cómo intentan vender artículos poco populares.

8. Creación de una sensación de deficiencia

Para los mercadólogos son bien conocidas las debilidades humanas y puntos de presión, por eso, al dirigirse a un comprador potencial, muchos de ellos hablan sobre alguna de nuestras deficiencias personales. Esto puede referirse a formas de apariencia o física, la relación con los hijos o cónyuge, debilidades culinarias, nivel de manejo de un idioma extranjero, entre otros. Lo principal es distinguir muy bien el flujo de los mensajes que realmente son pertinentes para nosotros y no caer en la manipulación.

9. Dinero a tu cuenta como regalo

Muchas de las tiendas en internet, durante las ventas de rebaja o en víspera del día de cumpleaños de un cliente, le regalan un cupón que puede utilizar para comprar en la tienda. La esencia de este truco radica en que tal cupón tiene una fecha de vencimiento bastante limitada, lo que desencadena en nosotros una sensación de urgencia. Al temer que el regalo expire, hacemos compras impulsivas.

¿Alguna vez has caído en estas trampas? ¿Qué trucos de mercadotecnia que te hacen gastar más dinero has notado?