Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo vive la gente en Corea del Norte y China, donde Internet está estrictamente limitado

Gracias a Internet, puedes encontrar a un amigo en el otro lado del mundo y solo los husos horarios los separarán. Pero imagina qué sentirías si mañana ya no tuvieras esta oportunidad. Mientras tanto, millones de personas en todo el planeta no pueden comunicarse con quien quieren y ni siquiera pueden visitar las páginas web que tanto nos gustan. No poseen cuentas de Facebook, YouTube y ni tan siquiera Twitter. Se trata principalmente de los chinos y norcoreanos.

Genial.guru averiguó cómo se limita Internet en estos países y te preparó un pequeño bono al final del artículo.

Restricciones de Internet en China

  • Para crear tu propio sitio web, debes pasar por un largo y tedioso proceso de registro en el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información. De lo contrario, nadie te permitirá tener una página web.
  • El gobierno chino bloquea periódicamente todo Wikipedia o algunas de sus páginas. La lista negra incluye artículos sobre temas “delicados” como, por ejemplo, la masacre de la Plaza de Tiananmén, cuando en 1989, los estudiantes durante una manifestación fueron dispersados ​​con tanques militares y, como resultado, muchos ciudadanos inocentes resultaron heridos. El bloqueo se realiza bajo el motivo de luchar contra la propaganda de la violencia en los medios de comunicación.
  • Al servicio del estado, encontramos todo un ejército de blogueros, “miembros” del así llamado “Partido de los 50 centavos”. Esto es exactamente lo que gana cada participante por escribir un artículo o un comentario en Internet. La principal tarea de este ejército es evaluar positivamente las acciones del gobierno. Según las estimaciones de The Guardian, el número total de estos militantes modernos es de 300 mil personas. Se supone que los miembros del “Partido de los 50 centavos” refutan y ridiculizan instantáneamente cualquier artículo que daña o difama al estado.
  • Los usuarios chinos de Internet han aprendido a cifrar los textos que no pasarían la censura. Para conseguirlo, utilizan el lenguaje “marciano”, una mezcla de jeroglíficos de diversos orígenes (a menudo dibujados con errores intencionados), cifras árabes y palabras de jerga del inglés.
  • Desde 2003, en China existe un proyecto especial del gobierno denominado “Escudo dorado”, que limita el acceso de los ciudadanos a páginas web extranjeras. Su nombre no oficial es “gran cortafuegos chino”. El mismo proyecto controla también los hipervínculos que llevan a medios de comunicación o blogs extranjeros. El hecho es que ni un solo sitio web chino puede contar con enlaces o traducir noticias de otros países sin un permiso especial..
  • Los chinos tienen prohibido utilizar servicios tan populares como YouTube, Twitter, Gmail, Google Play, Google Docs, Flickr, WhatsApp y Facebook. Estos sitios simplemente no están disponibles en el territorio del país.
  • El mayor análogo de las redes sociales mundiales en China es Sina Weibo. Para registrarse allí, el usuario debe proporcionar los datos de su identidad y su lugar de residencia real.
  • En 2013, se promulgó una ley sobre los rumores en Internet. Si un usuario publicó información no confirmada y recibió más de 5 000 visitas o más de 500 compartidos, puede ser condenado a 3 años de prisión. La inteligencia artificial Piyao, llamado “difamador de rumores”, ayuda a identificar las violaciones de esta ley.

Internet aislado en Corea del Norte

  • Solo aquellas organizaciones que han recibido el permiso oficial pueden acceder a Internet en este país. Entre ellos, encontramos tres universidades, varios laboratorios científicos, servicios de seguridad y ministerios, por ejemplo, el de Asuntos Exteriores. Todas las computadoras allí están en salas especiales, a las que se puede acceder solo con un pase.
  • El resto de los norcoreanos usan una intranet (Internet nacional), que se llama Kwangmyong. Según diversas estimaciones, esta red tiene entre 1 000 y 5 500 sitios web. Es extremadamente difícil contarlos porque la mayoría de ellos no son accesibles para los usuarios de Internet global.
  • En 2017, un informático estadounidense publicó en Internet una lista completa de las páginas web norcoreanas a las que podría acceder una persona común desde cualquier parte del mundo. No resultaron ser muchas, tan solo 28.
  • En la intranet norcoreana, principalmente, se publica la información sobre el jefe del estado, incluido la agenda detallada de su día a día, pero también encontramos portales de entretenimiento: con películas, recetas y recomendaciones para los turistas.
  • También tienen un chat general llamado “Mi país”, que se divide en subsecciones para aquellos que estén interesados ​​en un tema en particular: computadoras, películas, arte y similares. No tienen redes sociales como Facebook o Twitter, al menos, que sepa el resto del mundo.
  • Cada computadora debe estar registrada en la policía. Para tal fin, existe el “grupo 109”, de caracter especial, creado en 2004. Periódicamente, los miembros de este operativo revisan de forma rutinaria y no programada cada dispositivo para detectar contrabando electrónico. Por regla general, buscan películas y música extranjeras.

Bono: ¿y cómo va todo en el resto del mundo?

  • El 44 % de la población mundial todavía no tiene acceso a Internet debido a la pobreza o las políticas de su propio país.
  • En Etiopía, de sus 100 millones de habitantes, solo 15 millones tiene acceso a Internet. En particular, esto responde a los altos precios por la conexión: la tarifa más económica cuesta 26,5 USD (siendo poco probable que te permita descargar mucho) y la más cara, 155 USD. Y todo eso, mientras que muchas personas tienen un salario igual al costo de un paquete de Internet caro.
  • Los ciudadanos franceses temen visitar los sitios con enlaces de Torrent y otros páginas de piratería porque su gobierno está luchando activamente contra la descarga ilegal de películas y música. Tras la primera visita a estas páginas, se envía una carta oficial solicitándote que te abstengas de hacerlo. Por la segunda, otra carta más, y si violas la prohibición por tercera vez, se aplicarán ya otras medidas. Incluso te pueden cortar el acceso a Internet.
  • Las autoridades de la India se reservan el derecho de desconectar de la red a toda una región, en caso de que sus habitantes sean sospechosos de algún tipo de conspiración ilegal.

¿Cuál de los hechos te ha sorprendido más? Comparte con nosotros tus reflexiones en los comentarios.

Compartir este artículo