Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

En las escuelas de Dinamarca, los niños tienen una clase para aprender sobre la empatía

La educación es una de las cosas más importantes en el crecimiento y desarrollo de un niño. Gran parte de los valores que adquieren vienen desde su hogar, pero hay algunas instituciones que se preocupan por enseñárselos también en la escuela. En Dinamarca, por ejemplo, los niños tienen la oportunidad de aprender sobre la empatía dentro de un salón de clases, buscando que se conviertan en adultos felices que puedan transmitir lo mismo a las siguientes generaciones.

Genial.guru considera que aprender a ser empático desde niño es importante para identificar, entender y reconocer los sentimientos de otras personas, para tener la capacidad de desenvolverse en la sociedad de una manera más favorable. Por ello, aplaude este sistema educativo que es un ejemplo a seguir para otros países.

Lo que hay detrás de la felicidad en Dinamarca

De acuerdo al informe de la felicidad mundial (World Happiness Report), Dinamarca es considerado como uno de los países más felices del mundo. Probablemente, la educación que adquieren las personas desde la niñez, tiene mucho que ver con este reconocimiento debido a que, en este país, es obligatorio que los niños de 6 a 16 años estudien pero, además de las materias habituales, ellos tienen una clase en donde pueden aprender sobre la empatía.

Una clase para aprender a comprender a otros

Las maestra y escritora danesa Iben Sandahl es la fundadora de “The Danish Way” y en su publicación titulada Class time (Tiempo de Clase) señala que brindar un espacio para que los alumnos puedan comprometerse con su desarrollo mental, es fundamental para que puedan tener una mejor comprensión y aceptación de ellos mismos y de las personas que están a su alrededor. Cada semana, los niños tienen esta asignatura durante una hora. Al aprender sobre la empatía, ellos pueden obtener una visión más amplia del bienestar, tanto en la escuela como en su vida cotidiana.

Además, compartió que esta clase tiene muchos propósitos pero, lo más importante, es que los niños se sientan cómodos y estén en un ambiente que les brinde la confianza suficiente para hablar sobre sus problemas. Una de las cosas fundamentales es que todos muestren respeto y, después de que alguien expresa sus sentimientos, recibe ideas de sus compañeros para resolver el conflicto para que puedan sentirse más tranquilos. Según la autora, desde el año 1993, se introdujo esta metodología en el sistema educativo de Dinamarca y se anexó como una materia más dentro del horario.

La metodología para enseñar sobre la empatía

Buscando la razón que se escondía detrás de la felicidad de las personas danesas, las autoras Iben y Jessica Alexander, lanzaron un libro con el que intentaron indagar y comprender de una forma más extensa la manera en la que se enseñaba a los niños sobre la empatía. Se percataron que la clave no tenía que ver con las casas, el sistema social o el gobierno, sino con la crianza, pues los padres tienen mucho que ver en estos resultados. Al criar niños felices y resilientes, con una seguridad emocional, pueden darles la oportunidad de convertirse en adultos que replican la misma felicidad y comparten los mismos valores con sus propios hijos.

La importancia de la empatía

Como lo plantean en el libro, la forma en que los padres crían a sus hijos, no es la única razón detrás de la felicidad danesa pero sí es un valor importante. Otros factores son que los niños tengan la oportunidad de jugar para aprender, de ser auténticos para incrementar su confianza, de lograr ver las cosas desde una perspectiva diferente, que puedan comprender el sentido de la negociación, y aprendan a sentirse cómodos y conectados con otras personas.

En una entrevista, Jessica Alexander reafirmó que permitir que los niños se sientan libres jugando, les permite desarrollar habilidades para comprender y tratar a otros. Después de todo, no importa si un niño es muy bueno para hacer algo y logra tener un gran éxito pues, si no logra congeniar y ser empático con otras personas, es probable que no llegue tan lejos como esperaba. Sin duda alguna, es importante enseñarles a los niños sobre la empatía, el compañerismo y el trabajo en equipo.

¿Qué piensas sobre el sistema educativo de Dinamarca? ¿Por qué consideras que sería importante que otros países implementaran lo mismo? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo