Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Eventos reales que debes conocer para entender la película Había una vez en Hollywood

La nueva película de Quentin Tarantino, Había una vez en Hollywood, tiene todas las posibilidades de convertirse en un éxito de taquilla. Sin embargo, en la cinta no hay los habituales ríos de sangre, ni tampoco peleas ni abundancia de palabrotas. Toda la trama se basa en el actor Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y su doble de riesgo Cliff Booth (Brad Pitt). Rick es un actor envejecido que lucha por encontrar su lugar en la industria del cine. En el contexto del tormento moral de Dalton, se muestra a una joven actriz despreocupada, Sharon Tate. Pasea por las calles del soleado Los Ángeles, compra libros, va al cine y ni siquiera sospecha que, literalmente, en el barrio vecino alguien le está preparando un destino terrible.

Un autor de Genial.guru intentó llegar al fondo de la historia de Sharon Tate. Este es el caso cuando necesitas familiarizarte con eventos reales para comprender el sentido artístico de la película. El mismo Quentin Tarantino insiste en ello.

¿Quiénes son Sharon Tate y Roman Polanski?

La historia comenzó en 1967, cuando una joven estadounidense, la actriz y modelo Sharon Tate, conquistó el corazón del director polaco Roman Polanski. En aquel entonces Roman daba sus primeros pasos en Hollywood al filmar la película de terror de culto El bebé de Rosemary, que se cree una continuación digna del legado de Hitchcock. La pareja se conoció en el set de la película La danza de los vampiros y se casó seis meses después.

Mientras Roman Polanski escribía nuevos guiones, su esposa conquistó el cine. Sharon protagonizó varias películas, atrajo la atención de los agentes de Hollywood, salió en Playboy. A pesar de que su nombre aún era desconocido para el espectador promedio, tenía un gran futuro: la actriz tenía nada más 25 años.

En 1969, Tate quedó embarazada. Se suponía que el bebé nacería a fines de agosto. En ese momento, la pareja se mudó a un nuevo hogar en la calle Cielo Drive (Los Ángeles) y disfrutaba de la vida bohemia entre las colinas de Hollywood.

Polanski se vio obligado a dejar temporalmente a su mujer embarazada para ir a Londres, donde planeaba comenzar a filmar la cinta El día del delfín. Y para que Sharon no se aburriera, Roman invitó a sus amigos a quedarse en la casa: el estilista Jay Sebring (ex novio, y el mejor amigo de Sharon en ese momento), el actor novato y guionista Voytek Frykowski y la heredera de un imperio cafetero, Abigail Folger.

Mientras tanto, al otro lado de Los Ángeles estaba surgiendo algo terrible...

Cabe mencionar que todo esto sucedió en los turbulentos años 60, durante los trastornos económicos, la Guerra de Vietnam y la dominación subcultural de los “hijos del sol”. Estos últimos a menudo se agrupaban en comunas hippies, lo que era completamente normal, especialmente para regiones tan cálidas como California.

Precisamente en el año de los eventos de nuestro interés, en Los Ángeles apareció una comuna bajo la dirección de un tal Charles Manson. Fue condenado en dos ocasiones, se rumoreaba que había mostrado signos de psicopatía, pero también poseía talento en oratoria. Su filosofía complicada sobre la vida y la muerte le dio el estatus de una especie de profeta, y más tarde, fue proclamado el líder de la comuna. Se le unieron muchos seguidores (en su mayoría chicas). Se autodenominaron “Familia” y comenzaron a viajar por todo el país en un autobús escolar viejo, disfrutando de las sustancias prohibidas, practicando el amor libre y robando casas. En 1969, Charles se instaló en Los Ángeles en un rancho llamado Span, el lugar donde anteriormente se filmaban las películas del oeste. Manson se hizo amigo de su dueño ciego y se las arregló para quedarse gratis en el rancho a cambio de pequeños servicios como mantenimiento doméstico y relaciones íntimas periódicas con las residentes de la comunidad.

Todo iba bien hasta que Manson de repente interpretó que la canción Helter Skelter de Paul McCartney era un presagio divino, y el álbum nuevo White Album de The Beatles era el nuevo evangelio. Anunció a sus hermanos y hermanas que una voz desde el cielo le había contado sobre el próximo fin del mundo bajo el nombre de Helter Skelter. Y ante el apocalipsis habría una guerra interracial, que Manson debería comenzar...

Su plan era el siguiente: la “Familia” debería organizar una serie de asesinatos de los residentes adinerados de Hollywood de piel blanca. Al mismo tiempo, todo debería verse de manera que las sospechas recayeran en la organización afroamericana llamada “Black Panthers”. Los asesinatos provocarían una nueva guerra civil, pero ya interracial, la que sería ganada por afroamericanos. Inmediatamente después de esto, Manson y sus seguidores entrarían en la arena para tomar el control de la situación y establecer permanentemente el dominio de los blancos, ya que los representantes de la raza negra no serían capaces de controlar su propio poder.

En su opinión, el plan era perfecto. Se necesitaba la primera víctima. Manson comenzó a rememorar a sus antiguos enemigos, y la elección recayó en el famoso productor Terry Melcher. Según algunas fuentes, Manson soñaba con convertirse en músico, y Terry era la persona que le informó al futuro psicópata sobre la falta de talento.

Por coincidencia, el productor vendió su mansión a la familia de Polanski. A pesar de que Manson averiguó de antemano que su viejo amigo se había mudado, la primera casa para iniciar la batalla interracial ya había sido elegida: no le importaba con qué ricos de piel blanca comenzar la guerra.

El 8 de agosto, Charles anunció el inicio de Helter Skelter y ordenó a los miembros de la comunidad a cometer el primer asesinato.

El 9 de agosto ocurrió un terrible asesinato

Los oficiales de policía sacan el cuerpo de Sharon Tate.

En la noche del 9 de agosto, cuatro miembros de la “Familia”, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel, Linda Kasabian y Charles Watson, armados con cuchillos y armas de fuego irrumpieron en la casa donde se encontraba Sharon Tate con sus tres amigos. Los hippies ebrios se llevaron todo el dinero y cometieron una masacre. Sharon les rogó que la tomaran de rehén hasta que naciera su hijo: ya estaba en el noveno mes de embarazo. En total, los hippies infligieron 102 heridas con arma blanca a las víctimas.

El único sobreviviente esa noche fue el obrero William Garreston. La cabaña en la que vivía el chico estaba muy lejos en el bosque. Los asesinos simplemente no lo notaron. William confesó a la policía que fue testigo del crimen, pero no hizo nada.

Después del incidente, Roman Polanski cayó en una profunda depresión. Se rumoreaba que su película El bebé de Rosemary se había convertido en un siniestro presagio de los eventos trágicos. La película cuenta sobre una mujer que tiene un embarazo complicado, y tiene un desenlace bastante terrible.

Mientras tanto, en Los Ángeles, se cometieron varias masacres más brutales contra familias blancas ricas. La ciudad de Hollywood fue azotada por un miedo paranoico. Aparecieron cercas alrededor de las casas, los precios de los perros guardianes se triplicaron y muchas celebridades abandonaron sus hogares. Todo el mundo esperaba con ansiedad la captura de los criminales.

Como resultado, la “Familia” de Manson fue arrestada. Los habitantes de la comuna no entendían por qué razón fueron detenidos por la policía, ya que se consideraban representantes de la nueva fe y su maestro era la encarnación de Cristo en la Tierra. Charles Manson, por concurso de delitos, recibió 9 cadenas perpetuas, y los cuatro que organizaron la masacre se limitaron a una. Charles Manson murió en prisión el 1 de enero de 2017 de cáncer de colon. Susan Atkins falleció en 2009 de cáncer cerebral. Los pandilleros restantes están cumpliendo sus condenas en prisión.

¿Ya tuviste la oportunidad de disfrutar de Había una vez en Hollywood? Comparte tu opinión sobre la película en los comentarios. Pero, ¡sin spoilers, por favor!