Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Llevo viviendo en Malta 13 años, pero hay cosas que todavía me sorprenden

En el lejano 1996, en nuestra primera noche en Malta, admiramos desde el balcón los coloridos fuegos artificiales que comenzaron alrededor de las ocho de la tarde y no cesaron hasta la una de la madrugada. Al día siguiente, el espectáculo se repitió. Una semana después, decidimos que necesitábamos con urgencia mudarnos a algún lugar más alejado.

Vivimos en la isla durante menos de un año, y, en 2006, hui a Malta con mis dos hijos y 1 000 USD. Me fui por un mes, pero logré encontrar trabajo y me quedé a vivir allí. Desde entonces, muchas cosas cambiaron, excepto la esencia especial del país, la cual me gustaría compartir con los lectores de Genial.guru.

En el archipiélago maltés hay 359 templos

  • Algunos templos en Malta son verdaderos lugares sagrados, donde las personas, cuyas oraciones y ruegos se hicieron realidad, dejan memorables y valiosas cosas en señal de agradecimiento. En la imagen se puede ver la iglesia parroquial de la Asunción, coloquialmente conocida como Rotonda de Mosta, cuya cúpula sin soporte es considerada la tercera más grande del mundo. Durante la Segunda Guerra Mundial, aviones alemanes lanzaron tres bombas sobre el templo. Una de ellas atravesó la cúpula, cayó al suelo entre las personas que aquel día habían asistido a misa y... ¡no explotó! La bomba fue neutralizada y arrojada al mar, y su copia se guarda en la iglesia como evidencia de semejante milagro.

  • La mayor parte de la población de Malta es católica ortodoxa. A los siete años de edad, las personas hacen la primera comunión. Esta es una tradición muy hermosa: en mayo, puedes ver a los niños con vestimentas típicas de una “boda” por toda la isla.

  • Hasta 2013, el divorcio en Malta estaba prohibido. La ley fue aprobada con dificultades y algunas enmiendas: por ejemplo, antes de iniciar el procedimiento de divorcio, los cónyuges deben llevar viviendo por separado más de cuatro años, y el que recibe la custodia del hijo debe recibir la manutención económica completa por parte del excónyuge.

  • Los abortos en Malta continúan prohibidos hasta el día de hoy, con la excepción de una amenaza directa a la vida de la madre, violación o incesto. La pena por abortar oscila entre 18 meses a tres años, tanto para la mujer misma como para la persona que realizó la intervención.

  • A pesar del catolicismo exacerbado, los matrimonios entre personas del mismo sexo están permitidos en Malta.

  • Actualmente, en el país se conservan capillas en cuevas a pleno rendimiento. Y algunos amigos locales me contaron que hace 10 años descubrieron a una abuela que vivía en una de ellas. Las autoridades trataron de trasladarla a un departamento, pero la anciana se negó rotundamente a cambiar su vivienda cómoda y habitable bajo superficie por un moderno “no se sabe muy bien qué”. Uno de mis clientes se compró una casa que también tenía una cueva: la vivienda podía reconstruirse, pero la cueva, de tres habitaciones, solo podía usarse como bodega o lugar de descanso, ya que estaba catalogada como Patrimonio Cultural de Malta.

Durante mucho tiempo no pude entender cuál era la diferencia entre la “puerta-niña” (bieba) y la “puerta-niño” (bieb)

  • Malta, una isla con una población de unas 500 000 personas, tiene su propio idioma. En realidad, aquí encontramos dos lenguas estatales, y no hay una gran necesidad de aprender maltés, pero tenía interés por conocerlo. La historia de este país se vio marcada por constantes colonizaciones: primero los fenicios, y luego, durante 500 años, los árabes. Después los normandos, los italianos y los ingleses. Es por eso que el maltés es una mezcla inimaginable de todos los idiomas del Mediterráneo, donde una palabra con una raíz árabe puede tener un sufijo francés; o un verbo romano, las reglas de conjugación propias del árabe; y a una raíz puramente inglesa se añaden fácilmente los prefijos árabes.

  • La lengua maltesa alberga más excepciones que reglas, y las palabras resultan, en ocasiones, muy divertidas: por ejemplo, ¿sabes la diferencia entre la “puerta-niña” (bieba) y la “puerta-niño” (bieb)? Por mucho que pregunté, todos mis conocidos malteses dijeron que lo entendían intuitivamente. Al final, me di cuenta de que bieba es una puerta pequeña, mientras que bieb siempre es una grande. Por ejemplo, un portón seguramente será bieb, y una puertecita, bieba.

  • Una amiga que vivió en la isla durante varios años me escribió en un cuaderno una lista de palabras malsonantes en maltés, para que yo, al menos, supiera si las habían utilizado conmigo. No pensé que esto pudiera ser posible, pero resultó que el vocabulario obsceno maltés es aún más rico que el de mi país natal (Rusia).

Dos o tres veces al año, la mayoría de las oficinas y tiendas cesan su actividad por “cierre”

  • El “cierre” dura una semana, y son unas vacaciones obligatorias para los empleados. Tengo la clara convicción de que los malteses trabajan más por vocación que por otra cosa: un día laboral maltés típico va de 9:00 a 12:00, y de 16:00 a 19:00. Hace 20 años, en cualquier otro momento, así como los fines de semana y días festivos, nadie trabajaba. Ahora hay supermercados que abren incluso los fines de semana. Sin embargo, en la hora sagrada de la siesta, muy pocas personas trabajan en la isla. También se cierran las instituciones oficiales, la mayoría de las cuales, incluidas las embajadas, están abiertas solo por la mañana.

  • Al mismo tiempo, los malteses se despiertan muy temprano: casi todas las personas con las que he conversado se levantan, como mucho, a las seis de la mañana. La mayoría lo hace a las cinco, y algunas incluso a las cuatro.

  • Una vez llegué con un cliente a ver al jefe de un departamento de estado durante sus horas de trabajo, pero dijeron que él no estaba y que ya no volvería ese día. En el curso de la conversación personal con el secretario, descubrí que a este lo visitaron sus amigos y él los llevó a la costa... ¿Para qué vas a quedarte en el trabajo si puedes pasar tiempo con tus amistades?

  • ¡Malta cuenta con su propio ejército! El número de personas que alberga alcanza los 1 609. Antaño, este país fue el principal puesto militar de Europa, y detuvo la expansión de los invencibles otomanos. La Fuerza Aérea de Malta es la más pequeña del mundo, pero es muy útil para la población civil: cuando mi perro se deslizó por un acantilado de arcilla y quedó colgado sobre un trozo de tierra por encima del mar, una patrulla militar llegó y lo rescató.

Los fuegos artificiales se pueden observar durante todo el verano, e incluso de día

  • Para mí sigue siendo un misterio sin resolver con qué fin lanzan fuegos artificiales durante el día cuando nadie los ve, ¿solo por el sonido? El verano en Malta es la época de las fiestas y los acontecimientos tradicionales. Cada localidad tiene a su santo patrón, el cual tradicionalmente es “felicitado” por todo el pueblo. Las fiestas duran una semana entera y se preparan para ellas todo el año: la comunidad reserva dinero para sufragar la decoración, comprar comida y, por supuesto, fuegos artificiales, un atributo indispensable para cualquier festividad.

  • Además de las fiestas religiosas, también hay algunas temáticas parecidas a las ferias: la fiesta de calabazas, de leche o de fresas. En la Fiesta de la Fresa, por ejemplo, incluso vi al primer ministro cortando un gran pastel con ese ingrediente. Las fresas en Malta maduran a finales de febrero, y la fiesta de la cosecha se celebra a finales de abril o principios de mayo. Todos los agricultores exhiben sus productos: bayas frescas, mermelada, vino y licores.

  • La fiesta más ruidosa que he visto es el día de las elecciones. El 4 de junio de 2017, el Partido Laborista venció en los comicios por una amplia mayoría. En el momento de anunciar los resultados, todos los autos de Malta tocaron las bocinas y no las soltaron hasta la noche. Ataron latas a los vehículos, todos gritaron, cantaron, las orquestas tocaron, se lanzaron fuegos artificiales... ¡realmente fue una celebración a nivel nacional!

  • La fiesta favorita de los malteses es la Navidad, mientras que muchos de ellos nunca han visto la nieve. Una vez, en un invierno particularmente frío, cuando la temperatura por la noche bajó a +3 ° C, se formó escarcha en la calle, lo que generó mucho entusiasmo entre los habitantes locales. ¡Ellos incluso trataron de esculpir minimuñecos de nieve con ella!

Existen muchas personas longevas en Malta

  • Las familias maltesas son tradicionalmente grandes. Una vez, en una tienda, vi una fotografía de una hermosa pareja de ancianos. Junto a ella había una vela encendida, por lo que le pregunté al dependiente: “¿Son tus padres?”. “Sí”, respondió. “Mi padre murió a los 87 años de edad, y mi madre, a los 92. Tengo 19 hermanos”. ¿Qué te parece dar a luz 20 veces y vivir hasta los 92 años? En Malta hay muchas personas longevas: aparentemente, debido al ritmo de vida pausado y al clima marino.

  • Según una antigua tradición, las mujeres que ocupaban cargos públicos debían renunciar a estos tras contraer matrimonio. La idea de que los hombres debían mantener a la familia respondía a los valores católicos, y era todo un símbolo de estatus entre las clases medias y altas. Sin embargo, la constitución, aprobada en 1967, les otorgó a las mujeres los mismos derechos que a los hombres, tanto para recibir educación como para conseguir un empleo. Ahora, las mujeres casadas trabajan mucho más a menudo que antes.

  • A los malteses les gustan mucho los niños. En 1996, cuando se asomaban a mi carriola personas totalmente desconocidas con exclamaciones entusiastas, en buena medida, me sentía incómoda. Pero luego me relajé y decidí que la buena energía no perjudicaría al bebé. A veces, su amor adquiere unas formas un tanto extrañas: me impactó ver cómo un padre feliz le daba una tableta de chocolate a su hija con solo un mes de edad.

  • En Malta, los niños van a la escuela a partir de los 5 años, y lo hacen con alegría. En una ocasión, acompañé a una clienta que llevaba por primera vez al colegio a su hijo menor, quien apenas hablaba inglés. Estaba muy preocupada de que lo ofendieran allí... y después se preocupó porque su hijo se negaba rotundamente a irse de la escuela hacia su casa.

A los gatos malteses se los llama haciendo “psh-psh”

  • Los gatos responden a “psh-psh”, y solo si consigues ganarse su atención. En Malta hay muchos felinos que cuesta llamar “sin hogar”, ya que, mejor dicho, son libres. Son alimentados por todos los que pueden, y, en muchas ciudades, los habitantes construyen aldeas gatunas enteras con casitas y cuencos que nunca están vacíos.

  • Además de los gatos, en Malta viven lagartos endémicos, y en algunos lugares se encuentran conejos salvajes y erizos. A veces, las tortugas marinas van a las playas y ponen allí sus huevos: en esos casos, se coloca una cerca con señales explicativas alrededor de la puesta, junto con la cual, voluntarios están de guardia hasta la eclosión de los huevos.

  • Cuando llegué a este país por primera vez, me dijeron: “En Malta lo tenemos todo, pero en miniatura”. En repetidas ocasiones tuve la oportunidad de comprobar que eso era cierto. En tiempos prehistóricos, incluso había elefantes enanos en Malta, de solo 1,5 a 2 metros de altura. Y esto no es una leyenda: sus esqueletos se pueden ver en el museo del complejo de cuevas Għar Dalam.

En el mar de Malta hasta se hace yoga

  • El archipiélago maltés consta de tres pequeñas islas habitadas y ubicadas casi en el centro del mar Mediterráneo, por lo que no sorprende que la vida aquí esté tremendamente unida al mundo marino. Desde la antigüedad, en las barcas de pesca maltesas se dibuja el “Ojo de Horus”, para que estas puedan encontrar su camino de regreso a casa.

  • Malta es bien conocida por los buceadores de todo el mundo: aquí hay más de 50 clubes de buceo y una gran cantidad de tesoros submarinos. Algunos se formaron por su cuenta, y otros fueron “creados” a propósito: por ejemplo, hundieron un viejo avión militar y un barco, en los cuales se llevan a cabo excursiones submarinas.

  • Malta es menos conocida en el mundo del yoga, pero este hecho está mejorando a gran ritmo. Personalmente, me gusta mucho el yoga aéreo y el que se realiza en el agua, en tablas de SUP, aunque no siempre consigo mantener el equilibrio, incluso con posturas sencillas (mientras que mi instructor hasta puede hacer una asana apoyándose sobre su cabeza). Sin embargo, caer de la tabla al agua con una postura complicada en un día caluroso es muy divertido.

Durante el primer año de mi vida en Malta, les preparaba a mis invitados estofado de pulpo

  • Es cierto, aunque más tarde empecé a sentir pena por los pulpos y decidí optar por camarones. Pero, si te gustan los mariscos, definitivamente te encantará la cocina maltesa.

  • En Malta hay algarrobo, también conocido como carob, una especie endémica del Mediterráneo. Sus semillas tienen la misma masa, y, en la antigüedad, se usaban como una unidad de peso: de allí proviene la palabra “quilate”. Se cree que el jarabe de algarrobo ayuda contra los resfriados y dolores de garganta más graves.

  • Los malteses son unos golosos empedernidos. Una vez vi a una madre “severa” que entró con su hijo a una tienda con la firme convicción de comprar solo productos saludables. El niño estaba claramente en desacuerdo con eso, así que, tras 5 minutos, la madre pidió 200 gramos de caramelos y, al pasar 20 minutos, la familia salió de allí con dos bolsas de dulces.

  • En Malta se prepara un pan magnífico, tan delicioso que una de mis clientas se lo llevaba como recuerdo a Moscú. Uno de los platillos tradicionales malteses, ftira, es un bocadillo de tamaño impresionante hecho con pan maltés, relleno de atún, tomate, aceitunas y alcaparras.

En la Aldea de Artesanos puedes ver cómo se hacen obras con vidrio y filigrana de oro

  • Si quieres llevarte de vuelta recuerdos de Malta, ve a Ta’ Qali (la “q” no se pronuncia en maltés). Es fácil llegar allí en automóvil o taxi, también en los autobuses ordinarios y los turísticos. Encontrarás recuerdos para todos los gustos y presupuestos: filigrana de oro y plata, encajes tradicionales, cerámicas elegantes y miles de productos de vidrio diferentes, desde decoraciones navideñas hasta figuras y estatuillas masivas. Incluso si no vas a comprar nada, vale la pena visitar el lugar para observar el trabajo de los grandes artesanos que, ante tus propios ojos, son capaces de crear verdaderas obras maestras.

  • El jarabe de algarrobo, el que ya mencioné anteriormente, se puede comprar no solo en las tiendas de regalos, sino también en los supermercados típicos: allí será más económico. También puedes encontrar Kinnie, una bebida maltesa que se elabora tradicionalmente con cáscaras de naranja. Hay una creencia de que, si a una persona le gusta el Kinnie, existe una elevada probabilidad de que se enamore también de Malta. La cerveza Cisk celebró su 80 aniversario recientemente. No soy una experta en esa bebida, pero las personas que sí lo son me dijeron que es mejor decantarse por la Cisk Excel.

  • Siempre les llevo a mis amigos de otros países licores malteses: de almendras, cactus, dátiles o limón. También se fabrica de algarrobo, pero, en mi opinión, se parece demasiado a una medicina.

Lo mejor es explorar Malta en automóvil, aunque el volante está a la derecha aquí

  • Malta es un paraíso para los amantes de la historia: está literalmente impregnado con el espíritu de siglos y siglos, desde megalitos hasta torres de caballeros. No te limites con la lista de obligado cumplimiento que incluye las ruinas de Ġgantija y una visita al museo de los Caballeros Hospitalarios en La Valeta. Disfruta de un paseo por el territorio de los complejos megalíticos Mnajdra y Ħaġar Qim, con un calendario de piedra. Reserva tiempo para llegar a los misteriosos caminos gigantes de roca, Cart Ruts, cuyo origen aún confunde a los científicos, y no te olvides de visitar a la ninfa Calipso en su cueva en Gozo.

  • A los amantes de la naturaleza les recomiendo con entusiasmo llegar hasta los acantilados de Dingli y esperar allí al atardecer. Las puestas del Sol en el mar siempre son inolvidables, pero, como viajera experimentada, doy fe de que no verás ninguna similar a las que se pueden observar desde ese sitio.

  • La mejor manera de explorar Malta, en mi opinión, es en automóvil... claro, si no te importa que el volante esté al lado derecho. El negocio de alquiler de vehículos tradicional está bien desarrollado en este país. Además, los precios son más bajos que en Europa continental, y, recientemente, ha comenzado a ganar impulso el uso compartido (carsharing) de automóviles eléctricos.

  • Para aquellos que no pueden o no quieren conducir, les aconsejo que compren un bono de viaje turístico ExplorePlus Card para un período de 7 días. Incluye un número ilimitado de viajes en autobuses ordinarios, un día en los autobuses turísticos de City Sightseeing Malta, los cuales pasan por los principales lugares de interés y operan con el sistema Hop-On-Hop-Off (puedes subir y bajar cuando y cuanto quieras) con audioguía en diferentes idiomas, viajes marinos y en bicicleta. También tenemos páginas web útiles con descuentos para una gran variedad de actividades: Deal TodayMalta Discount Card.

  • Si quieres aprender inglés, no encontrarás un mejor lugar que Malta. Aquí contamos con excelentes escuelas de ese idioma. Además, todos los habitantes locales hablan principalmente en esa lengua, y, lo más importante, ¡aquí no hace frío y tenemos mar!

Cuéntanos, ¿qué cosas interesantes e inusuales se encuentran en tu ciudad o país? ¡Te esperamos en la sección de comentarios!

Imagen de portada pixabay, pixabay