Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué las personas que aman apilar rocas necesitan dejar de hacerlo

El apilamiento de piedras es una costumbre que viene desde la antigüedad: las personas lo hacían a modo de monumentos funerarios y para marcar su entorno, evitando que la gente se perdiera. Pero ahora, esta actividad se ha convertido en un pasatiempo, una forma de autoexpresión y una práctica meditativa. Y, aunque construir hitos fronterizos como estos es una excelente forma de relajación, y algunos de ellos incluso parecen verdaderas obras de arte, los especialistas en vida silvestre están comenzando a preocuparse por esta tendencia. Sugieren que esta actividad aparentemente inofensiva daña la naturaleza, incluso aunque no lo notemos.

En Genial.guru nos sorprendió descubrir que una de las actividades favoritas de los turistas puede ser realmente devastadora para el medioambiente, y tenemos prisa por compartir nuestros hallazgos con todos nuestros lectores.

Daña a animales y plantas

Las piedras son parte del hábitat de muchas criaturas diminutas, desde gecos y cangrejos, hasta insectos. Pero cuando las personas las mueven, es como si estuvieran arrancando los tejados de las casas de estos animales, provocando invasiones extremas en sus vidas. Algunas criaturas necesitan piedras para preservarse del agua, protegerse de los depredadores y el mal tiempo, e incluso para llevar a cabo su proceso de reproducción.

Interfiere con los procesos naturales en la vida silvestre

Este tipo de formaciones puede representar una amenaza significativa para los ecosistemas. Por ejemplo, en las corrientes de agua dulce, cada roca está llena de plantas y microorganismos que viven en ella, e interferir en su hábitat puede romper el equilibrio natural y frágil de ese ecosistema. Si se mueve un número significativo de piedras, incluso puede causarse una erosión más rápida e interrumpir el flujo de ríos y arroyos.

Confunde a los excursionistas

Muchos parques nacionales usan pilas de piedras para guiar a los excursionistas en caminos potencialmente confusos. Pero ahora hay cierta confusión, porque hay rocas que forman parte de un sistema oficial de ayuda a la navegación y, además de eso, hay creaciones que fueron construidas por los viajeros. Por lo tanto, los excursionistas pueden tener dificultades para determinar qué camino deben seguir, especialmente si se olvidaron de verificar las reglas del parque antes de comenzar su viaje.

Rompe la regla principal de la ética al aire libre, “no dejar rastro”

Cuando salimos al aire libre, es probable que queramos disfrutar de la belleza de la naturaleza. Pero las altas pilas de piedras son bastante diferentes de lo natural como tal. Aunque los excursionistas pueden querer descansar del mundo humano, estos montículos parecen una especie de grafiti colocado allí solo para dejar una marca de la presencia de otra persona en ese territorio. Si queremos preservar la naturaleza, definitivamente no necesitamos hacer una declaración personal con piedras.

¿Conoces alguna otra actividad humana que pueda dañar a nuestro planeta sin que nos demos cuenta?

Imagen de portada depositphotos.com