Si sueles sentirte aburrido puede que estés sufriendo de estrés crónico y aún no lo sepas

Estás en una de tus clases favoritas, pero, aún así, el profesor no logra atraparte con sus palabras. Al final del día te das cuenta de que cada actividad que haces te cansa y te aburre al mismo tiempo. Si estás pasando por esta situación, puede que estés sufriendo un tipo de estrés crónico y aun no lo sepas. De hecho, la ciencia ya se encargó de descubrir a través de un estudio las razones por las que esto se produce.

Genial.guru quiere contarte de qué se trata este malestar y cómo puedes superarlo.

El aburrimiento: una posible causa de estrés crónico

Se cree que el aburrimiento es solo un estado emocional pasajero que aparece cuando hacemos algo que no nos complace demasiado. Sin embargo, aunque es cierto que puede aparecer en momentos triviales y de manera abrupta, también puede ser la causa de algo más profundo, y nuestro organismo brinda algunas señales a las que deberíamos prestarles atención.

Según un estudio liderado por el psicólogo John D. Eastwood de la Universidad York, en Canadá, el aburrimiento es “un estado aversivo de querer pero no poder participar en una actividad satisfactoria, el cual surge de fallas en una de las redes de atención del cerebro”.

Qué reveló el estudio

Los investigadores trabajaron con hombres y mujeres estudiantes de secundaria de 26 estados de Estados Unidos, y corroboraron que cada vez se hacía más difícil seguir una actividad determinada con total atención e interés. Incluso notaron que dos de cada tres alumnos dijo sentirse aburridos en clases siempre.

Por otra parte, se descubrió que, especialmente las mujeres que tenían un alto nivel de cortisol (uno de los más fuertes indicadores de estrés), habían presentado serias dificultades en pruebas de memoria. En esas situaciones no solo aumenta el cortisol en el torrente sanguíneo, sino que también lo hace la glucosa y el azúcar, algo que puede llegar a modificar otras funciones del cuerpo, como la digestión. Al mismo tiempo, ese aburrimiento, en muchos casos, puede venir acompañado de una cruda desmotivación, la cual, en el corto plazo, puede terminar en un estrés crónico.

Síntomas del estrés crónico

La Asociación Española de Psiquiatría Privada cree que el aburrimiento y el estrés producen los mismos síntomas, tanto físicos como mentales. Algunos de los más comunes pueden ser:

  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Alteraciones del sueño.
  • Cansancio extremo.

Cómo prevenir el estrés crónico

Todos estos indicios son solo el primer paso de un trastorno que podría llegar a ser mucho más serio. Por eso, para prevenir esta situación es necesario hacer una cosa a la vez, tener tiempo para uno y ser positivo. Además, es trascendental que practiques técnicas de relajación y descanses tu mente de todo lo que puede estar afligiéndote.

¿Qué hay de ti? ¿Te has sentido aburrido o desmotivado últimamente? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

Compartir este artículo