Genial

Antes de la llegada del tifón Hagibis, usuarios captaron en fotografías el extraño color púrpura que se apoderó del cielo

A pocos días de su paso por tierra, el tifón Hagibis ha sido considerado por la OMM (Organización Meteorológica Mundial) como la peor tormenta en 60 años en la historia de Japón. Sin embargo, horas antes de que azotara a Tokio, los habitantes de la ciudad presenciaron un cielo teñido de un color purpura brillante. El fenómeno causó tanta sorpresa como temor, pues, efectivamente, anunciaba la llegada de una catástrofe natural inminente.

Genial.guru recopiló las mejores fotos de usuarios que presenciaron este inusitado acontecimiento, y quiere explicarte a qué se debe este fenómeno natural y por qué ocasionó algo de pánico en la población.

El presagio de Hagibis

Horas antes de que el tifón Hagibis tocara tierra en la isla de Japón, la población nipona ya estaba preparada para ello. Sin embargo, en medio de las previsiones, nadie advirtió que, poco a poco, el cielo comenzó a cambiar su tonalidad celeste, tornándose púrpura. Por supuesto, ante la emergencia climática, algunas personas creyeron que se trataba de un presagio que anunciaba que una gran catástrofe estaba por venir, y otras simplemente capturaron el momento y lo compartieron en las redes sociales con todo el mundo.

Por supuesto, hasta los usuarios más escepticos se mostraron temerosos por la llegada del tifón, más aún porque muchas de estas fotografías fueron acompañadas por el hashtag #PrayForJapan (“Recen por Japón”). Esta ola de pánico se intensificó debido a que, horas antes de que el cielo púrpura apareciera, y ya con la llamada de alerta sobre el tifón, se registró un sismo de 5,7 en la escala de Richter al sur de Chiba.

La dispersión de la luz

Pese a lo sobrenatural que pueda parecer este suceso, lo cierto es que tiene una explicación perfectamente lógica. La aparición del color púrpura en el cielo se debe a un fenómeno llamado dispersión de Rayleigh. Este ocurre por la dispersión de la luz a través de partículas más pequeñas, alteradas por la inminente tormenta.

Para entenderlo de manera sencilla, hay que recordar que la luz viaja en ondas, y, al tener una naturaleza electromagnética, puede hacerlo en el vacío o en medios transparentes. La luz solar se compone de ondas de diferentes longitudes, pero los ojos humanos solo pueden ver un cierto rango de esas, las cuales corresponden a algunos colores como el rojo, naranja, amarillo, verde, azul y púrpura (sí, los colores del arcoíris). De hecho, el púrpura posee longitudes de onda más cortas, y es por eso que es difícil verlo. Sin embargo, el cielo de Tokio se tiñó de este color antes del tifón debido a que la tormenta propició las condiciones de humedad adecuadas para que fuese visible.

Después de la gran tormenta

Aunque los presagios suelen estar basados en la especulación, lo cierto es que Hagibis causó una devastación mortal. El tifón causó lamentables pérdidas humanas y materiales. A varios días del suceso, todavía continúan las labores de rescate y búsqueda de personas, así como el saneamiento de los sitios donde dejó nada menos que destrucción.

Pese a que el fenómeno llamó la atención internacionalmente, no es la primera vez que sucede. De hecho, también se observó un cielo púrpura tras el paso de los huracanes MichaelDorian en Estados Unidos.

¿Crees que la fuerza del tifón Hagibis y la magnitud de su destrucción son atribuibles al cambio climático? Comparte tus pensamientos con nosotros en la sección de comentarios.