10 Casos en los que el príncipe Harry y Meghan Markle rompieron las reglas de oro de la familia real

Las reglas están hechas para romperlas, es precisamente lo que algunos miembros de la realeza parecen pensar. Hasta hace poco, la princesa Diana se consideraba la principal rebelde de la familia real británica. Recuerda al menos su “vestido de venganza”, entrevistas francas sobre su relación con su esposo o abrazos con personas infectadas por el VIH. Cada una de estas acciones, al mismo tiempo, no solo conmovió a los medios de comunicación, sino que también desconcentró a otros miembros de la monarquía.

En la actualidad, el título de los monarcas más rebeldes debería pertenecer a los duques de Sussex, quienes de vez en cuando demuestran que la mayoría de las reglas y tradiciones reales son solo una reliquia del pasado.

Genial.guru decidió recordar los casos en que el príncipe Harry y Meghan Markle rompieron valiosos protocolos del palacio y, al parecer, no se arrepintieron en absoluto.

1. Meghan Markle aparece sin sostén en un evento público

Para su primera aparición como duquesa, Markle eligió un vestido color nude de la marca Goat y un sombrero de Philip Treacy del mismo color que el resto de su atuendo. Todo estaría bien, pero la falta del sostén no pasó desapercibida ni para la prensa, ni para los usuarios de las redes sociales. De acuerdo con las reglas reales no escritas, a las mujeres de la familia real no se les permite aparecer en eventos oficiales sin este elemento de ropa interior. Sin embargo, la duquesa tiene su propia opinión sobre este asunto. Siendo defensora del feminismo, Markle confía en que el estilo elegante puede y debe combinarse con la comodidad personal.

2. El príncipe Harry y Meghan Markle no ocultan sus sentimientos en público

Los abrazos y, aún más, los besos durante las apariciones públicas de los cónyuges no son bienvenidos en los círculos reales, pero los duques de Sussex no ven nada de malo en ello. Suelen tomarse de las manos y se abrazan mutuamente, y después de ganar el torneo benéfico de polo, el príncipe Harry besó apasionadamente a Meghan. Sin embargo, tales gestos durante las competiciones deportivas no son infrecuentes. La princesa Diana también solía besar al príncipe Carlos después de los partidos.

3. Meghan Markle cierra la puerta del auto

Aunque este gesto no es una violación maliciosa del protocolo, los miembros de la familia real no lo hacen. “Por lo general, los empleados especiales ayudan a abrir y cerrar las puertas del automóvil a los miembros de la familia real y a los que ocupan altos cargos”, comentó el experto en etiqueta William Hanson. Bueno, es más probable que el viejo hábito de Markle muestre lo modesta que es.

4. El príncipe Harry voló a Canadá para ver a Meghan Markle después de su gira por el Caribe

Antes de hacerle la propuesta de matrimonio a Markle, el príncipe Harry la visitó en Toronto, donde la actriz estaba participando en el rodaje de una serie. Sin embargo, esto contradice la política oficial de la familia real, según la cual sus miembros no deben combinar viajes personales con visitas oficiales. Después de la gira por el Caribe, el príncipe Harry debería haber regresado a Londres, donde tenía programados varios eventos públicos, pero no lo hizo.

5. Meghan Markle no usa medias

Las medias son un elemento indispensable del atuendo de las mujeres de la realeza durante las apariciones públicas. La reina Isabel II exige que la mitad femenina de la familia real cumpla estrictamente esta regla del código de vestimenta independientemente de las condiciones climáticas. Pero Meghan Markle apareció repetidamente en público no solo sin medias, sino también con zapatos abiertos, lo que, según la etiqueta del palacio, es otro tabú.

6. El príncipe Harry y Meghan Markle se descalzaron en la playa

Durante su visita a Australia en octubre de 2018, los duques de Sussex visitaron la famosa playa Bondi de Sídney. El príncipe Harry y Meghan Markle se quitaron los zapatos y caminaron descalzos por la arena blanca, lo que contradice la etiqueta real. En primer lugar, esta prohibición se aplica a las mujeres. Pero Kate Middleton, a diferencia de los duques de Sussex, respetó esta regla. Durante su visita a Australia en 2014, la esposa del príncipe William caminó por la playa sin quitarse los zapatos.

7. Meghan Markle no se puso la tarjeta de identificación con su nombre en el hipódromo

Los requisitos del código de vestimenta en las carreras reales anuales en Ascot son muy estrictos. Las damas invitadas a este prestigioso evento deben elegir vestidos con los hombros cerrados y una longitud no superior a las rodillas, así como llevar elegantes sombreros y tarjetas de identificación con su propio nombre. Sin embargo, durante las carreras de 2018, Meghan Markle ignoró el último requisito. A diferencia de otros invitados, la duquesa de Sussex no colocó la tarjeta de identificación en su atuendo, sino que la sostuvo en su mano. Por cierto, el único miembro de la familia real que no necesita esta tarjeta es la reina Isabel II.

8. Meghan Markle camina por delante del príncipe Harry

De acuerdo con el protocolo del palacio, el miembro de la familia real cuyo origen o estado es inferior debe mantenerse atrás. Durante los eventos públicos, Meghan Markle más de una vez caminó por delante de Harry.

9. Los duques de Sussex felicitaron al príncipe George de manera inapropiada

La felicitación del príncipe Harry y Meghan Markle les pareció demasiado informal a muchas personas. Además de escribir sus mensajes de felicitación debajo de la foto de George, que publicaron en la página oficial del Palacio de Kensington en Instagram, no dedicaron a la felicitación una publicación separada en su cuenta, también olvidaron mencionar el título completo del futuro rey. Incluso felicitando informalmente a su sobrino, el príncipe Harry y Meghan Markle deberían haberse dirigido a él solo como “Su Alteza Real”.

10. Meghan Markle suele aparecer en público luciendo vestidos negros

En los círculos reales, los atuendos negros solo son apropiados para eventos de duelo. Además, en cada viaje, los miembros de la familia real llevan un conjunto de ropa negra con ellos, de modo que, en caso de muerte del monarca, regresen a su tierra natal con atuendo de luto. Esta tradición no escrita comenzó a seguirse después de que el rey Jorge VI, padre de Isabel II, muriera durante la visita de la entonces princesa a Kenia en 1952. La princesa no se llevó un conjunto de ropa negra con ella en el viaje y no pudo salir del avión hasta que le trajeron un vestido de duelo.

En cuanto a Meghan Markle, aparece regularmente en eventos formales luciendo vestidos negros. Además, la duquesa fue a la ceremonia de los British Fashion Awards en 2018 con las uñas pintadas de negro, que también es una violación de la etiqueta real, ya que solo están permitidos tonos piel y colores rosados ​​pálidos.

¿Qué piensas? ¿Es posible considerar la violación de las tradiciones del palacio por parte de los duques como una falta de respeto hacia la monarquía? ¿O la infracción de estas reglas hace que los miembros de la familia real estén más cerca de la gente común?

Compartir este artículo