Genial

10 Famosos que pasaron por un mal momento, pero aprendieron la lección y recuperaron el respeto de sus fans

Ni el prestigio ni la fama pueden hacernos olvidar que, ya sea en el hogar, en el trabajo o en cualquier entorno que compartamos con otras personas, debemos ser amables y educados y tratar a nuestros pares como quisiéramos que nos traten a nosotros. Los famosos no están exentos de esta regla de oro, y para muchos de ellos un descuido (o varios), tuvo graves consecuencias. Pero se dieron cuenta de que estaban equivocados, cambiaron de actitud y lograron volver a encarrilar su vida y su carrera.

Genial.guru cree en las segundas oportunidades y por eso te comparte 10 casos de actores famosos que, habiendo cometido errores, decidieron redimirse sacando el mejor lado de su personalidad.

1. Lindsay Lohan

Quienes vivieron su infancia a finales de los 90 muy probablemente recordarán a las gemelas pelirrojas y adorables de Juego de gemelas, película en la que las dos protagonistas fueron interpretadas por Lindsay Lohan, asombrando a la crítica por su gran actuación a tan corta edad. Aquella película la hizo famosa como actriz infantil, y llegando a la adolescencia, supo conseguir la atención del público joven protagonizando Chicas pesadas. La flamante artista de aquel entonces, con belleza, talento y mucho carisma, era toda una promesa; sin embargo, un historial de fiestas, problemas judiciales y excesos opacaron su trabajo. De hecho, una carta publicada por un ejecutivo de una producción en la que trabajó dejó de manifiesta la acusación de que ella era “irresponsable y poco profesional”, reprochándole “varias llegadas tardías y ausencias en el set”.

La mala reputación y antecedentes la llevaron a perder grandes proyectos. Afortunadamente, lejos de rendirse, tras rehabilitaciones y mucho esfuerzo, hoy en día es una importante mujer de negocios que ha dejado todo aquello atrás y tiene una vida mucho más relajada. Ella misma contó: “Soy quien soy. Soy una buena persona (...). Me cuido. Estoy sana. Me gusta divertirme”. Aclarando que ya no disfruta ser el centro de atención en las fiestas: “Es más divertido ver la fiesta de otras personas. Mi hermano y su esposa vinieron y todos querían salir toda la noche, pero yo me fui a casa. Algunos de mis amigos no querían salir, así que vinieron y yo les cociné. Me gusta cocinar para mis seres queridos, tener gente y escuchar buena música”.

2. Mel Gibson

El actor y director de cine ha recibido a lo largo de su trayectoria fama, reconocimiento y, sobre todo, mucha controversia. Mel Gibson fue juzgado por episodios fuertes y violentos a causa del alcohol, en dónde no solo dejó mucho que desear su actitud, sino también sus palabras. Tras algunas entrevistas en las que habló negativamente de determinados grupos sociales, y sin deseos de disculparse en las oportunidades en las que se le solicitó, su fama terminó volviéndose polémica. Pero según se han encargado de informar los medios, el actor ha pasado por rehabilitación, terapia de manejo de la ira y ha hecho cualquier restitución posible para compensar los daños provocados.

3. Winona Ryder

Otra actriz que destacó en los 90 con producciones como El joven manos de tijera o Inocencia interrumpida fue Winona Ryder, con un rostro inocente y gran talento. Sin embargo, toda aquella fama la llevó a una gran depresión, “Fue muy irónico porque, como todos pensaban que estaba pasando un gran momento profesional, entonces no tenía razón alguna para estar deprimida. Quizá estaba en el pico de mi carrera, pero por dentro estaba completamente perdida”. Probablemente toda esa presión la condujo a tener actitudes rebeldes, como fue en el 2001, cuando fue descubierta robando en una tienda importante, cosa que la llevó a cumplir una condena de trabajos comunitarios.

Este hecho inevitablemente repercutió en su carrera, los medios la persiguieron y no pudo realizar películas durante su condena perdiendo importantes oportunidades. Actualmente la actriz logró salir adelante y puede hablar de aquellos sucesos como pasados y superados. Con un papel importante en la exitosa serie Stranger Things, intenta llevar un estilo de vida más relajado y disfrutar de su familia. “Quiero ser una buena persona que lleva una vida saludable con la que puedo sentirme bien. Pero también me siento muy bendecida como actriz”, manifestó en una entrevista.

4. Shia LaBeouf

El actor que trabajó en importantes franquicias como Transformers era conocido por tener una difícil personalidad, siendo arrestado por conducta desordenada. Pero uno de los errores que cometió a nivel laboral fue decir que trabajar con “Steven Spielberg no es la gran cosa”. Tras soltar eso, continuó explayándose: “Estás allí y te das cuenta de que no estás conociendo al Spielberg de tus sueños”, lo cierto es que, al desvalorizar a un director con prestigio, se ganó el rechazo del elenco con quien trabajó y hasta el público terminó dándole la espalda.

Actualmente, admite que el dejar de trabajar en grandes proyectos le ayudó orientar mejor su carrera: “Estuve haciendo películas de estudio por un tiempo y perdí mi sensibilidad y mi conexión con el material (...). Encontré mi camino para sobrevivir y poder florecer. Siento que mis mejores cosas han llegado en los últimos cinco años y nada de eso fue trabajo de estudio. Ahora tengo un buen grupo a mi alrededor. Estoy más cerca de mi familia que nunca antes”.

5. Megan Fox

La actriz, que fue coprotagonista de Shia en Transformers, también cometió el mismo error que el actor al criticar en entrevistas al director de cine Michael Bay, quién dirigió la película mencionada, tildándolo de dictador y explotador. Esto le valió el rechazo del equipo de trabajo y que la despidieran de la franquicia por recomendación de Steven Spielberg, no consiguiendo buenos papeles de allí en más. Actualmente, comenta que el director y ella han hecho las paces y son buenos amigos. Megan afirma que ha madurado y que algo que la cambió radicalmente fue la maternidad, que la llevó a ver la vida de otra manera.

6. Christian Bale

Si ya había rumores de que el actor tenía muy mal temperamento, durante la producción de Terminator 4: La salvación no quedaron dudas al respecto cuando se filtró una grabación que exponía a un Christian Bale furioso, gritándole al director de fotografía de una manera muy agresiva por un asunto bastante banal. El director pasó caminando detrás del set mientras él actuaba y lo distrajo de su interpretación. Aquella conducta probablemente acarreó que no se lo tuviera en cuenta para la entrega de los Óscar de ese mismo año pese a su buen trabajo en Enemigos públicos.

Lejos de negar los rumores, decidió enfrentar la acusación y pedir disculpas: “Estaba fuera de lugar más allá de lo creíble. No tengo excusas”. “Quiero aclarar lo avergonzado que estoy (...). Lo lamento. Les pido a todos que se sienten y se pregunten si alguna vez tuvieron un mal día y perdieron los estribos. Realmente lo lamenté inmensamente”, expresó el actor. Actualmente, continúa haciendo grandes éxitos en la industria del cine, logrando que aquel tropiezo no opaque su carrera y demostrando que fue un gran aprendizaje de que hay que ser educados con quienes trabajan en el equipo de producción.

7. Lea Michele

La actriz comenzó a tener reputación de ser difícil de tratar cuando Kate Hudson participó como invitada en la serie que ella protagonizaba, afirmando que era un pesadilla. “Una vez, durante un retraso técnico, Lea chasqueó los dedos y dijo: ’¡Vamos! ¡Tengo planes!’”. Poco tiempo después, durante una fiesta, fue acusada de ser sumamente descortés con un fotógrafo que la había fotografiado. Afortunadamente, recapacitó y pidió disculpas al fotógrafo e hizo las paces con Kate Hudson, quien la acompañó y ayudó cuando el novio de Lea, Cory, falleció tiempo después.

8. Katherine Heigl

La actriz que se hizo famosa por su interpretación de Izzy en Anatomía según Grey tuvo una serie de actitudes cuestionables precisamente cuando su carrera comenzaba a elevarse. Esto la llevó a una estrepitosa caída. Una de las polémicas más llamativas fue cuando rechazó ser considerada candidata en los premios Emmy, ya que, según ella, no se le había dado mucho material en la serie para trabajar en su personaje. Aquello molestó a los guionistas que habían tenido un arduo trabajo para poder darle peso a Izzy, siendo que la actriz debía ausentarse muy seguido por estar enfocada en otros proyectos. Tras ser criticada por varios colegas por sus actitudes cuestionables, perdió todas las oportunidades para conseguir buenos papeles.

Con el tiempo, Katherine reflexionó sobre sus acciones y, en la actualidad, expresa que intentó cambiar su conducta en el set para que el mundo no piense que solo sabe generar disputas. Posteriormente, trabajó en dos temporadas de la serie La ley de los audaces y continúa trabajando en proyectos personales y obras de caridad, como la difusión de campañas de donación de órganos y adopción de niños.

9. Shannen Doherty

La actriz trabajó en series icónicas en la década de los 90 y principios del 2000, con papeles protagónicos en las series Beverly Hills, 90210 y Hechiceras. Sin embargo, era muy conocida su reputación de ser una persona conflictiva, llegando a la violencia verbal y hasta física con sus compañeras de elenco. Muchos la describían como “caprichosa e insoportable”. En la actualidad, ella reflexiona sobre sus errores y las consecuencias: “Tenía una carrera increíble por delante y, debido a algunas cosas que hice, mi trabajo se perjudicó. Gracias a Dios que he tenido algunas segundas oportunidades”. Tras haber vencido el cáncer, la actriz hizo las paces con muchos de sus compañeros de elenco y disfruta de la salud y del amor de su familia.

10. Alec Baldwin

Alec es un gran ejemplo de alguien que comete un error a lo grande, sufre las consecuencias y se esfuerza por redimirse. En el año 2007, tras un divorcio conflictivo con su exesposa, la lucha por la custodia de su hija Ireland Baldwin parecía no tener fin, lo que lo llevó a no poder controlar su frustración. En una ocasión, al no poder hablar con su hija de 11 años en aquel entonces, le dejó un desafortunado mensaje de voz lleno de reproches y palabras hostiles que perjudicaron su lucha por la custodia y rompieron el vínculo filial con Ireland. Baldwin afirmó que fue tal la tristeza que sintió al perder el amor de su hija que “solía ​​rezarle a Dios todas las noches. Me metía en la cama y decía: por favor, no me dejes levantarme por la mañana”.

Sin embargo, no se rindió y decidió seguir luchando por recuperar a Ireland. Supo sacar enseñanza de aquellos acontecimientos y escribió un libro titulado: Una promesa a nosotros mismos: un viaje a través de la paternidad y el divorcio donde relata todas las adversidades que pasó en el tribunal familiar y exige leyes que mejoren el proceso para hacerlo menos traumático. Además, hizo las paces con su hija, incluso, se han presentado juntos en distintos medios. Se ríen de aquel acontecimiento, demostrando que ha quedado en el pasado y que, lejos de negarlo, lo miran con los ojos del humor y el perdón. De hecho, Ireland afirma que está muy orgullosa de ser la hija de su padre.

¿Crees que las personas pueden cambiar? Déjanos en los comentarios alguna experiencia similar que hayas tenido, nos encantará leerla.