Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Hechos sobre el trabajo de los bebés actores en una serie o película

Para ser una estrella, no se necesita ser adulto ni tener experiencia. En ocasiones, solo basta con ser tierno, adorable y usar pañal para alcanzar la fama como cualquier celebridad. Quizás ya sea demasiado tarde para ti, pero en el cine y la televisión los bebés también pueden brillar con luz propia, como Mikey en Mira quién habla o Emma en Friends. Si te preguntas qué hicieron para llegar a un set y cómo fue posible que rieran o lloraran en algún momento de la trama, los que conocen la industria tienen la respuesta.

Genial.guru también quiso conocer la vida de un bebé dentro y fuera de los estudios, por eso encontró información sobre su proceso de contratación, su estancia en el set y hasta cómo los recompensan por aparecer en pantalla.

1. Requieren permisos y una evaluación médica para actuar

Para que un bebé pueda ejercer su papel de actor, requiere de un sustento legal que lo apoye. En Estados Unidos los menores de edad pueden participar en actividades de entretenimiento siempre y cuando las leyes de cada estado lo permitan. En consecuencia, las autoridades locales son las que deciden aprobarlo o no, y en caso de autorizarlo, también deben imponer sus condiciones.

Por ejemplo, en California se declaró que un bebé a partir de los 15 días de nacido está autorizado para “trabajar” en la industria. Para hacer válido su ingreso a los reflectores, es necesario que sus tutores tramiten un permiso. Si el bebé tiene menos de un mes de vida, también debe contar con un certificado médico que avale su edad, su estado de salud y que se encuentra físicamente apto para soportar el ambiente dentro de las locaciones.

2. Su estancia en el set es limitada

A diferencia de los adultos, que pueden realizar largas jornadas de filmación y tienen que arriesgar el físico en cada escena, los bebés no deben estar mucho tiempo expuestos al lente. Al igual que en el punto anterior, en Estados Unidos cada estado se encarga de dictar el tiempo de actividad máximo para los pequeños actores.

Por citar un caso, en Nueva York se establece que los menores de entre 15 días y 5 meses de edad solo deben participar hasta 20 minutos y pueden permanecer en el set hasta 2 horas. A partir de los 6 meses y hasta un año, su periodo de filmación se amplía a 2 horas y su permanencia en el foro aumenta a 4 horas. Todos los niños deben tener un periodo de descanso mínimo de 12 horas entre cada jornada. Aquellos bebés de 6 meses en adelante que cumplan con el periodo máximo de estancia permitida no podrán trabajar al día siguiente.

3. Un adulto debe cuidarlo todo el tiempo

Cuidar a un bebé no es una tarea fácil, y menos cuando se encuentra rodeado de desconocidos. Por eso, existen una serie de condiciones que deben cumplir las productoras antes de llenar de ternura sus escenas. Algunas de ellas son los decretos que deben tener presentes, como las normas emitidas en el estado de California.

El documento señala que uno de los padres o el cuidador del bebé debe estar en todo momento durante el tiempo de grabación. El bebé también debe contar con un maestro de estudio y una enfermera a su lado, no debe estar expuesto a una iluminación equivalente a 100 velas durante más de 30 segundos y puede utilizar hasta una hora y media de su tiempo para la comida.

4. Los gemelos tienen más posibilidades de actuar

El límite de tiempo para los bebés puede ser problemático para el director, pero tiene una estrategia para contrarrestarlo: utilizar a gemelos. De acuerdo con un director de casting, las compañías productoras prefieren contratarlos para trabajar más tiempo con su personaje. El truco consiste en intercambiarlos entre escenas.

Un ejemplo de esto ocurrió con Emma en la serie Friends. La bebé de Ross y Rachel fue interpretada por las gemelas Cali y Noelle Sheldon. Ambas relataron su experiencia, según los comentarios de sus padres. Describieron que actuaron cuando tuvieron entre 6 meses y año y medio de edad, y que uno de los momentos que más recuerdan eran las fiestas de Navidad con todo el elenco.

5. También deben someterse a audiciones

Contar con los permisos necesarios y tener un buen aspecto no asegura el ingreso a la fama para los bebés. También deben pasar por un proceso de selección en el que el talento no importa, pero otros aspectos sí tienen valor.

En el caso de los comerciales, donde también es recurrente observar a los bebés protagonizando la venta de un producto, la ejecutiva de una agencia explicó que la selección de los candidatos varía según los requisitos de cada director. Lo habitual es que se fijen en la apariencia de las cabezas de los niños y en sus datos estadísticos para llamarlos, por lo que se pide a los padres que actualicen la información constantemente. En las audiciones, es probable que el bebé esté acompañado por un adulto desconocido para él con el fin de conocer su comportamiento con extraños en el set.

6. Alguien se encarga de hacerlos reír o llorar

El comportamiento de un bebé suele ser impredecible y de un momento a otro puede diferir con lo que el director desea. Allí es donde aparece la experiencia de una baby wrangler, es decir, una persona especializada en cuidado infantil que ayude a reflejar en el niño lo que el realizador de una serie, película o comercial desea.

Elaine Hall, quien trabaja profesionalmente en esto, reveló que para que un bebé esté feliz mirando a la cámara, coloca caras divertidas en el lente y ella misma hace todo lo posible para provocarle una sonrisa detrás de cada cámara. En cambio, si requiere un llanto de bebé, ella comienza a llorar para que el pequeño replique la acción. Para que deje de llorar, utiliza el contacto visual y, si es necesario, usa sonajas para calmarlo y devolverlo a la tranquilidad.

7. Utilizan bebés prematuros para los nacimientos

Películas como Ligeramente embarazadaQué esperar cuando estás esperando, así como las series The Office y Friends, recrearon el nacimiento de un nuevo ser. Algunos directores buscan que este suceso se vea lo más real posible y pueden requerir a un bebé de carne y hueso para lograrlo.

De acuerdo con el testimonio de Jane Rogers, quien realiza castings con niños, los realizadores prefieren a gemelos, ya que, por lo general, nacen de manera prematura, lo que facilita elegir a alguien que pueda parecer a un recién nacido. También comentó que para representar un nacimiento real, se utiliza una mezcla comestible, no tóxica y soluble en agua, que se unta en el pequeño para simular los fluidos.

8. Tienen un bebé de repuesto

También hay casos en los que prácticamente no se trabaja con bebés reales en las escenas de nacimiento, y se requieren solamente cuando el director desea realizar acercamientos a su rostro. Esto sucede en la serie británica Call the Midwife, en la que se utiliza la réplica de un bebé hecho de silicón que puede ser transformado en un niño o una niña, dependiendo del guion.

Allí mismo, Terri Coates, asesora de parto que orienta a los actores de la serie, escribió que cuando un bebé real es requerido, ella informa debidamente a los padres cómo se llevarán a cabo sus escenas y responde las dudas que tengan. También se asegura de estar cerca de él en todo momento y de cuidarlo, sin despertarlo ni hacerlo llorar.

9. Reciben un pago por su actuación

Como todo actor, los bebés tienen derecho a recibir un salario por haber ayudado en la producción de un trabajo visual. Sin embargo, no está debidamente claro cuál es el monto estipulado y es probable que todo quede en manos de sindicatos o de los propios productores.

De acuerdo con lo dicho por un portavoz del Sindicato de Actores de Cine SAG-AFTRA, un bebé puede considerarse como un extra. Si tomamos en cuenta esta declaración y se revisan las tasas de pago que este mismo sindicato publicó para el periodo que se extiende entre julio de 2020 y junio de 2021, un bebé recibe 178 dólares por su actuación. Por otra parte, la directora de una agencia de talento declaró que un bebé que represente un papel recurrente en un programa de televisión puede ganar entre 200 y 300 dólares diarios.

10. Gracias a un actor infantil, se comenzó a hacer un mejor uso del dinero que ganan los bebés

Está claro que un bebé no sabrá qué hacer con el dinero que gane al aparecer en una película de Hollywood, pero sus padres sí. Para evitar que las ganancias sean desperdiciadas por sus progenitores u otro adulto, se creó la Ley Coogan. Esta ley estipula que el 15 por ciento del salario que perciba un bebé será invertido en una cuenta bancaria bloqueada. Los padres deben realizar la apertura de esa cuenta en un banco autorizado y solo el niño podrá hacer uso de ese dinero cuando cumpla 18 años o se haya emancipado.

Las medidas surgieron debido al caso de Jackie Coogan, un actor infantil del cine mudo que ganó mucho dinero con sus películas, pero fue dilapidado por sus padres. Con esto, se evita que se haga un mal uso de las ganancias de los niños y se asegura que ellos puedan tener un sustento para su propio beneficio.

Así es como un bebé puede ser el consentido del entretenimiento en el cine y la televisión. ¿Cuál es el niño más tierno que has visto en las pantallas?

Compartir este artículo