Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Veces en las que los miembros de la realeza ignoraron el protocolo real y ni lo notamos

Desde cómo vestirse hasta cómo saludar, pasando por cómo sentarse y hasta qué comer, los miembros de la realeza están acostumbrados a cumplir con un conjunto muy estricto de reglas de conducta. Pero sucede que, a veces, pueden cansarse de seguir directivas o simplemente las olvidan, y esto hace que se corran levemente del camino recto que marca la corona.

Genial.guru recopiló una serie de momentos en los cuales los royals se relajaron un poco y se atrevieron a romper el protocolo real.

1. Los vestidos “cortos” de Kate y Meghan

Los códigos de vestimenta de la corona son muy estrictos. Una de las reglas que las mujeres deben respetar es no llevar faldas o vestidos muy por encima de la rodilla para verse elegantes y sofisticadas. Sin embargo, en numerosas ocasiones hemos podido ver a Kate Middleton y a Meghan Markle luciendo prendas un poco más cortas comparadas con las que le gustan a la reina.

2. El príncipe Carlos firmó un autógrafo en el brazo de un niño

Pedirles un autógrafo a nuestras celebridades favoritas es algo bastante común. Sin embargo, los miembros de la realeza tienen prohibido realizar este gesto de cariño hacia sus admiradores para evitar que su firma sea falsificada. Al príncipe Carlos pareció no importarle demasiado esta directiva protocolar, y no dudó en dejar su firma en el brazo de un niño durante una visita a Nueva Zelanda.

3. El esmalte de uñas de Meghan

Si acostumbras a pintar tus uñas, sabrás que uno de los momentos más divertidos es el de elegir el color que usarás. Sin embargo, las mujeres de la realeza no cuentan con esta posibilidad, ya que la reina Isabel prefiere que utilicen colores sutiles o neutros, aunque la regla no está estrictamente dictada por el protocolo. Meghan Markle ignoró el gusto de la reina y apareció en un evento de moda con sus uñas pintadas de negro, en combinación con el vestido.

4. La princesa Diana revolucionó la forma de sentarse de las damas de la realeza

Aprender a sentarse correctamente es algo que todas las mujeres de la realeza deben incorporar. Y es que las damas no pueden cruzar las piernas o dejar entrever sus muslos. Por eso, usualmente recurren a posturas como sentarse de costado con las piernas juntas en diagonal o simplemente cruzar un poco los tobillos. La princesa Diana en varias ocasiones optó por no respetar esta regla y pudimos verla sentándose mucho más relajada, como cuando asistió a los Juegos de Braemar o cuando se sentó con las piernas abiertas en los escalones del Palacio Real.

5. El príncipe George usó pantalones largos en el casamiento de Harry

Según los expertos en etiqueta, los niños de la realeza deben llevar pantalones cortos hasta cumplir los ocho años. Se trata de una tradición que proviene del siglo XVI y que los miembros de las coronas mantienen hasta hoy. Sin embargo, durante la boda del príncipe Harry y Meghan Markle, pudimos ver al pequeño George luciendo un pantalón largo negro de vestir con un detalle rojo en el lateral. ¿No se veía muy lindo?

6. La princesa Beatriz asistió a un evento con su prometido antes de casarse

Otra de las tradiciones de la familia real es asistir a la iglesia de Santa María Magdalena, ubicada en Sandringham en Navidad. Pero solo pueden participar de la celebración las parejas casadas. En 2019, la princesa Beatriz rompió el protocolo cuando llevó a su novio, Edoardo Mapelli Mozzi, a este evento familiar sin haber contraído matrimonio con él (aunque estaban recientemente comprometidos). Sin embargo, no es la primera vez que esto sucede. Ya en 2017, Meghan Markle se había sumado a la celebración de Navidad sin estar casada con Harry.

7. El príncipe Carlos comió ostras en público

Los mariscos son una de las comidas que los miembros de la realeza tienen prohibido ingerir, sobre todo en los viajes. Y la regla no es caprichosa, tiene que ver con evitar contraer cualquier tipo de enfermedad o infección. A pesar de esto, el príncipe Carlos una vez más rompió el protocolo y probó ostras en un festival en Whitstable, Inglaterra. ¡Y parece que le gustaron mucho!

8. Letizia saludó con un beso a una nadadora reconocida

Ona Carbonell es una nadadora española que, tras haber ganado varias medallas en el Campeonato Mundial de Natación en 2019, fue recibida por Letizia y Felipe en el Palacio Real. Cuando el rey se acercó a la chica para darle la mano y que ella hiciera la protocolar reverencia, Ona avanzó y le dio un beso. Lo mismo hizo con Leticia, que no solo no corrigió a la nadadora, sino que además respondió de la misma manera con algunos besos en la mejilla.

9. La reina Isabel recibió flores de una admiradora

Según el protocolo, la reina Isabel no puede recibir flores de la mano de sus admiradores. Sin embargo, se la ha visto en varias oportunidades aceptando ramos que le entregaron algunos de sus fanáticos. Como cuando la bloguera Laura-Ann Barr asistió a la Fiesta de los Jardines en el Palacio de Buckingham y le entregó personalmente un bouquet que la monarca recibió con amabilidad.

10. El pastel de boda de Meghan y Harry no tuvo frutas

Servir pasteles frutales en las bodas no está escrito en el protocolo, pero se trata de una costumbre que mantiene la familia Windsor. Sin embargo, el pastel elegido por Meghan y Harry para la celebración de su casamiento fue diferente. Los novios decidieron dejar la elaboración en las manos de la chef Ptak, que realizó una preparación de limón con jarabe de flor de sauco. Como dato curioso te contamos que utilizó 200 limones, 500 huevos, 20 kg de mantequilla, 20 kg de harina y 20 kg de azúcar.

11. Meghan Markle usó un bolso cruzado

El bolso es uno de los accesorios “más regulados” de la realeza. Según el protocolo, las mujeres deben llevar uno pequeño en la mano para evitar el contacto corporal en los momentos en los que hay demasiada gente. Las damas jamás deberían colocarse el bolso debajo del brazo o apoyarlo en el suelo o en la mesa. En una oportunidad, durante su visita a Edimburgo, la duquesa de Sussex no hizo caso a esta norma y decidió cruzar su diminuto bolso por encima de su hombro de una manera muy informal.

Si comenzaras a formar parte de la realeza, ¿cuál de las normas del protocolo crees que te costaría más cumplir?

Compartir este artículo