Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Reglas de crianza en las familias reales (Algunas, dignas de copiar)

5-35
28k

El mundo entero espera con ansia la alegre noticia del nacimiento del primogénito del príncipe Harry y Meghan Markle. La duquesa de Sussex ha quebrantado en más de una ocasión las tradiciones de la familia real británica, por eso muchos se preguntan cuál será su enfoque a la hora de criar a su hijo: ¿seguirá el protocolo o, por el contrario, se convertirá en una madre liberal que protege al bebé de las normas estrictas propias de la disciplina de palacio? Se rumorea que los futuros padres están dispuestos incluso a renunciar a los títulos para asegurarse de que sus descendientes disfruten de una infancia feliz, no sobrecargada por las normas de educación real.

Genial.guru no le gustan las especulaciones ni los rumores, por eso decidió contarte sobre cómo es la infancia de los príncipes y princesas que ya van creciendo. Quizás, de alguno de los métodos de crianza para los herederos también valga la pena tomar nota.

Noruega: están permitidas las travesuras e Instagram

El príncipe heredero noruego Haakon y su esposa Mette-Marit tienen dos hijos en común: Ingrid Alexandra y Sverre Magnus. Y un hijo más, Marius Borg Høiby, al que Mette-Marit tuvo antes de conocer al heredero del trono. A pesar de que el joven no tiene título, hacía frente a los deberes públicos reales; sin embargo, en 2017, cuando cumplió 20 años, solicitó a la familia que lo liberara de los mismos. Ahora, el joven lleva una vida normal e incluso tiene su cuenta propia en Instagram.

La vida de Ingrid, que es la heredera del trono, así como la de Sverre, tampoco se ven particularmente agravada por el protocolo. Ambos fueron a un kínder y escuela públicos. Una vez, en una entrevista, Ingrid admitió que, cuando era pequeña, ni siquiera sabía que era princesa. Su hermano menor, Sverre, se ha ganado la fama en Noruega del niño más bromista de la corte real: a menudo, hace muecas graciosas que hacen reír a sus súbditos. Y una vez, en una ceremonia en honor del cumpleaños del rey Harald, este incluso bailó un dab.

Suecia: no a las redes sociales, sí a la vida real

En cambio, el único hijo del rey gobernante de Suecia, Carlos Felipe, y su esposa, la princesa Sofía, están en contra de las redes sociales y el uso frecuente de dispositivos electrónicos en general. Incluso escribieron el libro “Handbok för nätföräldra”, que literalmente se traduce como “Manual de Internet para padres”, que aborda temas como el acoso en línea y la filtración de la realidad. En este libro, el príncipe y la princesa aconsejan minimizar el tiempo que pasan los niños conectados a la red.

La más querida por toda Suecia, la princesa heredera Victoria y su esposo Daniel, tienen dos hijos: la hija mayor Estela y el varón Óscar. Los crían, también, manteniendo comunicación con personas de diferentes estatus sociales. Junto a sus padres, el príncipe y la princesa visitan refugios para personas sin hogar, familias con problemas, así como escuelas y orfanatos. Sus vidas están abiertas al máximo a sus súbditos: se pueden encontrar videos de ellos en YouTube.

Dinamarca: estudiar en una escuela normal y practicar mucho deporte

El heredero al trono danés, Federico, y su esposa, Mary, tienen cuatro hijos: Cristián, Isabel y los gemelos Vicente y Josefina. La familia del príncipe heredero es conocida por sus prácticas democráticas en la crianza de sus hijos: se les permiten travesuras e incluso, a veces, ausentarse de la escuela. Por cierto, los padres eligen escuelas y kínders públicos para sus hijos, destacando que Mary los lleva allí en bicicleta. La familia lleva un estilo de vida activo, practica deportes y participa con frecuencia en competiciones con sus súbditos. Pero aquí también hay un lugar para las tradiciones: ya durante varios siglos, los reyes daneses llevan los nombres de Federico o Cristián, por lo que el nombre del primogénito, el Príncipe Federico, estaba predeterminado.

Países Bajos: infancia feliz sin paparazzi

El rey de los Países Bajos, Willem-Alexander, y su esposa Máxima dieron a luz a tres hijas. El principio fundamental a la hora de criar a su pequeñas princesas se basa en una infancia feliz. La pareja real permite a sus hijas vivir una vida propia de los adolescentes comunes, estudiar en una escuela normal y tener como amigos a sus compañeros de clase. Los padres protegen cuidadosamente a sus jóvenes princesas de la mirada atenta de los periodistas e incluso llevaron a los juzgados a Associated Press por las imágenes tomadas en secreto por un empleado de esta agencia durante las vacaciones de la familia real. El mismo Willem-Alexander está convencido de que uno no puede ser un buen monarca si no ha tenido una infancia normal. Y la garantía de una infancia normal es respetar el derecho a su privacidad

España: estudiar chino y adorar el ballet

Leonor y Sofía, las jóvenes hijas del rey de España, Felipe VI y su esposa Letizia, llevan una educación verdaderamente propia de la aristocracia. Las niñas acudieron al kínder para los hijos de la Guardia Real de España y ahora van a una prestigiosa escuela donde anteriormente estudió su padre. Asisten a clases de buenos modales, practican ballet y navegan en yates. Por supuesto, ambas hablan varios idiomas. Por ejemplo, Leonor, además de inglés y francés, también estudia árabe y chino mandarín. Al mismo tiempo, las infantas hablan con fluidez las lenguas de su país natal, incluida la vasca. Las chicas no son para nada mimadas y las educan en el amor mutuo. Prácticamente, no se separan y, según diversas informaciones, incluso duermen en una sola habitación.

Liechtenstein: no recurren a una institutriz

El príncipe de Liechtenstein Juan Adán II y su heredero, el príncipe Luis.

El príncipe de Liechtenstein, Juan Adán II, ya es abuelo desde hace mucho, pero su enfoque sobre la crianza de los hijos en su momento fue bastante innovador. El gobernante y su esposa prefirieron hacerlo sin recurrir a la ayuda de una institutriz, utilizando los servicios de una niñera solo cuando se ausentaban. En una de las entrevistas, Juan Adán II admitió que él, personalmente, cambiaba los pañales a sus hijos (y tiene cuatro), añadiendo que eso fue incluso antes de la época de la aparición de los desechables. Al mismo tiempo, el monarca logró que el Parlamento ampliara sus poderes, es decir, nunca descuidó sus deberes principales.

Gran Bretaña: almuerzos en McDonald’s y pantalones cortos con cualquier tiempo atmosférico

Desde la infancia de Isabel II e incluso del Príncipe Carlos, la educación de los herederos a la corona británica se ha vuelto mucho más liberal. La princesa Diana, por ejemplo, abrazaba constantemente a sus hijos, incluso en público, lo que antes no era habitual. Llevaba a los pequeños William y Harry a McDonald’s y les permitían hacer sus travesuras en palacio. Kate Middleton puso en marcha un modelo de educación similar. No en vano, las tradiciones siguen estando muy arraigadas en la familia Windsor. Por ejemplo, antes de cumplir los 8 años de edad, los varones siempre deben llevar pantalones cortos, y el juego “Monopoly” para los niños de la realeza, todavía está estrictamente prohibido. Deseando proteger a sus hijos de las obligaciones estrictas de la educación real, la hija mayor de Isabel II, Ana, incluso renunció a su título, por lo que sus hijos le están agradecidos. Se rumorea que el príncipe Harry y Meghan Markle pueden hacer lo mismo.

¿Sigues algún método inusual a la hora de criar a tus hijos? Comparte en los comentarios.

5-35
28k
Compartir este artículo