Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo la rubia más atractiva de la década de 2000 se convirtió en una actriz contundente y muy premiada

6-13
422

En 2019, Scarlett Johansson ganó 56 millones de dólares, se convirtió en la actriz mejor pagada del mundo y fue nominada dos veces al Óscar a la mejor actriz. Pero hasta hace poco, muchos la consideraban solo una “rubia bonita”, entre cuyos méritos el talento estaba lejos de ocupar el primer lugar. La estrella tuvo que hacer muchos esfuerzos para deshacerse de este rol y cambiar la opinión que el público tenía sobre ella.

En Genial.guru hemos decidido explorar la trayectoria creativa de Scarlett y rastrear cómo ha cambiado su imagen en la pantalla a lo largo de los años.

1992-1998: comienzos de la carrera y dúos con grandes actores

Scarlett nació en Nueva York en el seno de una familia creativa: su padre era arquitecto y su abuelo, crítico de arte y guionista. Por eso no es de extrañar que a los 8 años la niña empezara a actuar, que a los 11 tuviera un papel importante y que a los 19 ganara un premio internacional y fama mundial.

“Siempre supe instintivamente qué hacer. Fue, no sé... el destino”.

La primera vez que Scarlett apareció en pantalla fue con un pequeño papel en un programa de televisión. Después de solo 3 años, esta niña de 11 años formó un dúo con el célebre Sean Connery en el thriller Causa justa. Y después de otros 3 años, se produjo un verdadero avance en la carrera de Scarlett: obtuvo el papel principal en la película El señor de los caballos, que le trajo el anhelado reconocimiento tanto de críticos como de periodistas. El propio Robert Redford, que dirigió la cinta, destacó su trabajo, que estaba lejos de ser infantil: “A sus 14 años, interpreta como si tuviera 30”. Y, por supuesto, el rodaje de esta película le abrió las puertas al mundo del gran cine.

2003-2008: fama mundial y la imagen de femme fatale

En 2003, la actriz finalmente se estableció en un papel verdaderamente “adulto”. La película de Sofia Coppola Perdidos en Tokio, sobre el encuentro de dos extranjeros perdidos en la gran ciudad, le trajo a Scarlett, de 19 años, dos premios a la mejor actriz y luego la cinta entró repetidamente en las listas de las mejores películas de nuestro tiempo. En el mismo año, se estrenó el drama histórico La joven con el arete de perla, en el que la actriz interpretó el papel de la musa del artista holandés Johannes Vermeer y, casi sin palabras, transmitió una variedad de emociones que cautivó a los críticos.

“Hay algo profundo en ella. Te hace sentir como si hubiera visto el mundo entero”.

Y pronto la propia Scarlett se convirtió en una musa creativa: el director Woody Allen invitó a la actriz a filmar tres películas. Y luego de su primer trabajo con él, en el thriller La provocación, Johansson se hizo inmediatamente con el título de la chica más atractiva del planeta. Luego hubo una comedia policíaca, Amor y muerte, una película sensual, Vicky Cristina Barcelona, y la actriz se afianzó en el papel de “mujer fatal”.

Por cierto, a pesar de esta imagen, la discreta Scarlett festejó sus 20 años en Disneylandia, lejos de todo murmullo. También recuerda entre risas cómo estuvo a punto de sufrir un accidente al ver un cartel con su imagen, en el que unos “hábiles” fotógrafos enfatizaron demasiado sus rasgos.

En esta época, Scarlett comenzó a forjarse una carrera musical, lanzó su primer álbum y probó suerte en la dirección. Así, realizó un cortometraje, These Vagabond Shoes, que se convirtió en una especie de declaración de amor a Nueva York.

Al mismo tiempo, en el cine, Johansson comenzó a cansarse del obsesivo papel de seductora, en el que volvió a aparecer en La dalia negra, de Brian De Palma, y El gran truco, de Christopher Nolan. Según la propia Scarlett, más que nada, deseaba interpretar a una mujer fea. Por cierto, una vez la actriz fue rechazada precisamente por sus rasgos físicos sobresalientes: Scarlett fue al casting de la película La chica del dragón tatuado, y resultó que su apariencia no era la adecuada para el papel principal.

“Mira, Scarlett Johansson estuvo genial. Fue una excelente audición, te lo aseguro. Pero la cosa es que, una vez que Scarlett esté en la pantalla, todo el mundo pensará solo en su aspecto”.

2010-2013: la vengadora y los experimentos con proyectos de autor

A pesar de haber trabajado mucho con directores famosos, la actriz se volvió realmente “cotizada” gracias a su aparición en el Universo cinematográfico de Marvel, cuyo éxito es conocido por todos. Pero entonces, en 2010, era imposible imaginar en qué fenómeno se convertiría esta franquicia. Y participar en ella era un riesgo, porque el fracaso podía costar la carrera. Sin embargo, todo salió bien: la superheroína Natasha Romanoff y sus “colegas” forman parte de la cultura popular desde hace una década.

Al mismo tiempo, Scarlett comenzó a experimentar con el cine de autor y con roles inusuales. En la película de horror independiente Bajo la piel, interpreta a una extraterrestre sin emociones que toma medidas extremas contra los hombres. Los realizadores cambiaron radicalmente la imagen de la actriz, y para lograr un mayor realismo, se filmó con cámara oculta el paseo de la heroína por la ciudad. El experimento fue un éxito: en Escocia, donde tuvo lugar la filmación, nadie reconoció a la estrella mundial.

La galería de roles inusuales de la actriz se complementó con el papel de la novia, casi caricaturizada, del protagonista en el debut como director de Joseph Gordon-Levitt, Un atrevido donjuán, que parecía haber absorbido los peores estereotipos. Y en la película Ella, Scarlett interpretó el papel principal sin aparecer nunca en pantalla: la actriz le puso su voz al sistema operativo del que se enamoró el personaje de Joaquin Phoenix.

Sin embargo, a pesar de sus papeles tan diferentes, el trabajo de Johansson seguía siendo juzgado habitualmente solo por su aspecto físico. Así, mientras que a sus colegas de Los Vengadores se les preguntaba por el desarrollo y el crecimiento de sus personajes, Scarlett recibía constantemente preguntas sobre su dieta y sobre si se sentía cómoda llevando ropa interior bajo su traje de superheroína.

2019: simplemente, la mejor actriz de la última década

2019 ha sido, con diferencia, el año más exitoso de la carrera de la actriz. Solo el final épico de la saga de Los Vengadores, en el que la heroína de Scarlett se sacrificó para salvar el mundo, le trajo a la actriz 35 millones de dólares y la misma cantidad de corazones rotos de los fans.

Sin embargo, también hubo una aclamada Historia de un matrimonio, en la que Scarlett, a dúo con Adam Driver, encantó al público con sus emotivos diálogos. Por su participación en esta película, la actriz fue nominada por primera vez al Óscar a la mejor actriz.

Pero eso no es todo. En 2019, Scarlett encarnó en la pantalla a un miembro de la Resistencia que acoge en su casa a una niña fugitiva en la comedia trágica Jojo Rabbit. Y, por cierto, volvió a ser nominada al Óscar. Así, se convirtió en la duodécima actriz en ser nominada dos veces en el mismo año.

Taika Waititi y Scarlett Johansson

“Siempre me han interesado las personas que son capaces de sorprender no solo a los demás, sino también a ellas mismas, y a quienes les importa lo que hacen. Scarlett es muy cariñosa y no es indiferente con la gente, tiene un maravilloso sentido de la ironía y el sarcasmo. Y me encantaría verla en otras comedias inteligentes, no populares, pero sí en algo no estúpido”.

A pesar de que Scarlett no ha ganado el preciado Óscar, sigue siendo una de las mejores actrices de la década de 2010 y la estrella de cine mejor pagada del mundo. Y este año podremos verla en una película sobre la Viuda Negra, que contará la historia de la superheroína. Por cierto, Scarlett no solo tiene un papel importante, sino que también produce la película.

En Genial.guru, esperamos con ansias el estreno, y al parecer no solo nosotros: el índice de espera de la película es del 90 %.

Otros datos interesantes sobre Scarlett

Scarlett Johansson en el estreno de Ghost in the Shell: Vigilante del futuro, en 2017 (izquierda), y en el estreno de Jojo Rabbit, en 2019.

  • Scarlett recibió nominaciones al Óscar no solo por su actuación. Por ejemplo, en 2013 interpretó la canción “Before My Time”, que fue nominada a mejor canción original.

  • La actriz tiene otra historia interesante relacionada con la música. La cantante Katy Perry confesó en una ocasión que fue una foto de la bella Scarlett la que la inspiró para crear el éxito “I Kissed a Girl”.

Scarlett Johansson en la inauguración de la tienda Yummy Pop, 2016.

  • La actriz tiene una tienda de palomitas de maíz en París. Su inauguración causó un gran revuelo. Ese día ella misma se puso detrás del mostrador, y los clientes fueron agasajados con una delicia de sabores inusuales: salvia, parmesano y fresas con nata.

  • La caridad y el compromiso social son partes importantes de la vida de Scarlett. Ella ha donado millones de dólares a los niños en diversos hospitales; apoya fundaciones benéficas para luchar contra el cáncer, el hambre y las secuelas de los desastres naturales, y ha creado un movimiento para proteger a las mujeres del acoso y la discriminación.

Scarlett Johansson, a la izquierda, en el estreno de 2015 de Avengers: Era de Ultrón y en la entrega de los premios.

  • En 2015, 5 meses después del nacimiento de su hija, Scarlett acudió a la entrega de los premios llevando un sacaleches. “Tenía que llevarlo conmigo porque estaba dando el pecho y cada gramo de leche materna es oro líquido”, recuerda la propia actriz entre risas.

  • Y, por supuesto, es una amante empedernida de las mascotas. Sí, Scarlett adora a los animales y es la orgullosa dueña de dos perros: Maggie y Pancake.

¿Qué te parece el talento interpretativo de Scarlett Johansson? ¿Crees que por fin ha conseguido despedirse del papel de la seductora femme fatale?

6-13
422
Compartir este artículo