Genial
Genial

El chef Juan Arroyo nos compartió un poco de lo que sucede detrás de cámaras de “MasterChef” México

Para muchos, MasterChef se transformó en una parte fundamental de los fines de semana. Y es que, poco a poco, este reality show de cocina ha atrapado a su público y se ha convertido en uno de los mejores de la televisión. Seguramente, muchas veces te has preguntado qué es lo que pasa realmente en el programa y cómo es que funciona todo, si los regaños de los chefs son tan duros como se muestra en la pantalla o lo que ocurre detrás de las cámaras con los participantes. ¿Tienes algunas teorías?

El chef Juan Arroyo le contó a Genial.guru algunos detalles del programa y un poco de lo que ocurre en las grabaciones para compartirlos contigo.

Cómo funciona el famoso y aclamado reality show

Después de una larga etapa para seleccionar a los participantes, todos los que son elegidos conviven en la misma casa mientras se graban los programas. Sin duda esta competencia es compleja y está llena de egos y distintas personalidades que, al final, pueden definir resultados positivos o negativos a la hora de cocinar. Aunque el público solo ve un programa por semana, los concursantes y el equipo de producción trabajan todos los días para hacer esto posible. Seis días son dedicados a las grabaciones y, a pesar de haber un día de descanso para los cocineros, es aprovechado para que tengan clases extras que les permitan mejorar sus habilidades.

Los que han seguido de cerca cada temporada del programa, saben que la diversión, el drama y el suspenso son ingredientes que no faltan en esta cocina pero, ¿qué hay detrás de los gritos y los mandiles sucios? El chef ejecutivo de MasterChef México, Juan Arroyo, es uno de los personajes más importantes del reality y, aunque en realidad no figura tanto como los jueces, toda la magia que vemos en la pantalla sucede en gran parte gracias a su trabajo. Su labor es acompañar a los participantes y capacitarlos para que tengan los mejores resultados posibles. Para lograrlo, él los aconseja y les comparte sus mejores tips antes de cada reto y en cada oportunidad que tiene.

“Antes de las cocinadas, les doy algunos consejos a los chicos para apoyarlos, y lo hago en forma grupal para que no piensen que hay alguna preferencia. El detrás de cámaras es muy divertido porque, lo que se planea, muchas veces sale mejor por algún imprevisto o alguna circunstancia que lo hace más interesante”, comentó el chef.

El mercado de MasterChef y la preparación de los platillos

La creatividad y el ingenio del chef, junto al productor y el equipo de ventas, son lo que hacen posibles los retos que se presentan ante el público. Además, se encarga de que la logística sea la adecuada durante las grabaciones y mantiene el mercado bien surtido para que no haga falta ningún insumo. En otra entrevista, el chef Arroyo compartió que, en la primera temporada, había sido un poco complicado mantener el mercado en las condiciones adecuadas. Sin embargo, dijo que a este punto ya estaba controlado y sabían qué productos tener y en dónde acomodarlos.

Este importante espacio en la casa de MasterChef está organizado por secciones y es posible encontrarse con distintos tipos de sal, especias, variedades de arroz, vinagres, granos, licores, chiles y vegetales de todo tipo, así como insectos y carnes, entre otras cosas básicas.

Si te has cuestionado sobre los platillos que cocinan los participantes, tienes que saber que las ideas surgen de su imaginación y no tienen apoyo de ninguna receta, excepto en los postres, pues como indicó el chef Juan, no es sencillo memorizar las cantidades precisas que se necesitan en la repostería, sobre todo por los nervios y la presión de las competencias. En cuanto a lo salado, los cocineros tienen que aventurarse y explorar los sabores, además de aplicar sus conocimientos y técnicas.

Una de las preguntas que muchos podrían hacerse tiene que ver con la temperatura de los platillos. ¿Los jueces prueban las cosas frías? El chef contó que su equipo de gastronomía está al pendiente de este tipo de situaciones y se asegura de que la comida esté a la temperatura adecuada sin alterar su contenido.

Cómo son las grabaciones

No todo es tan fácil como parece. El chef Arroyo comentó que, por lo regular, reciben los horarios por la noche, cuando termina la grabación de un día. Estos, indican las horas que deben estar listos los departamentos involucrados, desde arte, gastronomía, iluminación, maquillaje, dirección, producción, entre otros. Las jornadas son realmente largas pues, usualmente, se empieza a preparar todo a las 6 a.m., para comenzar a grabar a las 9 a.m. Luego, a las 3 p.m. tienen un receso de hora y media para comer y, después de reanudar las actividades, terminan hasta las 10 u 11 de la noche.

Al estar tanto tiempo en la cocina, los participantes están expuestos a sufrir algunos accidentes, sin embargo, gracias al equipo de seguridad, los incidentes que han pasado han sido muy pequeños, como flamazos en los hornos, olor a gas y cosas similares. Cuando perciben algo así, se frenan las grabaciones y la producción se encarga de arreglarlo todo. Además el equipo de paramédicos siempre está listo por cualquier emergencia que se llegara a presentar.

Los primeros capítulos son muy pesados porque están todos los participantes. Al inicio, hay días en los que terminan de grabar a las 2 o 3 a.m. y tienen que estar listos a las 7 a.m. del día siguiente. Otras veces terminan de grabar y deben madrugar para viajar a otras partes y hacer los retos de campo. La mayoría de las veces, un capítulo en televisión se hace en 2 o hasta 3 días de grabación.

De hecho, una de las cosas más difíciles que ha vivido el chef Juan dentro del programa ha sido estar tanto tiempo lejos de su familia, pero está consciente de que su trabajo vale toda la pena. “Creo que lo más difícil es estar tanto tiempo fuera de casa y no ver a mi esposa e hija. Nunca he pensado en renunciar porque realmente me gusta mi trabajo, y más cuando lo veo en pantalla. Realmente me hace sentir satisfecho del esfuerzo que hace toda la producción”, compartió.

Por su parte, el equipo de contenidos se encarga de ver todo lo que pasa en el programa y lo que hacen los participantes para encontrar la forma adecuada de contarlo y presentarlo al público. El coordinador de este equipo aseguró que MasterChef México es uno de los reality shows más puros que existen, debido a que no hay un guion en las grabaciones, sino que toda la trama depende de las decisiones que toman los concursantes.

Las realidad de las fuertes críticas

Los momentos más incómodos y difíciles para los participantes son aquellos en donde tienen que escuchar la crítica de los jueces. Como espectador, es probable que algunas veces consideres que los chefs son muy exigentes con los concursantes y, en algunos casos, hasta groseros. ¿Crees que estos regaños son tan fuertes como se muestra en la pantalla? La presión que se vive en la cocina de este reality es completamente verdadera y hay algunas partes que son eliminadas en la edición del programa. “Aunque no lo crean, la mayoría de las veces, los regaños y las críticas del jurado son más duras de lo que se muestra en televisión”, aseguró el chef Juan.

Uno de los jueces más polémicos es el chef Benito Molina, pues sus críticas siempre han sido duras y francas. Además, no se queda callado y algunas veces se quejó de la edición del programa a través de su cuenta de Twitter. También, es probable que laborar en un ambiente de trabajo donde hay mucha presión no solo resulte difícil para los participantes. La conductora del programa, Anette Michel, dijo en una entrevista que, aunque hay aprecio porque trabajan juntos, en ocasiones, el chef Molina la hacía sentir incómoda.

El chef Adrián Herrera y la chef Betty Vázquez también son exigentes y difíciles de complacer pero, finalmente, estos tres expertos de la cocina comparten sus conocimientos, su tiempo y sus más grandes consejos para ver crecer a los cocineros de MasterChef. Aunque a veces sus críticas sean demasiado duras e hirientes, ellos solo lo hacen por el bien de los concursantes.

Después de tanto trabajar juntos en esto, algunos pueden suponer que ha existido una rivalidad entre los jueces; sin embargo, el chef Arroyo indicó que él no lo veía como tal y que, simplemente, los tres tenían una personalidad y un público distintos.

A pesar de toda la presión en el programa, hay cosas que no se ven en la pantalla y que quedan en el corazón

Si hubo un niño aclamado por el público en la temporada de MasterChef Junior (2017) fue Roy Padilla, un pequeño cocinero dedicado y divertido. Cuando se trata de elegir entre una de las mejores cosas que han pasado en el detrás de cámaras de este programa, el chef Arroyo tiene una anécdota más que divertida, sumamente tierna. “Roy, de la temporada de niños, nunca dejaba que nadie le tocara sus cachetes y, el día en que lo sacaron, detrás de las cámaras corrió a abrazarme a mí primero y sollozando me dijo: ’Chef, ahora sí puedes tocarme mis cachetitos porque ya me voy’”, contó entre risas.

A pesar de que participar en este programa puede ser una experiencia llena de retos y presión, definitivamente vale la pena tomarse el riesgo y experimentarla. Todo es aprendizaje y, como dice el chef Benito Molina, “hay que aprender que, lo que pasa en la cocina, se queda en la cocina”.

Si deseas seguir los detalles de MasterChef México, puedes visitar su página para mantenerte al tanto de las siguientes temporadas y, si quieres conocer más del trabajo que hace el chef Juan Arroyo, puedes seguirlo en Instagram, Twitter Facebook. ¡Temporada 2020, te esperamos con ansias!

¿Qué es lo que más te gusta de este reality y qué cosas cambiarías? ¿Por qué crees que el programa tiene tanto éxito? Cuéntanos en los comentarios.

Genial/Famosos/El chef Juan Arroyo nos compartió un poco de lo que sucede detrás de cámaras de “MasterChef” México
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos