Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

21 Nebulosas descubiertas por la NASA, cuyas formas y colores parecen irreales

Antes de que los telescopios fueran inventados, se le llamaba nebulosa a cualquier cuerpo que pudiera percibirse en el espacio, pero cuya forma no fuera perfectamente visible. Sin embargo, la tecnología ha avanzado desde entonces, y el hecho de que la observación espacial se haya vuelto más precisa ha permitido identificar distintas formaciones llenas de colores presentes en el espacio. Las nebulosas son, en realidad, acumulaciones de gases como el hidrógeno o el helio, junto a distintos elementos químicos en forma de polvo cósmico. En estas zonas del espacio pueden llevarse a cabo los fenómenos que propician la formación o la extinción de estrellas. Son catalogadas en tres grupos dependiendo de la cantidad de luz ultravioleta que poseen: nebulosas oscuras, de reflexión o de emisión.

Genial.guru recopiló para ti vibrantes imágenes de nebulosas que realmente sorprenden con sus formas y colores.

1. Nebulosa de la Laguna

Está ubicada cerca de la constelación de Sagitario, y fue descubierta en 1747. También se la conoce con el nombre de NGC 6530. Las estrellas más luminosas que la conforman se llaman 9 Sagittarii y HD165052, y son de tipo espectral O (esto quiere decir que su luz es azulada).

2. Nebulosa Retina

Esta nebulosa pertenece a la constelación de Lupus, y recibió ese nombre ya que es parecida a la retina del ojo humano. También es llamada IC 4406. Por su simetría fue incluida en la clase de nebulosas bipolares. Su distancia desde la Tierra no es muy certera, pero los astrónomos han hecho un estimado de 1900 a 5000 años luz.

3. Nebulosa Cabeza de Caballo

También se le llama Barnard 33, y se trata de una nebulosa oscura. Mide 3,5 años luz de ancho, y se encuentra en el extremo izquierdo del cinturón de Orión. Es de color rojizo debido a que existe una recombinación en sus átomos de hidrógeno. Fue descubierta por la astrónoma Williamina Fleming a finales del siglo XIX.

4. Nebulosa del Águila

Los astrónomos han calculado que esta nebulosa de emisión tiene una edad de 1 o 2 millones de años, y está ubicada en la constelación Serpens. Posee alrededor de 460 estrellas, de las cuales, las más brillantes son de una tonalidad azulada. En ella se encuentran los llamados “Pilares de la Creación”, ya que en dos de sus columnas de gas nacen algunas estrellas de vez en cuando.

5. Nebulosa de los Chorros Gemelos

También se la conoce como nebulosa Alas de Mariposa, y se encuentra muy cerca de la constelación Ofiuco, a unos 2100 años luz de la Tierra. En su centro se puede ver una enana blanca gigante, la cual se piensa no es muy distinta del Sol de nuestro sistema. Fue descubierta en 1947 por el astrónomo Rudolph Minkowski.

6. Nebulosa del Velo

Está compuesta por aire caliente ionizado, oxígeno, azufre e hidrógeno, y fue originada por la explosión de una supernova hace más de 5 mil años. Aunque es difícil de observar a simple vista por su gran magnitud, fue descubierta en 1784 por el astrónomo y músico William Herschel.

7. Nebulosa Cabeza de Mono

Esta acumulación está ubicada en la constelación de Orión. Es conocida también con el nombre de NGC 2174, y se asocia con grupos de estrellas originados por la misma nube molecular, a lo que se le llama cúmulo abierto. Su distancia con respecto a la Tierra es de 6400 años luz, y fue descubierta en 1857 por el alemán Karl Christian Bruhns.

8. Nebulosa Esquimal

Pertenece a la constelación de Gemini, ubicada a más de 3000 años luz de nuestro planeta. Recibió su nombre debido a su forma inusual, ya que a los astrónomos les pareció ver la cara de una persona rodeada por una especie de capucha en ella. Se compone de restos de estrellas moribundas en su fase de gigante roja. Aunque se trata de una nebulosa muy brillante, para mirarla es necesario recurrir a un telescopio de gran tamaño.

9. Nebulosa Cabeza de Bruja

Se trata de una nebulosa de reflexión, y a esto se deben sus tonalidades azuladas (por las propiedades del polvo por el que está compuesta, y gracias a su cercanía con una estrella en etapa de supergigante azul). Este cúmulo de gases, principalmente de monóxido de carbono, puede encontrarse cerca de la constelación de Orión, a 1000 años luz de la Tierra.

10. Nebulosa de la Tarántula

También es llamada 30 Doradus. Aunque inicialmente fue considerada una estrella, se la reconoció como nebulosa en 1751. Esto se debe a que su luminosidad es tal que, si estuviera ubicada a la misma distancia de la Tierra que Orión, sería capaz de generar sombras en nuestro planeta.

11. Nebulosa de la Quilla

Esta es una gran nebulosa de emisión, y dentro de ella se encuentra la estrella gigante llamada Eta Carinae, una de las más luminosas de la Vía Láctea. Se trata de una de las más extensas de las que se tiene registro. Pertenece a la constelación de Carina, se encuentra a una distancia estimada de 10 mil años luz, y contiene estrellas de clasificación O.

12. Nebulosa Roseta

Se trata de una gran y circular nebulosa que forma parte de la constelación Monoceros, ubicada dentro de la banda de la Vía Láctea. Se encuentra a alrededor de 5200 años luz de la Tierra, y tiene 130 años luz de diámetro. En su mayoría está compuesta por zonas de estrellas jóvenes de clasificación B.

13. Nebulosa Reloj de Arena

Dentro de la constelación Musca se encuentra esta nebulosa con forma de reloj de arena que se cree fue originada por la expansión rápida de viento estelar sobre una nube de menor velocidad. En su centro se encuentra una estrella que le da lugar a esta nebulosa, la cual se encuentra a, al menos, 8 mil años luz de la Tierra.

14. Nebulosa de Orión

Al sur de la constelación de Orión se encuentra la nebulosa más fotografiada en la historia, ya que es perceptible a simple vista bajo el cielo nocturno. Posee un diámetro de 24 años luz, y está compuesta por algunas estrellas enanas marrones y turbulencias en movimiento. También es conocida como Messier 42.

15. Nebulosa del Cono

Esta oscura nebulosa compuesta por hidrógeno frío molecular es de débil emisión y recibió su nombre por su forma de cono. Fue descubierta en 1785 por Herschel, se ubica al norte de la constelación Monoceros y se encuentra a más de 2700 años luz de nuestro planeta.

16. Nebulosa del Cangrejo

En la constelación de Tauro se encuentra el resto de una supernova que recibe el nombre de nebulosa del Cangrejo. Sirve como fuente de radiación útil para estudiar los cuerpos que la conforman. Contiene una estrella de neutrones de radiación intermitente llamada púlsar, la cual gira sobre sí misma a 30 revoluciones por segundo.

17. Nebulosa Ojo de Gato

Cuenta con una nebulosa interior que es más brillante que el resto, y una estrella de tipo espectral que le da el aspecto de un ojo de gato. Su brillo es mayor que el del Sol, y por eso se le ha dedicado mucho estudio al espectro electromagnético que posee. Está compuesta de hidrógeno y helio principalmente.

18. Nebulosa del Huevo

Esta es una nebulosa de reflexión. Recibió su nombre porque posee una serie de arcos y círculos alrededor de su estrella principal, la cual se encuentra oculta por una densa capa de polvo y gases, impidiendo que se perciba la luz que emite en su totalidad. Fue descubierta en 1996 por miembros del Laboratorio de Propulsión a Reacción, dedicado a la construcción de naves no tripuladas de la NASA.

19. Nebulosa de la Burbuja

En la constelación de Casiopea se encuentra esta impresionante nebulosa con forma de una burbuja azul que delimita el viento que emite la estrella que está ubicada en su interior. Aún no está clara cuál es su distancia con respecto a la Tierra, pero se presume que tiene entre 10 y 20 veces más de la masa solar de nuestro sistema.

20. Nebulosa de la Hormiga

También conocida como Menzel 3, esta acumulación de gases nos recuerda a la forma del tórax de una hormiga. Se trata de una nebulosa bipolar que, según algunos expertos, guarda en su centro una estrella simbiótica, la cual se encuentra rodeada por una nebulosidad. Otros aseguran que el giro de una estrella moribunda provocó la peculiar forma de su campo magnético.

21. Nebulosa del Lápiz

Esta peculiar formación lineal se encuentra en la constelación Vela, a 815 años luz de nuestro sistema solar. Se cree que fue generada por una onda expansiva del remanente de la supernova de dicha constelación. También se estima que su constante movimiento se da a 644 mil kilómetros por hora.

¿Cuál de estas nebulosas te pareció más interesante? ¿Crees que es sencillo conseguir estas imágenes? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Compartir este artículo