Genial
Genial

26 Fotos en las que la cámara jugó una mala broma

A la hora de tomar una foto, no solo importa el momento adecuado y las buenas manos del fotógrafo, sino también las habilidades técnicas de la cámara. A veces los errores en ellas convierten las fotos en las obras maestras que cualquier maestro del Photoshop envidiaría.

En Genial.guru recopilamos para ti los ejemplos más impresionantes de casualidades que crearon unas fotos totalmente impensables.

El modo de retratos prefirió no notar el vidrio

Estaban fotografiando a un gato, pero la cámara decidió enfocarse en el niño

Otro error de enfoque, pero ¡qué lírico!

El flash falló y cortó la foto a la mitad

Una gota en la lente puede crear un efecto totalmente inesperado

Se me hace que se les rompió el mar

Cuando aprendes a parpadear más rápido que la cámara

La foto tomada justo cuando el flash de otra cámara se apagó

Intenté tomar una foto panorámica, pero me salió una escena de “El Origen”

Un visita inesperada en una foto del eclipse

Quería fotografiar un encendedor haciendo fuego, pero la cámara resultó ser más rápida

Los errores de cámara pueden crear tramas apocalípticas

Día y noche en una foto

Este gatito está mirando al perro desde el cielo

El modo panorámico no va bien con los retratos

Después de esto empezarás a creer en fantasmas

La cámara se cayó durante una foto familiar

Esta “mutilación” también es obra del modo panorámico

No presumas tu reloj, admira los árboles

La sombra de la chica se ve tal y como si estuviera mirando sus fotos

El paisaje que se ve como el planeta

Con un flash ligero una simple araña se convierte en una radiactiva

Soy artista, así lo veo yo

No todas las fotos con fuegos artificiales se ven igual

A veces las fallas técnicas son envidiables

¿Ahora saldrá un unicornio?

¿Alguna vez has logrado tomar fotos corregidas por la cámara misma? ¡De ser así, deja que el mundo las vea! Compártelas en los comentarios.

Imagen de portada BoboDupla / reddit
Genial/Fotografías/26 Fotos en las que la cámara jugó una mala broma
Compartir este artículo