Mujer desafía la apatía de su marido e hija y les da una gran lección

Crianza
hace 7 meses

Dicen que el diablo está en los detalles. A veces llevas una vida normal y de repente, un suceso inesperado lo cambia todo. La protagonista de hoy ha estado bajo una presión emocional durante mucho tiempo y un evento en particular fue la gota que derramó el vaso. Ella expresó sus sentimientos en una publicación anónima en las redes sociales y muchos la apoyaron.

“Soy una mujer buena, cariñosa y complaciente”, escribe. “Amo a mi familia y hago todo lo que está en mis manos por ellos. Pero... hoy necesitaba ayuda. Era un sencillo favor. Estaba enferma y le pedí a mi hija que cuidara a su hermano menor durante un rato. Además, le pedí el coche a mi esposo para ir al trabajo, luego al doctor y regresar al trabajo, ya que hacía frío y estaba resfriada”.

¡Parece que lo que pidió fue algo tan simple! ¿Cuál fue la reacción de su hija y su esposo?

“Mi hija se negó inmediatamente, sin siquiera preguntar por cuánto tiempo (solo era una hora, hasta que llegara su abuela). Mi esposo se molestó y dijo que no podía viajar en autobús. Parece que siempre me preocupo por todos, pero nadie se preocupa por mí”, lamenta la mujer.

“Así que decidí actuar de la misma manera. Planeaba regalarle un departamento a mi hija cuando cumpliera 20 años (en tres meses), para que viviera por su cuenta. Actualmente, lo estaba alquilando y obtenía algunos ingresos, pero quería que mi hija tuviera su propia vivienda. Ahora, seguiré rentándolo y dejaré de ayudarla en otras cosas. He hecho mucho por ella”.

La mujer también elaboró un plan de “venganza” para su esposo: “¡Es un desalmado! No dejarme usar el coche estando enferma, ¡cuando la mitad del auto es mío! Antes de casarnos, cada uno tenía un coche. Los vendimos y compramos uno para los dos. Pero ahora resulta que solo es ‘suyo’ y yo solo lo utilizo ocasionalmente”.

Y eso no es todo: “Bueno, querido esposo, ¿olvidaste que estás estudiando a distancia? ¿Olvidaste que yo hago todos tus trabajos y tareas? ¿Lo das por sentado? Ahora tendrás que hacerlo todo tú mismo, incluido cocinar y lavar. Lo mismo para mi hija. Sus días cómodos han terminado. Mi corazón está roto”.

En Internet, hubo comentarios de usuarios que apoyan a la protagonista de la publicación. Muchos han pasado por situaciones similares:

  • Tuve una experiencia similar. Dejé todo para cuidar a la mamá de mi esposo cuando estaba hospitalizada. Pero cuando mi mamá enfermó, le pedí a mi esposo que me llevara en el coche. Y él respondió: ’¡Estoy ocupado!’ Tuve que ir por mi cuenta, y escuché muchas críticas tanto de mi esposo como de mi suegra, acusándome de abandonar la casa y dejar a mi esposo solo. Todo terminó en divorcio.
  • Con el tiempo, los cuidados y atenciones son vistos como algo debido. No me sorprendería si tanto el esposo como la hija terminan enojados contigo por dejar de ayudarles.
  • Admiro a mujeres fuertes e inteligentes como tú. Hay muchos que justifican malos comportamientos porque ’es la familia’. Te deseo felicidad y espero que encuentres un buen amigo y apoyo en la vida.

Algunos expresaron su temor de que la mujer no sería capaz de cumplir con su plan:

  • Realmente espero que recuerdes este sentimiento y te apegues a tus palabras, al menos en parte. Será difícil. Pero inténtalo. Si la relación con tus seres queridos no te satisface, realmente es necesario cambiar algo.
  • La familia podría no darse cuenta de inmediato de que no es solo una queja habitual, sino un problema real. Hay cosas que necesitas expresar. Antes de tomar medidas, sería bueno aclarar si realmente te han malinterpretado o si realmente se han vuelto insensibles. Sin embargo, temo que la autora no lo hará, todo terminará con resentimientos y un ’corazón roto’, y luego con sentimientos de culpa.

Algunos usuarios se posicionaron del lado del esposo y la hija:

  • La pareja podría haber solucionado el problema simplemente llamando a un taxi para uno de ellos. Así, todos habrían quedado satisfechos. Con la hija, la situación es un poco más compleja. Pero es importante recordar que estos problemas en la relación no surgieron de repente.
  • ¿Qué edad tiene la hija? Si está cerca de los 20 años, la madre le pidió que faltara a la universidad para cuidar de su hermano. Y si tiene menos de 18, le pidió que faltara a la escuela. En ese caso, es comprensible que rechazara tal solicitud. Pero, ¿qué edad tiene el hermano que, teniendo una hermana mayor, aún necesita que alguien lo cuide? ¿Aún no asiste al jardín de niños? ¿Existe una diferencia de edad de 15 años entre ellos? ¿O el hermano tiene alguna discapacidad? A menudo, se incluyen detalles así para generar simpatía.

¿De qué lado estás? Lamentablemente, no todos nuestros seres queridos actúan de manera comprensiva o justa. En esta recopilación de historias de parientes que no conocen la palabra descaro.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas