Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

30 Ejemplos de la tiranía felina en los cuales se reconocerá cualquiera que haya lidiado con estos abusones

Tal vez el ser humano es el rey de la naturaleza, pero solo basta la aparición de un gato doméstico para que este título sea casi nulo. Estos usurpadores peludos controlan a las personas y todos los días nos recuerdan quién es el que manda en casa, dictando sus modalidades y dando mordidas a las personas desobedientes. Por supuesto, es indignante, ¿pero has visto sus tiernos hocicos?

Genial.guru a veces no puede resistirse ante estas mascotas peludas y por eso queremos decirles a todos los que han sido afectados por las travesuras de los gatos: “¡Estamos con ustedes!”.

Este gato decidió acostarse sobre el vestido de la novia directamente durante la ceremonia

Nada impedirá al gato ocupar su lugar bajo el sol

El trono ha sido capturado por un usurpador

“El gato no dejaba a mi sobrino hacer la tarea”

“No hay nada que mirar aquí, sigue adelante”

“Solo olvidé darle de comer”

Ambulancia gatuna

“Adopta a un gato decían, ayudan a combatir el estrés decían”

“Esto es lo que pasará con tus donas si no las compartes conmigo”

A este chico le costaba respirar mientras dormía, entonces instaló una cámara para entender la razón del problema

“Fui a la cocina por agua e ingenuamente supuse que durante 30 segundos no le pasaría nada a mi burrito vegetariano”

“Mi gato es un verdadero sinvergüenza”

“Hola, soy Zosha y a mí me gusta dormir sobre el control como si fuera una almohada. Amenazo a todo el que se atreva a cambiar de canal”

Un descubrimiento después del cual la vida no será la misma

“El gato tiene prohibido subir a la mesa, pero le da igual”

“Mi gato me encerró en el cuarto de baño al empujar el cajón”

“Me dejaron solo en casa, tenía que divertirme de alguna manera”

“Los perros quieren entrar a casa, pero no pueden pasar por los gatos”

“A ver, te ayudo con tu rompecabezas”

“El gato de mi vecino es una deshonra por completo”

De todos modos dejó de llorar

“Hice pipí en el suelo, mamá se resbaló en ese charco, se cayó y tuvo que ir a ducharse de nuevo”

“¡Yo no fui!”

“Llegué a casa y encontré esto”

“Ella frecuentemente frotaba su hocico en mi popote, entonces tuve que tomar de un vaso normal. Pero no se detuvo”

“Hoy le compré a mi hijo una silla de camping. Estaba sentado en ella pero después de diez segundos lo escuché llorar. Me volteé y esto fue lo que vi”

“¿Qué estás comiendo? ¡Dame!”

La foca se dio cuenta de con quién no hay que meterse

“Tal vez solo tengo un ojo, pero eso no me impide calcular la distancia y tirar la pizza al suelo”

Un verdadero monstruo

¿Entre nuestros lectores hay alguna víctima de la tiranía gatuna? ¡No dudes en compartir tus historias y fotografías en los comentarios!

Compartir este artículo