Genial
Genial

12 Cosas asombrosas de diferentes países que no existen en ningún otro lugar del planeta

¿Qué pasaría si cada país pudiera nombrar el hecho más interesante sobre sí mismo? Podría ser, por ejemplo, un lugar único, una forma innovadora de resolver un problema, una ley ridícula o una linda tradición.

Genial.guru ha decido reflexionar sobre este tema y ha elegido 12 datos por los que los diferentes países realmente pueden estar orgullosos.

1. En Corea del Sur, los trabajadores de oficina pueden ir a la cárcel por decisión propia

Si estás cansado, no te gustan los colegas, tu jefe te tiene harto o simplemente estás bajo demasiado estrés, todos tus problemas pueden solucionarse fácilmente yendo a la cárcel. Este método es popular en Corea del Sur.

El servicio se llama “La prisión dentro de mí”. Después de pagar unos 150 mil wones (cerca de 146 USD), la persona es llevada a un edificio en las afueras de la ciudad y es puesta durante 24 horas en una pequeña celda solitaria pero cálida con una ventana. Sin teléfonos ni relojes, los “prisioneros” se ponen un uniforme azul y duermen en el suelo. Solo cuentan con un juego de té, una pluma y un cuaderno para anotar sus pensamientos.

Esta prisión brinda la oportunidad de tomar un descanso del mundo exterior, determinar las perspectivas futuras y tomar decisiones. Sin embargo, después de la “liberación”, todos los visitantes afirman una sola cosa: “Esa no es una prisión, la verdadera cárcel es el lugar al que volvemos”.

2. En la ciudad de Chichibu, en Japón, existe un museo llamado Chinsekikan (“Salón de las caras curiosas”), el cual alberga piedras que parecen rostros

Todo comenzó con un pasatiempo de Shozo Hayama, quien, durante 50 años, recolectó piedras que parecían caras. Seleccionaba solo las que habían sido creadas por la naturaleza y, como resultado, su colección incluye actualmente más de 1 700 “rostros” que se parecen a actores, músicos y simplemente a personajes graciosos. Y recién después de su muerte, se abrió un museo que se convirtió en uno de los lugares más populares de Japón.

Alguien puede decir: “Solo son unas piedras”, pero ninguno de los visitantes del museo dice eso. Se puede mirar cada una de ellas durante mucho tiempo, ya que se siente como si expresaran cierta emoción y contaran una historia. ¿Qué relato? Eso lo decides tú.

3. Existe una babosa gigante de color rosa intenso que solo se puede encontrar en un lugar de la Tierra

Solo se puede encontrar en un bosque aislado al pie de la montaña Kaputar, en Australia. El tamaño de estas babosas es, en promedio, de unos 20 cm. Por la noche, muchas veces se arrastran hasta las tierras agrícolas cercanas y se comen las verduras. Y con el inicio del día, se esconden debajo de las raíces o de las hojas caídas. Por cierto, en la misma zona viven unos caracoles gigantes caníbales. Bueno, qué esperabas, ¡es Australia!

4. Bután es el único país con un nivel negativo de emisiones de carbono

Bután es un pequeño reino entre la India y China. Su territorio está cubierto en un 60 % por bosques, cuya exportación se prohibió en 1999. Y la necesidad de electricidad del Estado se cubre solo por las centrales hidroeléctricas. En el país no hay empresas industriales, y el transporte a base de gasolina existe en cantidad mínima. ¿Sería posible para las naciones grandes acercarse a los indicadores del pequeño Bután?

5. En las peluquerías del Reino Unido existe una “silla silenciosa” para las personas que no quieren que les hablen durante el corte de pelo

No todos quieren mantener una conversación superficial durante una visita a la peluquería. Por lo tanto, en varios salones del Reino Unido se ha comenzado a implementar una “silla silenciosa” para aquellos que desean relajarse, escuchar música y hasta tomar una siesta durante los procedimientos con el cabello. Y si vas a un salón y te sientas en una silla así, nadie se va a ofender o pensará que eres poco simpático. Todo el mundo sabe que a veces uno necesita paz y tranquilidad.

6. En Suiza, el pueblo puede cambiar cualquier ley

La gente levanta las tarjetas que representan un voto a favor o en contra.

Los suecos no votan una vez cada 4 años, sino 4 veces al año, y hasta con más frecuencia. El hecho es que en ese país funciona un sistema de “democracia directa”. Es decir, la última palabra en la toma de cualquier decisión siempre es de la gente. Los ciudadanos tienen el derecho de ignorar al gobierno, cambiar las leyes, crear unas nuevas y cambiar a los gobernantes si así lo quiere la mayoría. Suena genial, pero este sistema fue evolucionando gradualmente durante casi 800 años.

7. En Francia existe un parque en donde, en lugar de limpiadores, trabajan cuervos

Los cuervos son unas de las aves más inteligentes. Para comprobarlo por ti mismo, visita el parque Puy du Fou, en la región de Vendée (Francia). Allí, a las aves se les enseñó a volar por el parque, a recoger la basura del césped y a llevarla a unos contenedores especiales. Ellas reciben cosas ricas por el trabajo realizado.

“El objetivo del proyecto no es solo limpiar el parque. Queremos mostrarle a la gente que la naturaleza misma puede enseñarnos cómo cuidar el medio ambiente”, dijo Nicolas de Villiers, el cuidador del parque.

8. En China existe una ciudad bazar

Yiwu es llamada también la “Ciudad de las mercancías”. Sucede que, en el mercado mayorista local, Yiwu International Trade City, puedes encontrar literalmente cualquier cosa. Allí, los 70 mil puestos de venta les ofrecen a los clientes productos de todo tipo, cuyo número total es incontable. Cualquier juguete de peluche que veas en la tienda más cercana está hecho precisamente en ese lugar.

Es un mercado tan grande que está dividido en secciones, y cada una parece un mundo aparte. Por ejemplo, existe el sector de juguetes, de gorros tejidos, de plantas de interior o de dispositivos electrónicos. Por lo general, la gente va allí para revisar un producto antes de ordenarlo, pero últimamente el mercado se ha vuelto popular que se ha convertido en una de las atracciones de China.

9. En Croacia hay un museo de relaciones rotas, al que puedes enviar las cosas de tu ex

El Museo de las relaciones rotas (Museum of broken relationships) te da la posibilidad de dejar de forma anónima los objetos que te recuerdan a tu ex en el lugar. Y luego convierte tu historia personal en una exposición. En 2006, solo era un proyecto de arte, y hoy, además del museo principal en Croacia, existen 45 exposiciones temporales en todo el mundo. Se mueve constantemente y organiza eventos en cada ciudad.

10. Una compañía de recolección de basura en Ámsterdam contrata a alcohólicos y a personas sin hogar, y les paga con cerveza

Uno podría pensar: ¿cómo es posible? ¡Estas personas necesitan ayuda y no que agraven su adicción! Pero los fundadores de la empresa piensan diferente. En los parques de Ámsterdam, en donde se han asentado las personas sin hogar y los alcohólicos, por la mañana se reparten artículos de limpieza, 2 latas de cerveza y cigarrillos. Y al final del día, si los limpiadores han trabajado bien, cada uno recibe 10 EUR. Se cree que este enfoque no solo ayuda a deshacerse de la basura, sino que también enseña a la gente a trabajar. Y, más tarde, a algunos hasta se los ayuda a encontrar un trabajo permanente.

11. Los padres finlandeses pasan más tiempo con sus hijos que las madres

Generalmente, los papás suelen estar más ocupados, por lo que pasan menos tiempo con sus hijos. Pero en Finlandia hay una serie de leyes que alientan a los padres a involucrarse más en la vida de los niños. Por ejemplo, la licencia parental del padre puede durar 9 semanas, con el 70 % del salario pago.

12. En Islandia existe una tradición: en la víspera de Navidad, todos intercambian libros, y luego pasan el resto de la noche leyéndolos en la cama y comiendo chocolate

La costumbre de regalar libros es tan popular que es la causa de jolabokaflod, o la “Inundación de Navidad” en las librerías del país. Según las estadísticas, Islandia publica más obras per cápita que cualquier otro país, y las vende durante la preparación de las fiestas. Además, es una de las naciones en donde más se lee en el mundo.

Los propios islandeses están muy orgullosos de sus autores, y un libro se considera un regalo realmente bueno y muy valioso (pero solo en papel). Después del intercambio de obsequios de la víspera de Navidad, es costumbre sentarse cómodamente en un sofá o en la cama a comer chocolate mientras se lee.

Compartir este artículo