14 Errores lamentables que pueden convertir unas vacaciones esperadas en un fracaso épico

Todos deseamos que lleguen las tan esperadas vacaciones. Además, a veces es posible salir de viaje solo una vez al año. Por lo tanto, cuando un viaje cuidadosamente planeado, en lugar de descanso, trae muchos problemas y dolores de cabeza, se vuelve especialmente decepcionante. Estos viajes se recuerdan durante mucho tiempo, pero no por los momentos alegres.

Genial.guru ha estudiado cuidadosamente las historias de los usuarios de la red, recordó sus propias experiencias y comprendió qué errores la gente comete con más frecuencia cuando se prepara para viajar y durante sus vacaciones. Ahora definitivamente podrás evitarlos.

1. Llevar el pasaporte y otros documentos a todas partes

No todos los países requieren que los viajeros lleven consigo sus pasaportes en todo momento. Por lo tanto, es mejor dejar este importante documento en la caja fuerte del hotel y guardar una copia en el bolso. La pérdida de un documento valioso puede eclipsar considerablemente unas vacaciones. Por cierto, es mejor hacer fotocopias de todos los documentos importantes con anticipación, incluidas las tarjetas bancarias, el seguro médico, los detalles de la reserva y la licencia de conducir, y guardarlos separados de los originales.

***

  • Por favor, no escondas tu pasaporte en rincones secretos de la habitación. La caja fuerte es un lugar lo suficientemente seguro para este documento. Uno de nuestros invitados decidió ir a lo seguro y escondió su pasaporte en algún lugar. Solo lo recordó cuando ya estaba en otro hotel. Tuvimos que hurgar en toda la habitación: el documento se encontró debajo del colchón de la cama (entre el fondo de rejilla y el bloque de madera contrachapada). Y luego enviamos el pasaporte por mensajería (por cierto, no todos los servicios postales aceptan tales documentos). Tampoco debes dejar tu pasaporte en la recepción. Algunos huéspedes hacen el check out apresuradamente y el personal del hotel tiene que correr detrás del autobús o de un automóvil para entregar el valioso documento.
  • Decidimos ir con mi esposa y unos amigos a un pub de Londres. Mi esposa colgó su bolso en la silla. Y cuando llegó el momento de irnos, descubrió que había desaparecido. Y allí, por cierto, tenía su pasaporte y todas las tarjetas de crédito. Lección número 1: gente, no cuelguen bolsas en el respaldo de las sillas, sin importar lo que digan las reglas de etiqueta. Lección número 2: no lleves todos tus documentos y pasaportes a todas partes, porque el reemplazo es costoso y problemático. Recordamos esas vacaciones por mucho tiempo. © Benton Holzwarth / Quora

2. No establecer un límite diario de retiros de efectivo en la tarjeta

Todo el mundo sabe que hay que avisar al banco si vas a viajar. Pero ni siquiera esto elimina por completo los posibles problemas. Es mejor establecer ciertos límites en los retiros de efectivo diarios. Al hacer esto, los viajeros pueden salvarse de gastos innecesarios y de las acciones de personas sin escrúpulos. Es recomendable llevar una tarjeta de débito para el viaje, no una tarjeta de crédito. Esto facilitará el seguimiento de todas las transacciones.

***

  • Una amiga estaba de vacaciones en el mar. Fue a tomar sol a la playa y volvió a su habitación recién por la noche. Y allí encontró un mensaje del banco, que decía que se habían retirado alrededor de 1000 USD de su tarjeta.

3. Confiar completamente en el 4G y en los mapas en línea

En la era de la tecnología moderna, todavía hay rincones de la Tierra donde Internet es de difícil acceso y, por lo tanto, la utilidad de las aplicaciones del teléfono será limitada. Por otra parte, el dispositivo en sí se puede descargar. Por lo tanto, siempre hay que tener a mano un mapa de papel. Además, eso le da al viaje un toque romántico a la antigua. Y luego puedes decorar el mapa con fotografías y colgarlo como recuerdo en la pared.

***

  • En Sicilia, mi marido y yo nos adentramos con el coche en la zona más remota. Todo el día viajamos por diferentes pueblos, ya estaba oscureciendo, los teléfonos móviles se descargaron. No teníamos ni idea de a dónde teníamos que ir. Y lo más importante es que no había ni una sola ciudad o pueblo en los alrededores. Menos mal que en el auto alquilado había un mapa de papel. A duras penas logramos comprender dónde nos habíamos metido y luego viajamos a casa durante otras 4 horas.
  • Lleva un buen mapa contigo. Las versiones en papel son a veces mejores que las electrónicas. Y no tengas miedo de pedirles consejo a los lugareños. Sue Cook / Quora

4. Reservar el alojamiento a último momento

Es verdad que muchos hoteles bajan las tarifas de las habitaciones en el último momento para ocupar los cuartos vacíos. Pero no deberías confiar en eso. Primero, el personal puede perder accidentalmente dicha reserva. Y en segundo lugar, no habrá tiempo para contactarse con el hotel y aclarar todos los detalles importantes. A veces, en la ciudad donde los turistas planean descansar, puede tener lugar un gran evento y entonces no tiene sentido esperar una oferta especial.

***

  • Una vez tuvimos que pasar la noche con los niños en el auto solo porque me preocupé tarde por la reserva de una habitación de hotel. Y al día siguiente apenas pudimos conseguir una habitación en el hotel más caro. Simplemente no había otras habitaciones disponibles en esa pequeña ciudad. © Kathryn Wyant / Quora

5. Llevar cosas caras de vacaciones

Por supuesto que, incluso durante las vacaciones, dan muchas ganas de lucir algo nuevo o de salir a cenar con tus pendientes favoritos. Pero es mejor no llevar las cosas que más te gustan de vacaciones. Luego de escapar del ajetreo del trabajo, las personas a menudo se relajan y las posibilidades de olvidar o perder algo aumentan muchas veces. Todos los días se envían artículos a las oficinas de objetos perdidos de los hoteles. Y luego tienes que ponerte en contacto con el personal y pedirles que te envíen tu objeto favorito.

***

  • Unos amigos fueron a celebrar su luna de miel a Chipre. Y al tercer día, la joven, jugando en las olas, perdió su anillo de compromiso. Registraron toda la playa en busca del objeto perdido, bucearon durante dos horas, pero el preciado anillo nunca fue encontrado. La joven estaba muy disgustada.

6. No averiguar con antelación qué días festivos se celebran en el país al que vas

Por supuesto que todo el mundo ya sabe que planificar unas vacaciones en temporada alta o durante las fiestas conocidas es una tarea ingrata. Pero, además de las festividades globales, también hay “días libres” locales. Es importante informarte con anticipación sobre ellos: no afectan el costo de los pasajes aéreos, pero los precios del alojamiento y de otros servicios se disparan durante esos días.

***

  • Los viajeros a veces olvidan que, además del Año Nuevo común, en Asia también celebran el Año Nuevo según el calendario lunar. Por lo general, durante estos días todos los hoteles están repletos, los boletos de avión, de autobús y de tren están agotados y los precios son simplemente exorbitantes. Una amiga se quedó varada en esa fecha en un pueblo pequeño y casi pierde su vuelo de regreso. Tuvo que pedir un taxi por mucho dinero, porque no había boletos para autobuses ni trenes.

7. No comunicarse con el hotel después de hacer la reserva

Parecería que hoy en día es fácil reservar un hotel en cualquier parte del mundo. Basta con presionar un botón, obtener la confirmación del sitio y esperar tranquilamente el tan ansiado descanso. Pero en realidad, esto no es del todo cierto. Si el hotel no tiene prisa por contactar a los futuros huéspedes y no responde a las solicitudes, es una señal de alarma de que hay que escribir al servicio de soporte del sitio donde se hizo la reserva. Porque el hotel puede perder una reserva o directamente estar cerrado por razones técnicas.

***

  • Una amiga reservó una habitación de hotel en Booking.com. El pago se tenía que efectuar a la llegada. El hotel no respondió a sus preguntas, pero esto no la alarmó particularmente. Sin embargo, el hecho de que el hotel estuviera cerrado por reformas y se hubiera olvidado de notificárselo a sus residentes sí la sumió en un profundo estupor. Tuvo que deambular por la ciudad con varias maletas por la noche, en busca de otro lugar donde vivir.
  • Recuerdo el día que mi esposa y yo llegamos a Plovdiv. Había reservado una habitación en un hostal acogedor con un patio y una terraza. Llegamos, pero no había ningún hostal allí. Solo estaban las paredes y una inscripción en la valla: “En remodelación”. Llamamos al dueño y él dijo: “Oh, sí, sí, ese está cerrado, pero tenemos otro hostal en la otra punta de Bulgaria, podemos hospedarlos allí, ¡con descuento!”. Fue un viaje “mágico”. © Hs3618 / Pikabu

8. Desactivar la tarjeta SIM y no revisar el correo electrónico

Todo el mundo sabe que para ahorrar dinero es mejor comprar una tarjeta SIM local. Al mismo tiempo, a veces los viajeros desactivan su número “original”. Esto no es muy razonable; después de todo, es el que se indica como medio de comunicación en caso de emergencia con el banco y al reservar un hotel y boletos de avión. Cuando estamos de vacaciones, hay que descansar, pero no hay que relajarse por completo. Por la misma razón, es mejor revisar el correo electrónico al menos una vez al día. Si hay algún cambio en el horario del vuelo, la compañía te enviará allí la información actualizada.

***

  • Estábamos disfrutando de nuestros últimos días de descanso junto al mar. Estábamos tumbados en la playa: había olas frente a mis ojos y paz en mi cabeza. De repente, algo me hizo revisar mi correo electrónico. Lo abrí y ahí había una sorpresa inesperada. Resultó que la aerolínea había cancelado nuestro vuelo de regreso y estaba sugiriendo otras posibles fechas de vuelo. Tuve que salir urgentemente del estado de felicidad y volver a programar los días restantes.

9. No comprar boletos de tren en ambas direcciones

Si planeas viajar en tren durante tus vacaciones, es mejor comprar inmediatamente los boletos de ida y de vuelta. Tendrás que seguir un horario más estricto, pero estos boletos suelen ser más baratos. Además, es posible que simplemente no haya suficientes asientos para el tren deseado en el camino de regreso. Y entonces tendrás que buscar otras formas de volver. Y estas otras opciones pueden costar mucho más.

***

  • Estábamos descansando con toda la familia en Francia. Fuimos a ver París por un día. Deambulamos por la ciudad todo el día y por la noche fuimos a admirar la Torre Eiffel. Todo fue genial, excepto por un detalle lamentable: cuando llegamos a la estación para regresar al pueblo, nos enteramos de que no había más trenes en esa dirección. Tuvimos que tomar un taxi y pagar 100 euros. Además, el conductor avanzaba penosamente como un caracol. © Hiram Silva / Quora

10. Confiar en el personal del hotel para todo

Los trabajadores concienzudos siempre estarán felices de ayudar a los huéspedes. Pero también son propensos a cometer errores y equivocaciones. Por lo tanto, en algunos puntos importantes no hay que depender únicamente de su ayuda. Si necesitas levantarte temprano por la mañana para no llegar tarde a una excursión o un vuelo, no alcanza con avisar en la recepción, también es conveniente programar un par de despertadores. Será más seguro de esta manera.

***

  • Teníamos que salir hacia el aeropuerto a las 3 de la mañana. Lo dijimos en la recepción, pero, al parecer, la chica del turno diurno se olvidó de pasarle la información al trabajador del turno noche. Como resultado, casi perdimos el avión.

11. No traducir tus restricciones dietéticas al idioma local

No en todas partes del mundo las personas comprenden claramente qué son las alergias alimentarias. Si el viajero sigue una dieta especial, no debe confiar en el conocimiento de los residentes locales acerca de los idiomas extranjeros. Es mejor traducir esta información al idioma local (preferiblemente con la ayuda de una persona, no de un traductor automático) y enumerar todos los productos que están en la lista prohibida.

***

  • Si eres alérgico a algún producto, por favor, ten cuidado. Por ejemplo, digamos que no puedes comer nueces. Asegúrate de informar al camarero y al chef que esto se aplica a todos los productos que contengan este ingrediente. Por ejemplo, el aceite o la pasta de nueces. © Sandra Bard / Quora

12. No averiguar los detalles sobre la playa

El hecho de que el mar no esté lejos del hotel es suficiente para muchos viajeros. Pero nadie averigua particularmente cuán agradable, cómodo y seguro será nadar en él. Cerca de las grandes ciudades costeras, el agua puede estar bastante sucia y, por lo general, no se recomienda chapotear allí. En otros lugares, unas criaturas poco amistosas pueden habitar en el fondo. Y algunos complejos están más diseñados para los deportes acuáticos que para las vacaciones en la playa.

***

  • Estaba de vacaciones en el mar. Corrí directo hacia las olas, como en la infancia. Y enseguida pisé un erizo de mar. Este error me costó una visita al hospital local. Y durante los 3 días restantes, estuve cojeando tristemente. © Andrew Winslow / Quora

13. Confiar en la información sobre la distancia del mar indicada en el sitio web del agregador

A menudo, los hoteles indican la distancia al mar o a la playa en línea recta. En realidad, entre el hotel y las suaves olas puede haber senderos, vías de tren y otros obstáculos. Entonces, los preciados 900 metros se convierten en 40 minutos de agotadora caminata bajo el sol. Por lo tanto, vale la pena estudiar detenidamente los mapas antes de hacer las reservas. Otro punto: el hotel en sí se puede ubicar en un cabo. Por lo cual, de camino a la playa, los vacacionistas también tendrán que enfrentar un vertiginoso descenso sobre el que nadie les había advertido.

***

  • Reservamos una habitación de hotel junto al mar. Y no prestamos atención al hecho de que el sitio no tenía una foto de las vistas de la playa desde el hotel. Como resultado, el mar estaba a 50 metros de distancia, tal y como informaba el hotel. Pero, al mismo tiempo, esa distancia incluía unos 600 escalones. Regresamos de esas vacaciones extremadamente delgados y fuertes.

14. No familiarizarse con el horario local

Los habitantes de los distintos países viven de acuerdo con su propio horario, que puede ser muy diferente de aquel al que están acostumbrados los vacacionistas. En algunos lugares la vida empieza a hervir a las 6 de la mañana, pero se calma a la hora del almuerzo. En otras ciudades, es difícil encontrar un café abierto donde poder desayunar antes de las 10. Para no deambular atormentado por el hambre en una ciudad desierta, y no toparse con tiendas cerradas, vale la pena familiarizarse con el horario de la población local con anticipación.

***

  • Cuando estábamos descansando en Tiflis por primera vez, decidimos levantarnos temprano para poder ver más lugares de interés. Fuimos a las 8 de la mañana en busca de un restaurante para desayunar. Una hora más tarde, habíamos caminado por toda la ciudad vieja, absolutamente vacía, y habíamos encontrado un montón de lugares bellos. Pero no encontramos nada de comida. Todos los cafés abrían a las 10. Enojados y hambrientos, decidimos no volver a atormentarnos con despertares tempranos.

¿Qué errores arruinaron irremediablemente tus vacaciones alguna vez?

Imagen de portada Depositphotos.com
Compartir este artículo