Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Peculiaridades de la vida en Noruega que dejan boquiabiertos a los foráneos

10-57
200k

Noruega es considerado un país rico y bonito, pero costoso para vivir. Esto es verdad: en general, las cosas allí cuestan un 55 % más que en otros países de Europa. Los sueldos permiten mantener un nivel de vida decente, y la productividad es elevada, pese a contar con una semana laboral corta. Los habitantes saben trabajar, descansar y disfrutar de la vida.

En Genial.guru analizamos videos y publicaciones de internautas que se mudaron a vivir a Noruega o nacieron y se criaron en ese país para descubrir más datos interesantes sobre la nación. Algunas de sus notas sobre la cultura del país se convirtieron en todo un descubrimiento para nuestra redacción.

  • La sociedad está construida sobre la base de la confianza total. En Noruega puedes “rentar” una casa para el fin de semana de manera gratuita, y se espera que simplemente le devuelvas las llaves al propietario después de haberte alojado en ella.

  • La compra conjunta de muebles es un paso importante en una relación. El concepto de “intimidad” entre los noruegos es diferente que en el resto del mundo. Allí, un paso clave en la pareja pasa por una visita a IKEA para comprar muebles para la convivencia.

  • Se considera una ofensa si alguien paga por ti. Esto se aplica tanto a las mujeres como a los hombres: todos prefieren tener independencia, y ese gesto puede no ser percibido de manera adecuada.

  • Los noruegos aprecian mucho el espacio personal. Son introvertidos y no les gusta hablar por hablar. Para ello es algo normal ocupar dos asientos en un autobús, darse media vuelta y mirar por la ventana mientras escuchan música. Nunca te sientes al lado de un noruego en un autobús porque pensará que algo va mal contigo. La única excepción a esta regla no escrita es si uno de cada dos asientos emparejados ya está ocupado.

  • Los habitantes locales expresan sus sentimientos de manera moderada. Dado que las personas en este país valoran mucho el espacio personal, puede parecer que son gente fría. Los escandinavos expresan la amistad y la compasión, por ejemplo, dándote una palmadita en la espalda: para ellos, con ese gesto es más que suficiente.

Una situación habitual viajando en el transporte público: los viajeros se apiñarán en el pasillo, pero nadie se sentará junto a un desconocido.

  • Recibir atención médica cuesta mucho. Antes de emprender un viaje a Noruega, no importa si vas de visita o por negocios, acude al dentista para una revisión y, si hace falta, realízate los tratamientos en tu país de origen. Los servicios de odontología son muy caros.

  • No podrás acudir a una farmacia y comprar un medicamento que necesites. Sin receta médica, solo es posible adquirir algún analgésico sencillo y nada más. La mayoría de los escandinavos, incluidos los médicos, están convencidos de que nueve de cada diez problemas relacionados con la salud se resuelven con la ayuda de tres cosas: ejercicios físicos, aceite de pescado y paracetamol o ibuprofeno.

  • No es tan sencillo llamar a una ambulancia. Si algo te duele, no tienen por qué atenderte en el mismo día. Debes concertar una cita con un médico, y pueden concedértela para 2-3 semanas más tarde. Para solicitar una ambulancia debes estar “casi muerto”: tiene que ocurrir algo muy grave.

  • Dentro de la ciudad hay carreteras de pago. Por ejemplo, para ir a otro vecindario de compras o al trabajo debes pagar el paso por la vía. El precio es bajo, pero para aquellos que se mueven mucho, estos gastos puntuales pueden convertirse poco a poco en una cantidad significativa.

  • Los noruegos se preocupan por cuidar el medio ambiente. En Oslo se encuentran numerosos vehículos eléctricos, y cada vez son más las personas que cambian sus autos por este tipo de transporte. Dado que la energía de las centrales hidroeléctricas se utiliza como suministro principal, este modo de desplazamiento es el más ecológico posible.

  • Noruega tiene una jornada laboral corta. Suele durar desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde, o también de 9:00 a 16:30. No superan las 7,5 horas diarias, es decir 37,5 horas semanales. Las vacaciones duran 5 semanas.

  • El rostro de la foto para el currículum debe lucir jovial. Se recomienda que el candidato presente una sonrisa en la foto para que el empleador inmediatamente sienta ganas de llamarlo para una entrevista de trabajo. En Noruega no suele adjuntarse al CV una foto seria, como las de los pasaportes.

  • Las vacaciones siempre se pagan en junio. No importa en qué mes el empleado disfrute de las vacaciones, no importa en cuántas partes la divida, esta paga solo puede obtenerse en junio. El resto de meses, el trabajador recibirá su salario normal.

  • El trabajo a mano es muy valorado. Todo lo que se hace manualmente se paga con generosidad. Esto puede incluir cosas artesanas y también el trabajo de especialistas en el sector de servicios: reformas, mantenimiento de automóviles y tareas de ese tipo.

  • Los noruegos adoran los ambientes acogedores. Aprovechan cada oportunidad para crearlos a su alrededor. Esto se aplica tanto a la decoración del hogar como a los espacios públicos. Los fines de semana prefieren ir a las montañas y alojarse en casas sin agua ni electricidad. En Noruega decoran las paradas de transporte público como se ve en la siguiente imagen.

  • En Noruega, los productos son caros. Sí, el salario medio en este país ronda los 4 000 EUR al mes. Un mesero gana alrededor de 2 000; un fontanero, cerca de 3 500; un contable, en torno a los 5 600 EUR. Pero, al mismo tiempo, el precio de los alimentos para una familia de 3 personas puede aproximarse a los 180 EUR por semana.

  • El enfoque de los habitantes locales en cuestiones de ahorro es bastante inusual. Un noruego no se molestará en pedir un descuento al comprar una vivienda, pero estará dispuesto a conducir unos cientos de kilómetros a la vecina Suecia para comprar una botella de vino, puesto que allí costará entre 5 y 6 USD más barata.

  • Las botellas de plástico se devuelven a cambio de dinero. Las tiendas están preparadas para formalizar su retorno. En el envase se especifica cuánto dinero podrán devolverte por este. Tras su uso, la gente lleva la botella, una máquina lee el código de barras e imprime un boleto con el valor de la devolución. Por regla general, este se resta en la siguiente compra como un vale de descuento. Este dinero también puede donarse a organizaciones benéficas. Según datos de la ONU, allí se recicla hasta el 97 % de las botellas de plástico. La experiencia de Noruega en esta cuestión es una de las más eficaces del mundo.

  • Las mujeres tratan de dar a luz en fechas concretas. “Cuando planifican tener un bebé, los noruegos no consultan el horóscopo. Tratarán de hacer que nazca antes del 1 de septiembre para obtener plaza en el kínder. Mi compañera de trabajo incluso pasó por varios tratamientos de acupuntura para que el niño naciera un poco antes de la fecha prevista”, escribió en su blog Froginthefjord.

  • Los niños son tratados con mucho cariño. La licencia de maternidad está establecida en nueve meses, con un máximo de un año. Luego, el niño va al kínder. La primera semana, uno de los padres (o ambos, si es posible) acude con el pequeño y lo deja por un corto período de tiempo. Este va incrementándose hasta alcanzar el día completo. La adaptación se lleva a cabo sin estrés, los educadores les enseñan a las mamás y a los papás a despedirse de su hijo de una manera adecuada para que este no se sienta mal en su ausencia. En todos los kínder, el suelo es radiante y cálido.

  • En los kínder, rara vez se sirve comida caliente. En estos centros educativos escandinavos, los alimentos calentados se sirven una vez por semana, por ejemplo, los viernes. Para los que provienen de otros países, esta norma puede parecer bastante extraña.

Un kínder noruego.

“Comida en nuestro kínder. Cada día, un trabajador de la cocina (en nuestro caso, se llama Eva) pone una mesa así de larga en la que los niños pueden elegir los alimentos a su gusto. Son emparedados. ¡No te asustes! Una vez a la semana se sirven comidas calientes. Aquí, todos los niños se ven saludables, bien alimentados y no pasa nada malo, a pesar de que no se les sirve un primer plato, un segundo, bebida y postre 3 veces al día”.

  • Con cualquier clima, los niños pasean mucho afuera. Una madre, con el apodo Tachplanet, contó en su canal de YouTube: “Un niño sentado en un charco y regando a otro con su cubo es algo normal, ya que ambos llevan puesta ropa impermeable y todos están felices”.

  • Alimentar a los niños pequeños con comida rápida se considera normal. Según la versión de una mujer que se mudó a Noruega y ha vivido allí durante 10 años, muchas madres en ese país se sienten disgustadas con la lactancia materna tras pasar el primer año. Para ellas, McDonald’s es un lugar perfecto para darles de comer a los pequeños.

  • Los niños duermen afuera pese al frío. Los escandinavos tienen un hábito bastante controvertido: dejar a los bebés en las carriolas para que duerman una siesta en el exterior. Lo hacen incluso cuando las temperaturas están por debajo de cero. Algunas madres noruegas están convencidas de que, de esta forma, el niño se acostumbrará al frío y su cuerpo resistirá mejor a diferentes virus. Esta tradición no se sustenta en una base científica que confirme la utilidad de dicha práctica.

    Una mujer llamada Sarah, quien se mudó a Noruega, contó cómo se topó por primera vez con esta costumbre en una reunión de madres de recién nacidos: “Pregunté dónde estaban nuestros hijos. Una de las mujeres señaló a la puerta del patio y dijo: ‘Todos duermen afuera’. Hacía −5° C en la calle y nevaba. Me impactó por completo: ¿en qué estaban pensando? Pero resulta que aquí es una práctica totalmente normal. Al niño lo envuelven en una manta de lana y lo dejan así pese al frío. No lo he probado con mi hija todavía. Es poco probable que mi esposo aprecie este experimento si vuelvo a casa con la niña luciendo carámbanos colgando de su nariz”.

  • Tradicionalmente, los niños se van a dormir no más tarde de las 19:00 horas. “Los pequeños deben acostarse a las siete de la tarde, o antes. Y deberían cenar a las cinco. ¿Cómo es posible volver del trabajo a las 16:30 y tener tiempo para preparar carne con verduras o palitos de pescado para las 17:00? Absolutamente imposible. Y ¿por qué los niños tienen que ir a dormir tan temprano? La mayoría de los padres a los que les formulé la pregunta no pudieron darme una respuesta concreta”, escribió en su blog Froginthefjord, quien vive y cría a su hijo en Noruega.

¿Qué tomarías prestado del estilo de vida de los noruegos y qué te resulta extraño de este país? Según tu opinión, ¿qué cosas de la cultura noruega son totalmente imposibles de combinar con nuestro estilo de vida? Cuéntanos en los comentarios.

Imagen de portada Sarah / wordpress
10-57
200k