Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Pequeños detalles sobre Canadá que seguramente nunca se te habrían ocurrido

Sobre Canadá se escriben muchas cosas interesantes. Pero, por alguna razón, se omiten ciertos detalles. Por ejemplo, cómo viven los canadienses, cómo se comportan, en dónde reciben tratamientos, cómo descansan y qué es lo que comen. Si todas estas dudas te parecen interesantes, entonces juntos podemos aprender más sobre esta enorme nación.

Mi nombre es Natalia, vivo en Toronto desde hace 15 años, y con gusto compartiré con los lectores de Genial.guru mis observaciones sobre cómo funciona la vida en Canadá.

Estilo de vida

  • Muchas de las personas que viven un largo tiempo en un país extranjero sienten que nunca se convertirán en los “suyos” ni serán parte del entorno local. En Canadá, esto no es así, y esa es su gran ventaja. Aquí llegan personas de muchos lugares y todos son inmigrantes. En general, a la gente le da igual cuánto tiempo llevas viviendo en el territorio, ya sean 2 meses o 20 años.
  • Aquí nadie tiene prisa. Cuando llegué, pensé que a los canadienses se les había proporcionado una vida de 200 años y por eso se comportaban de tal manera, como si no tuvieran apuro por ir a ningún lado. ¿Documentos urgentes en tres días? ¡Oh, por Dios, eso nunca! Espera unas cuantas semanas o, mejor aún, un par de meses. ¿Ir a una ecografía la siguiente semana en el horario que mejor te convenga? Si tu vida, de acuerdo con los doctores, no corre peligro, entonces puedes esperar de 6 a 10 meses. ¿Por qué tanta prisa?
  • Las casas en barrios residenciales a las afueras de las ciudades no se construyen de ladrillos y concreto, sino de placas de madera y lana mineral. A pesar de que Canadá es un país enorme y hay suficiente espacio para todos, las edificaciones se construyen muy cerca la una de la otra. Así, una de las ventanas de la sala tranquilamente puede “mirar” hacia la pared de la casa de al lado, la cual se encuentra a dos metros.
  • Algunos son particularmente afortunados: siempre existe el riesgo de comprar una casa con una parcela en cuyo territorio vive una familia de zorrillos. Eso te da la oportunidad de hacer nuevos vecinos.
  • Si repentinamente dejan de funcionar los semáforos por algún tipo de desastre natural, en las carreteras se produce un horrible tráfico. Pero no porque todos quieran atravesar primero, sino porque todos insistentemente se ceden el paso los unos a los otros.
  • Aquí, el concepto de distancia se mide de una manera un poco diferente a lo habitual. Antes, cuando iba de viaje a la ciudad vecina decía: “Está a 50 kilómetros”. Ahora digo: “Está a 30 minutos manejando”. El supermercado está a 5-10 minutos en vehículo. Nadie va a pie porque, para llegar, tienes que caminar de 15 a 20 minutos o hasta más. Y lo mismo de regreso. Por eso, prácticamente todas las familias tienen 1 o 2 autos.
  • En las tiendas se pueden devolver casi todos los productos. Por supuesto, excepto la comida. Una gran cantidad de supermercados reciben artículos de regreso sin ningún problema, incluso si los compraste hace un mes, medio año o un año atrás. Y las personas sacan provecho de eso. Por ejemplo, se puede comprar una pequeña tetera o una plancha para un corto viaje y, después, sin dar una explicación, devolverla. Muchas personas hacen esto, pero la mayoría se acostumbra a los productos comprados y no quiere deshacerse de ellos.
  • Trabajar en la administración pública es muy rentable e incluso un privilegio. Eso no solo te da un buen salario, sino también muchos bonos. Y no nos olvidemos de una jubilación digna. Sin embargo, debido al hecho de que en Canadá hay dos idiomas oficiales, inglés y francés, los que desean trabajar como funcionarios tienen que poseer un perfecto dominio de las dos lenguas.
  • Al llegar al país, muchos inmigrantes consiguen trabajo en restaurantes o supermercados. Lamentablemente, esto es una necesidad, ya que hasta que no valides tus estudios o estudies una nueva carrera necesitas vivir de algo. Es frecuente que un miembro de la pareja estudie y el otro trabaje, y después al revés. Esta es una excelente variante para no morir de hambre y, al mismo tiempo, mejorar el idioma. Pero tiene una desventaja: si entras a trabajar a algún lugar en donde haya muchos chinos o indios, entonces probablemente hablarás con alguno de los dos acentos mencionados.
  • Incluso si validas tus estudios, no esperes que inmediatamente te ofrezcan una propuesta laboral. Buscar un trabajo de acuerdo con tu especialidad te puede tomar más de un mes. Los empleadores no se apresuran y pueden responder a tu currículum después de medio año.
  • Canadá es un país tolerante. Por ejemplo, en los últimos años, la tolerancia hacia los diferentes credos religiosos ha alcanzado un gran nivel.

Medicina

  • La medicina en Canadá es estatal. Las otras variantes están excluidas. No puedes acudir por voluntad propia con un especialista privado el día que quieras, simplemente porque no lo hay. Al principio tienes que acudir con el doctor familiar y recibir un diagnóstico. Además, tu problema debe de ser realmente serio para que te envíen a estudios adicionales.
  • Una fiebre de 40 grados no se considera algo extraordinario. No, no necesitas llamar a la ambulancia, nadie llegará. Lo que tienes que hacer es ir al médico familiar por cuenta propia, ya que el doctor no irá hasta tu casa.
  • Si el doctor te envía a hacer análisis, prepárate para esperar los resultados por un largo tiempo, aproximadamente un mes. Sin embargo, vivir aquí un largo tiempo me ha permitido hacer una interesante conclusión: si todo está relativamente en orden y nada pone en peligro tu vida, entonces puedes esperar. Pero si hay alguna amenaza, te llamarán a lo largo de unos cuantos días y te agendarán una consulta con el doctor. Por eso, si durante la primera semana no recibiste una llamada, puedes relajarte: tu vida no corre peligro.
  • Si tu vida está en riesgo, entonces rápidamente acudirán a tu rescate. Inmediatamente llegará una ambulancia y te llevará con la sirena encendida hasta la mesa de operaciones. Por todo esto no tendrás que pagar ni un solo centavo.
  • Las mujeres que desean convertirse en madres necesariamente tienen que encontrar un doctor para que lleve la revisión de su embarazo. Durante el período de gestación te realizarán un par de ultrasonidos, pero tendrás que pedir cita con unos cuantos meses de anticipación.
  • Y no tengas en cuenta que, después del parto, pasarás en la clínica un par de días. Si todo sale bien, entonces te enviarán a casa después de unas cuantas horas: no hay que ocupar lugar en vano. Al día siguiente te visitará una enfermera para verificar que todo esté en orden.
  • La licencia por maternidad se ha extendido recientemente de 1 a 1,5 años. Y eso es genial, debido a que las guarderías tienen ciertas desventajas. En general no son públicas, únicamente existen privadas, y su precio es similar al de una renta mensual de un departamento de 1 a 2 recámaras. Por eso, la posibilidad de pasar medio año con tu hijo en casa no solo representa una alegría para la familia, sino también una buena excusa para ahorrar.

Transporte

  • De la periferia de las grandes ciudades (en donde frecuentemente vive una gran cantidad de personas) al centro de la ciudad es mejor viajar en metro. Pero, para llegar a la estación, tienes que ir en automóvil o autobús (recuerda las grandes distancias). Siempre puedes dejar el auto en ese lugar, ya que al lado hay muchos aparcamientos.
  • Todos andan en automóviles. Únicamente aquellas personas que viven en el centro de grandes ciudades no tienen prisa por adquirir un vehículo ya que, en general, se tiene que buscar en dónde estacionarlo, y hay pocos lugares, lo que significa que son costosos. Por eso, las personas que viven en el centro prefieren moverse en metro, tranvía o autobús.
  • El metro de Toronto no se parece a las instalaciones lujosas e impresionantes de otros países. Para los canadienses, lo principal es el sentido práctico, y no la belleza. Además, no es tan profundo, y, cuando está más alejado del centro de la ciudad, va sobre la superficie.

Comida

  • Canadá no tiene problemas con las frutas y verduras. Lo único que te puede asustar son los gigantescos tamaños de esos productos. Por ejemplo, no encontrarás fresas de 2 a 3 centímetros. Generalmente, eso no es un problema, pero su aspecto físico me atemoriza un poco.
  • Aquí todo se vende en enormes envases. No puedes comprar un litro de leche, ya que, como mínimo, puedes adquirir dos. No se pueden comprar 200 gramos de crema, ya que el envase más pequeño es de 500. Por supuesto, en las tiendas pequeñas se puede encontrar algunos productos de menores porciones, pero son excepciones.
  • “Cosechar” es una actividad muy popular en Canadá que consiste en ir a una granja y llenar cajas con fresas, manzanas, pimientos o uvas. Lo más probable es que allí puedas conseguir algo que se parezca a frutas y verduras naturales.
  • Probablemente hayas escuchado que, en este país, se produce un vino especial con uvas un poco congeladas, el cual se llama ice wine: “vino de hielo”. Ahora, si piensas que tal bebida se vende en todos lados y todos los canadienses disfrutan a diario de este milagro de la naturaleza, te equivocas. Muy pocos lo han probado, ya que es muy costoso.
  • Por lo general, los aficionados al tema hacen su propio vino: visitan viñedos durante la temporada, compran cajas de uvas y se dedican a la viticultura durante un par de meses. Pero después, durante todo el año, saborean su producto sin prisa. Lo mismo sucede con la cerveza: las personas solo van a las tiendas, y compran barriles y un iniciador de fermentación. Posteriormente esperan a que la bebida madure.
  • Si vas por un camino rural y ves al lado una caja con manzanas y tomates, y, cerca de ella, una báscula, significa que puedes detenerte, pesar la cantidad necesaria, dejar el dinero por el producto y seguir tu camino. El granjero no te atenderá personalmente, debes hacer todo tú mismo. Incluso nadie sospecharía y podrías irte sin pagar el producto. Pero se trata de un gesto tan bonito que es imposible irse sin pagar.

Naturaleza

  • La naturaleza de Canadá es tan impresionante que el principal tipo de descanso es ir de acampada al lago o a las montañas, juntarse con una gran compañía, alquilar una cabaña en el bosque y vivir allí durante unos días, disfrutando de paseos por la zona.
  • ¿En dónde se puede nadar en verano si no vives cerca del mar? ¡En el río o en un lago! Es bien sabido que Ontario es la provincia de los lagos. Por eso, allí hay una multitud de playas a donde asiste gente especialmente para tomar Sol y nadar.
  • Ver gansos cruzando la calle es bastante habitual. Es normal encontrarse con un pato y sus crías atravesando la carretera de forma tranquila, mientras todos los autos esperan pacientemente hasta que la última cría cruce.
  • Si tienes una casa privada con tu propio jardín, es probable que, durante los meses más cálidos del año, desayunes o cenes en la calle. Pero recuerda: ¡en ningún caso debes dejar la comida afuera! En cuanto oscurezca, en tu patio aparecerán bonitos y salvajes mapaches. Comerán todo, desde platos hasta envases, y los esparcirán por todo el jardín. En la mañana tendrás mucho trabajo para hacer. En realidad, solo necesitas dejar comida afuera una vez, y después nunca te olvidarás de esta pequeña regla.
  • En Canadá, los mapaches se pueden comparar con perros y gatos callejeros. Ellos atrapan todo lo que encuentran a su paso, pero, al mismo tiempo, son muy tiernos. Además, son curiosos. A veces les gusta mirar por las ventanas. Para ellos debe ser como ir al cine.
  • Encuentras muchas ardillas por todos lados. Pero no tienen la imagen que solemos pensar: no son pelirrojas ni peludas. Aquí son negras, y parecen ratas. En general, son muy insolentes, y nadie las quiere.
  • Las tamias son demasiado simpáticas, incluso puedes atraer su atención en el parque con ayuda de unas nueces. En realidad, se parecen a Chip y Dale, si comprendes a lo que me refiero.
  • Las cataratas del Niágara son impresionantes. Es verdad que siempre hay un montón de personas en ese sitio. Sin embargo, es posible acercarse a la valla. Solo ten en cuenta que, si el viento sopla hacia tu lado, te mojarás instantáneamente. Y, si va hacia el otro, entonces te dará un poco de frío.
  • Además, los canadienses presumen el hecho de que la parte más espectacular de las cataratas del Niágara se encuentra en su frontera. Desde el lado de Estados Unidos también se pueden ver, pero son menos impresionantes. Para ver al Niagara en todo su esplendor, los estadounidenses tienen que cruzar la frontera por un puente e ir hacia el lado canadiense.

Esperamos que estos datos te hayan resultado interesantes. Nos encantaría leer algunas peculiaridades curiosas sobre el país en donde vives, así que, ¡te esperamos en la sección de comentarios!