10 Pasatiempos escandalosos del pasado que eran tan comunes como andar en bici

Curiosidades
hace 11 meses

A lo largo de la historia, las personas han encontrado maneras ingeniosas de entretenerse y disfrutar su tiempo libre. Desde los simples juegos de mesa hasta los deportes extremos, se han convertido en hobbies comunes. Sin embargo, en el pasado, algunos de estos pasatiempos podrían parecer un tanto extravagantes, ya que implicaban actividades extrañas que hoy en día podrían resultar poco divertidas o difíciles de comprender.

1. Visitas a la morgue en París del siglo XIX

En 1886, en París, una noticia en el periódico provocó que los ciudadanos acudieran rápidamente a la morgue. Según informó el medio de comunicación, una niña había fallecido debido a un simple moretón en la mano. Esto despertó la curiosidad de los parisinos, quienes decidieron que debían ir a ver el cuerpo. Este suceso generó una multitud abrumadora en el lugar.

Es importante destacar que, a finales del siglo XIX, visitar la morgue como entretenimiento se había convertido en una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad.

2. Fiestas de “desenvolvimiento” de momias en la época victoriana

En la Inglaterra victoriana, se llevaban a cabo unas fiestas extrañas y tenebrosas en las que el momento estelar de la noche era “desenvolver” una momia. Por más inusual que parezca, en el siglo XIX, la élite, fascinada por el Antiguo Egipto, no se conformaba con visitar el museo, sino que organizaba estos eventos.

Solo las personas consideradas importantes recibían invitaciones a estas fiestas, que se convertían en un verdadero espectáculo, con la presencia de la momia. Con el paso del tiempo, no está claro por qué se perdió el interés en estas celebraciones o por qué se llegó a comprender que se trataba de una parte de la historia.

3. Fútbol en masa durante la Edad Media

Se cree que el fútbol, tal como lo conocemos hoy en día, se originó a partir de un deporte practicado en la época medieval, en el que participaban numerosas personas de dos pueblos diferentes y se utilizaba un balón hecho de piel de cerdo. El objetivo era similar: marcar goles, aunque en este caso se hacía usando las manos, y tres goles equivalían a un punto.

Debido a la gran cantidad de participantes, este deporte solía ser bastante salvaje e incluso se producían ocasionalmente tragedias mortales, por lo que la única regla establecida era no quitarle la vida al oponente. Actualmente, el fútbol medieval todavía se juega en el Reino Unido, y el evento puede durar dos días completos.

4. En la era victoriana las personas se hacían fotos “sin cabeza”

Durante el siglo XIX, en la época victoriana, las personas desarrollaron una fascinación por lo macabro y la muerte. Esto los llevó a experimentar con formas peculiares de retratarse, como elegir fotografías en las que parecían no tener cabeza.

Estas fotografías desafiaban las habilidades de los fotógrafos, quienes tenían que emplear diversos trucos para lograr el efecto de fotomontaje, así como combinar técnicas de impresión de manera creativa.

5. Manzanas flotantes

Quizá hayamos visto este extraño juego en alguna película ambientada en la época medieval. Se trata de un juego real en el que se recolectaban manzanas de la cosecha y se les asignaban nombres de hombres del pueblo. Luego, estas manzanas se colocaban en un balde lleno de agua. Las mujeres de la aldea, a su vez, intentaban atrapar las manzanas con la boca, teniendo tres oportunidades para lograrlo.

Si una mujer conseguía atrapar una manzana, obtenía una cita con el hombre cuyo nombre estaba en la manzana.

6. Socializar en los cementerios

En la Edad Media, la muerte no se separaba de la vida cotidiana, pues la religión señalaba que al morir les esperaba una vida mejor que en la tierra. Así que las personas no se alejaban de este suceso y tomaban el cementerio como un lugar para convivir. Ahí se juntaban a jugar, platicar, compartir alimentos y bebidas.

7. Hacer caras bobas

No se sabe exactamente cuándo surgió esta actividad que hasta hoy en día se practica, algunos señalan que fue en 1267, y otros que es una antigua tradición de 1852. Sea cual sea el caso, se trata de un deporte en el que los participantes distorsionan su rostro para hacer la cara más extraña posible.

Este concurso mundial se realiza una vez al año en Egremont, una localidad de Cumbria, en Inglaterra.

8. Justas en el agua

Todavía en la actualidad se llevan a cabo competiciones de justas acuáticas, en las cuales embarcaciones de madera albergan a entre ocho y diez personas equipadas con escudos de 70 centímetros de altura y lanzas de 2.8 metros de longitud para desafiar a sus oponentes. Esta actividad se remonta a la antigüedad, a la época medieval.

En ese entonces, solo la nobleza en Inglaterra tenía el privilegio de participar, pero los nobles de menor rango también comenzaron a emularlos. Incluso durante el reinado de Ricardo III, los caballeros ingleses se enfundaban en armaduras completas mientras navegaban en los botes.

9. Patearse las espinillas

El juego consta, tal como su nombre lo indica, en patear a un oponente en las espinillas, mientras se toman de los hombros y el ganador es quien logre tirar al otro al suelo. Esta actividad, que aún se practica en Reino Unido e incluso hay un campeonato mundial, tiene sus orígenes cerca de 1612, cuando se sostuvo la primera competición de este estilo.

10. Hacer picnics para ver batallas

Durante la Primera Batalla de Bull Run, que tuvo lugar el 21 de julio de 1861, tanto hombres como mujeres, e incluso según informes, algunos niños, se congregaron en una especie de picnic, llevando comida y hasta canastas, para presenciar el enfrentamiento. También se dice que hubo algunas emprendedoras que acudieron a vender pasteles y alimentos a la “multitud” reunida.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas