10 Veces en que la reina Isabel II rompió las reglas y por qué lo hizo

Famosos
hace 2 años

Cuando un miembro de la familia real británica hace algo fuera de la norma, los medios realizan un escándalo sobre eso y las interpretaciones no se hacen esperar: ¿es por rebeldía? ¿Fue un error? De todas maneras, a los royals de vez en cuando se les “chispotea” alguna regla, pero no son los únicos, ya que la Reina ¡también tiene sus deslices!

¿No lo crees? Pues Genial.guru te cuenta algunas ocasiones en que Su Majestad dejó de lado los protocolos y las tradiciones.

1. Le hizo una reverencia a Lady Di

Las reverencias no son estrictamente necesarias cuando se conoce a la Reina o a algún miembro de la familia real; sin embargo, mucha gente lo sigue haciendo para mostrar respeto. Incluso los miembros de la familia lo hacen entre ellos cuando se encuentran frente a alguien que lo antecede en la línea sucesoria.

Aunque no es necesario que la Reina realice este gesto, ya que es la máxima exponente de la corona, en el funeral de la princesa Diana, inclinó su cabeza cuando el ataúd pasó frente a ella, en señal de respeto.

2. Dejó que su hijo asistiera a una escuela normal

Si has visto la serie The Crown, seguramente has notado las diferencias entre la educación que tuvo la princesa y luego reina Isabel en comparación con la de su hijo mayor Carlos. Es que ni ella ni su hermana, la princesa Margarita, asistieron a la escuela, sino que fueron educadas en casa por tutores, como tradicionalmente se hacía en las familias adineradas y en la realeza.

Pero tanto ella como el duque de Edimburgo decidieron que su hijo fuera a una escuela como el resto de los niños, por lo que el príncipe transitó su recorrido estudiantil en diferentes instituciones e incluso se graduó en la Universidad de Cambridge. Desde entonces, todos los miembros de la familia real han pasado por al menos un establecimiento educativo.

3. Actuó junto a James Bond

No es muy común ver a la monarca en producciones de entretenimiento, pero en 2012, y con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres, se hizo un lugar en su apretada agenda para aparecer en el corto de la apertura del evento. En el video se muestra junto al actor Daniel Craig, quien interpreta a James Bond. A su majestad le encantó la idea cuando se lo propusieron.

4. Invitó a Meghan al festejo de Navidad cuando aún no era un miembro oficial de la familia

La tradición de la familia real es pasar las fiestas navideñas en la residencia Sandringham House. La Reina celebra esta fecha junto a su círculo más íntimo intercambiando regalos y asistiendo a misa, entre otras tradiciones.

Pero en 2017 hubo una excepción a la regla, ya que la abuela de Harry invitóMeghan Markle a la celebración, cuando ella aún no era oficialmente parte de la familia, ya que se había comprometido con el príncipe un mes antes.

5. Permitió que Harry y Meghan tuvieran un casamiento religioso, aunque no les correspondía

El segundo hijo del príncipe Carlos no fue el primer royal en enamorarse de una persona divorciada, ya que el rey Eduardo VIII y la princesa Margarita tuvieron intenciones de casarse con personas que anteriormente habían tenido otro matrimonio; sin embargo, las reglas se lo impidieron. La razón es que la Iglesia de Inglaterra no permitía este tipo de enlace si la expareja aún estaba con vida, y como los reyes y las reinas son la cabeza de la Iglesia, tenían que dar el ejemplo.

Afortunadamente para Harry y Meghan, la regla se flexibilizó un poco y, solo en casos excepcionales, la Iglesia acepta este tipo de uniones, aunque algunos obispos pueden negarse a realizarla. Pero ser nieto de la Reina tiene sus beneficios, ya que Isabel realizó una carta de consentimiento para que la unión se llevara a cabo.

6. Aceptó un regalo de una desconocida

Darle un regalo a un miembro de la familia real no es tan sencillo como aceptarlo, sino que hay reglas dependiendo del contenido y de quien lo entrega. Así que si alguna vez conoces a la Reina o a alguien de su familia, puedes darles regalos, aunque por protocolo es posible que los rechacen.

Sin embargo, la influencer Laura Ann-Barr fue afortunada, ya que sorprendentemente la monarca aceptó un ramo de flores cuando la conoció en 2019, a pesar de la negativa de su equipo de seguridad: “Me informaron que, lamentablemente, no se detendría a aceptarlo, ya que no lo permite el protocolo y, si tengo suerte, su dama de honor podría aceptarlo en su nombre. ¡Creo que se sorprendieron mucho cuando sucedió!”, dijo en una entrevista.

7. Le dio a Diana un funeral de la realeza

Tras divorciarse del príncipe Carlos en 1996, Diana dejó de ser un miembro de la familia real, pero no dejó de ser la Princesa del pueblo. Originalmente, no le correspondía tener un funeral monárquico, pero debido a la admiración y al cariño que la gente tenía hacia ella, la Reina decidió brindarle un servicio como a cualquiera de sus familiares.

8. Tuvo un parto privado

El nacimiento del heredero no es solo un momento importante en la vida de los padres y de la familia, sino que también significa la llegada del futuro rey o reina. Por eso mismo, históricamente, los secretarios e incluso el arzobispo de Canterbury asistían al parto para verificar que no sucediera nada que pusiera en duda la legitimidad del bebé.

Pero esa tradición se terminó con el nacimiento del príncipe Carlos en 1948, ya que su abuelo, el rey Jorge VI, decidió que había que modernizarse en ese tema, por lo que no permitió que su hija estuviera rodeada de extraños durante su parto. Aunque no fue ella quien rompió esta regla, fue la primera en gozar de su beneficio.

9. Salió a las calles como una persona más

Cuando la Segunda Guerra Mundial acabó, la entonces princesa Isabel tenía 19 años y, como cualquier otro joven, salió a festejar en las calles de Londres. Portando su uniforme del Servicio Territorial Auxiliar para camuflarse entre los demás, la Princesa, junto a su hermana Margarita y su prima Margaret Rhodes, dejó el Palacio de Buckingham para mezclarse con la multitud.

Rhodes admitió que, pasando por alto la seguridad y los protocolos, la futura monarca bailó la conga. “Fue un gran escape para las chicas. [...] No creo que alguna vez hubieran salido y caminado con un millón de personas más. Fue una gran libertad: la libertad de ser una persona común por primera vez”.

10. Cambió el rumbo de la sucesión al trono

Como si ser la monarca más longeva de la historia no fuera suficiente para destacarse, Isabel II cambió el rumbo del futuro de la corona. En 2013 promulgó The Succession to the Crown Act, en el que eliminaba la superioridad masculina sobre la femenina en la línea de sucesión, como dictaba el Act of Settlement de 1701.

Es decir, dictaminó que ninguna mujer que hubiera nacido después del 28 de octubre de 2011 iría detrás de sus hermanos menores en la línea sucesoria.

¿Y tú has roto alguna tradición?

Comentarios

Recibir notificaciones

En la situación 10 me parece maravilloso que rompiera las reglas

-
-
Responder

Lecturas relacionadas