11 Cosas absolutamente normales por las que un adulto no necesita excusarse

Crianza
hace 3 años

La sociedad moderna parece lo suficientemente libre solo a primera vista. En realidad, al igual que hace 100 años, a las personas no les gustan aquellos que se destacan del resto. “Junta gatos en el sótano, mejor hubiera dado a luz”, “Usa un abrigo de piel, pero viaja en autobús”, “Solo sirve para hacer reír a la gente”, “Alguien va a limpiar su casa. Vaya, se hace la aristócrata”. Por supuesto, puedes simplemente no prestar atención a lo que dice tu vecino y a cómo los pasajeros del autobús se ríen a tus espaldas, pero ser objeto de burlas seguirá siendo desagradable.

Mi nombre es María, y recopilé una lista de cosas bastante comunes por las que todavía nos llegan reproches a mis seres queridos y a mí. Decidí contarles a los lectores de Genial.guru por qué no me avergüenzo de vivir así.

Un teléfono inteligente en manos de una mamá

Se cree que una buena madre debe seguir a su hijo en el patio de juegos como un gato a un ratón y no pasar el rato con su teléfono inteligente. Yo estoy lejos de ser ideal, y a menudo me distraigo con mi celular mientras mi pequeño juega con sus amigos. Probablemente debería estar avergonzada, pero no. Porque, en primer lugar, un niño de 5 años no necesita tanta atención como un bebé de un año, y, en segundo, porque una madre moderna tiene cientos de razones importantes para navegar por Internet.

Si me escriben por trabajo, respondo. Inmediatamente, la maestra informa en el chat de padres que el día siguiente hay que llevar una manualidad hecha con materiales naturales (muy “a tiempo”, ahora vamos a buscar conos de pinos), y el mensajero de una tienda en línea informa que la entrega se realizará en una hora, lo que significa que debemos darnos prisa.

Tengo que elegir y pedir los regalos de Navidad para todos, recordar pagar los impuestos, registrar al niño en una clínica y pedir una cita con un logopeda. En la mayoría de las familias, es la mujer quien resuelve todos estos problemas. Y muy a menudo usando el teléfono. Entonces, ¿por qué una madre con un celular en sus manos causa tanta ira entre quienes la ven?

Ropa bonita para el hogar

Muchas personas están acostumbradas a vestirse bien para los desconocidos de la calle y andar por la casa en cualquier cosa, ya que solo las ven sus seres más cercanos. Desde la infancia, veía a mi madre en bata, y durante muchos años, mi guardarropa casero consistió en camisetas desteñidas y pantalones estirados. Por supuesto que es cómodo: no pasa nada si uno se ensucia al cocinar. Pero la forma en que nos vemos deja mucho que desear: no te dan ganas ni de mirarte en el espejo.

En la primavera comencé a trabajar de forma remota y ahora paso el 90 % de mi tiempo entre las 4 paredes del departamento. Mi esposo y mi hijo (y yo misma) usualmente me veían con la ropa del día a día. Estrangulé a mi tacaña interior y pedí unos cómodos y bonitos atuendos para el hogar. Mi mamá vino de visita y se indignó: “Pero son nuevos, ¿no te da lástima usarlos en casa?”. Ni una gota. Prefiero prescindir de comprar un vestido “para salir” que volver a ponerme unos pantalones deportivos estirados.

Corte de pelo / coloración en un salón caro

Hace poco me encontré con una vecina: se veía hermosa, sus ojos brillaban, parecía 10 años más joven. No entendí de inmediato qué pasaba, y luego me di cuenta: un nuevo corte de cabello y un color de pelo inusual convirtieron a Anna con una cola de caballo eterna en una Anna atrevida. Resultó que ella se hizo un regalo por su cumpleaños número 40 y fue al estilista más popular de nuestra ciudad. Corte de pelo, coloración en varios tonos, peinado... Pagó 150 USD, pero valió la pena.

Anna me contó cómo sus seres queridos reaccionaron a esos cambios. En la fiesta de cumpleaños, los invitados elogiaron y admiraron su apariencia hasta que descubrieron de quién era el trabajo y cuánto había costado la transformación. “A mí me corta el pelo Gladis por 2 USD, ¡y no pasa nada!”, dijo la suegra frunciendo los labios. La cuñada agregó: “El cabello es fácil de teñir en casa”. “¡Puedes vivir con ese dinero durante todo un mes!”, se lamentó la tía María.

Anna dijo que por un segundo incluso se sintió avergonzada de su despilfarro, pero luego pasó frente a un espejo, vio su reflejo allí y se dio cuenta: esa era su fiesta, su dinero, su cabello y su vida. Y a veces puedes darte un capricho... una vez cada 40 años definitivamente deberías. Porque nada hace a una mujer más bonita que una sonrisa feliz y la conciencia de su propia belleza.

Protección de los derechos propios

“Pero ¿por qué te importa?”, escucho a menudo de mis amigos y conocidos. Y solo quiero vivir en un ambiente confortable que, si no me equivoco, está garantizado por ley. Por eso llevo conmigo un rollo de bolsas de celofán para los amantes de los perros y les pido insistentemente que limpien los desechos de sus mascotas. Y exijo en la tienda que me cobren la mercancía al costo indicado en la etiqueta de precio, y no 2 veces más cara, como suelen hacer en la caja. Y tengo derecho a hacerlo.

Cuando un jefe, con el que no se suele discutir, te obliga habitualmente a quedarte hasta tarde en el trabajo o trabajar los fines de semana (sin pago extra, claro), no considero necesario aguantarlo. Está robándome mi tiempo. “Así te quedarás sin empleo. Podrías guardar silencio”, susurran los colegas. Pero el trabajo no proviene de la palabra “esclavitud”, ¿verdad?

Prefiero ser considerada una empleada conflictiva y molesta sin pelos en la lengua que recibir regularmente cantos de alabanzas y ser cargada de trabajo ajeno porque “soy una gran trabajadora”. Tengo derecho al descanso, a las calles limpias, a los descuentos que promete una promoción. Y planeo aprovechar esas oportunidades, respetando también mis propias responsabilidades.

Calzado de calidad

Hace 2 años me compré unas botas de invierno con piel natural por 140 USD. En ese entonces, mis ganancias mensuales eran de 400 USD menos impuestos, así que tuve que ahorrar para comprarlas. Me arrepentí de haber respondido honestamente a la pregunta de las madres en el patio de juegos sobre dónde y a cuánto conseguí tanta belleza. Las mujeres simplemente resoplaron ante mi extravagancia, diciendo que era perfectamente factible pasar el invierno con unas botas comunes. ¿Para qué gastar tanto dinero?

Pero a mis más de 30 años, ya me di cuenta de que unos zapatos de alta calidad no son tirar dinero por el desagüe, sino cuidar la salud. Durante estos 2 años, en mis botas caras, pero lo más importante, abrigadas, nunca me caí ni me resfrié, lo que significa que ahorré mucho dinero en medicamentos, y cuidé mi espalda y mis articulaciones.

Limpieza de casa por encargo

Cuando era pequeña, todos los sábados comenzaban con la limpieza de la casa, así que odiaba el sexto día de la semana con todo mi corazón. Luego viví sola durante mucho tiempo y ponía las cosas en orden “según mi estado de ánimo”, sin importar cuán raramente me nacieran las ganas de hacerlo. Después de casarme, un sentimiento de culpa comenzó a atormentarme por el hecho de que no era precisamente una gran ama de casa: no me subía a los armarios en busca de polvo y llegaba al candelabro con un trapo no más de una vez al año.

Y una vez escupí sobre todas las convenciones, llamé a un servicio de limpieza y me fui de casa por unas 4 horas. Regresé y me quedé atónita: el departamento brillaba de limpieza, y dos hadas de la pureza sonreían amablemente al ver mi reacción. No me dio lástima pagar ese dinero en absoluto: yo no podría haber limpiado todo de esa manera ni siquiera por una suma 3 veces mayor. Ahora tengo una limpieza general una vez al mes.

En un primer momento, mi marido trató de objetar: “¿Acaso no tienes manos? ¿No eres capaz de poner las cosas en orden tú misma? En cambio, mi madre...”. Pero cuando vio el resultado, se dio cuenta de que valía la pena. No le decimos nada a mi suegra: puedo predecir su reacción sin poderes psíquicos, porque ella “crio a tres niños y se las arreglaba para ocuparse de todo”.

Cosas que “no corresponden por el estatus”

Para ser honesta, antes también me daban risa las personas que vivían más allá de sus medios comprando un nuevo iPhone a crédito o gastando todo su salario en una noche en un restaurante de moda, para luego comer fideos durante 30 días. Pero con la edad me di cuenta de algo: una persona debe tener sueños y definitivamente debe intentar cumplirlos, sin importar cuán ridículos parezcan desde fuera.

Mi excolega deseaba un abrigo de visón. Soñaba con él mucho más a menudo que con un príncipe azul sobre un caballo blanco. Ahorró durante mucho tiempo y compró su codiciado accesorio de piel. E iba a trabajar en un autobús en él, porque no sabía conducir un automóvil, podría quedar fácilmente en quiebra por viajar todos los días en taxi, y 3 paradas en un transporte público no era nada grave. Todos se burlaban diciendo que era ridículo limpiar los asientos de los autobuses con piel, pero ella estaba sinceramente feliz. Y no era un alarde, era un sueño cumplido.

Boda demasiado simple / lujosa

Parecería que solo los novios deben decidir la mejor manera de celebrar el día de su unión matrimonial, pero no: no se puede complacer a las malas lenguas. Mi esposo y yo no queríamos una ceremonia grande, por lo que invitamos solo a 12 personas cercanas, incluidos nuestros padres, y quedamos satisfechos. Los primos y los primos segundos siguen siendo sarcásticos sobre el hecho de que fuimos los “tacaños de la boda” y de vez en cuando nos lo recuerdan.

El mejor amigo de mi marido, por el contrario, tuvo una gran fiesta, según las mejores tradiciones. Incluso solicitó un préstamo para eso. Pero ahora se burlan de él por “haber festejado durante 3 días y tener que pagar durante 3 años”. En lo que respecta a una boda, es realmente difícil complacer a la opinión pública, por lo que lo mejor es ni siquiera intentarlo, siguiendo únicamente tus propios deseos.

Muchos niños / sin niños

Si hay algo más polémico que una boda es el tema de la paternidad. Nuestros amigos, un matrimonio, no quieren ser padres. Están bien siendo solo ellos dos. “¡Egoístas, solo piensan en ustedes mismos!”, les reprochaban sus mamás y papás. Estaban ansiosos por tener nietos, pero mis amigos no planeaban dárselos. Estaban tan hartos de esos reproches que simplemente inventaron una esterilidad inexistente. Ahora todos sienten lástima por ellos. Pero al menos ya no les exigen nada.

Al mismo tiempo, tener más de 3 hijos también es un motivo constante de chismes. “¿En qué piensan? ¿Acaso no saben nada sobre los métodos anticonceptivos?”. Incluso si las familias numerosas viven en prosperidad y no requieren ningún beneficio del gobierno, de todos modos, muchos las miran con sospecha: 7 niños en el siglo XXI es algo anormal. Deberían tener dos o tres, como todos los demás. Y más te vale que sean de sexo diferente; de lo contrario, seguramente escucharás: “¿Y el niño/la niña para cuándo?”.

Renuencia a recibir invitados

Una vez, cuando mi esposo y yo vivíamos en un departamento de un ambiente, una tía me llamó con una solicitud inusual. Dijo que su hija y su yerno planeaban venir a nuestra ciudad por una semana y querían quedarse en nuestra casa. Le dije que no. No solo porque vi a mi prima no más de un par de veces en toda mi vida y nunca fuimos cercanas, sino porque simplemente odio recibir invitados.

Sí, no soy una anfitriona hospitalaria, y muchas veces me culparon de ello aquellos que esperaban de mí una invitación para tomar el té o para una cena festiva. Mi casa es mi fortaleza, cuya entrada está abierta solo para los más cercanos; a ellos siempre estoy feliz de verlos. Para todos los demás hay muchas oportunidades de reunirnos en un territorio neutral, sin cruzar las fronteras de nadie.

Indiferencia a los estándares de belleza

Los ideales de la belleza femenina cambian de forma constante, pero cada segundo se nos dice obsesivamente qué es “normal” hoy en día y qué no. La talla de la ropa debe ser un estándar; si es menor, entonces eres “piel y huesos”, y si es mayor, “es hora de hacer dieta”. Si vas al gimnasio, lo que debes ejercitar es el trasero: los bíceps son para los hombres. El cabello largo es femenino; un “erizo” en la cabeza es horrible, y las canas: “Oh, qué horror”. Y tienes que usar vestidos. Y tacones. Y es deseable combinarlos.

Solía ​​tener muchas faldas y zapatos en mi armario. Ahora, en su mayoría se compone de vaqueros y zapatillas, incluso en verano. Estoy cómoda así. Mi mamá suspira, diciendo que antes solía ser una niña, que ahora no se entiende qué soy. Pero yo me siento femenina con absolutamente cualquier ropa, porque para mí es un estado interior. ¿Y para ti?

¿Qué cosas completamente normales te reprochan tus familiares o incluso personas desconocidas?

Comentarios

Recibir notificaciones

El tema de no tener hijos es algo que hace que los adultos se sientan mal ante la sociedad. Debería derribarse ese pensamiento

-
-
Responder

Totalmente de acuerdo... el mundo hace con que no sintamos culpables por cosas que ... dale... nada que ver excusarse por comprar zapatos de calidad, ir a un buen salón. Gracias por el texto Genial.

-
-
Responder

Lecturas relacionadas