15 Historias que demuestran que trabajar con el público requiere una barra libre de té de manzanilla

Historias
Hace 1 semana

Los que trabajan a menudo con gente saben que siempre hay que estar alerta, si no, los clientes harán algo raro. Pero a veces no se pueden evitar las situaciones divertidas. Los héroes de nuestra selección están acostumbrados desde hace tiempo a todo tipo de rarezas de otras personas, pero incluso ellos pueden sorprenderse.

  • Trabajo de farmacéutico. Un joven de aspecto muy inteligente entra en nuestra farmacia, me tiende su teléfono móvil y me dice: "Mi madre le explicará lo que necesita". Descuelgo el teléfono, escucho la lista de medicamentos y los recojo en una bolsa. Al final de la lista hay una petición: "Y algo para los piojos, por favor". Pregunto: "¿Para un niño o un adulto, una embarazada o da igual?". Me responden: "Para el niño que ha venido a verte". Durante el resto del día me rasqué como loco, como si el que tenía piojos fuera yo. © Overheard / VK
  • Una vez nos encargaron una pizza. Le pregunté a la chica a qué dirección había que llevarla. Ella no me lo dijo. Le pregunté: "¿Pero dónde llevarla entonces?". Ella insistió: "No sé mi dirección". Le repetí que no podía entregar la comida sin una dirección. La chica se cabreó y dijo que pediría en otro sitio. © Tru-***** / Reddit
  • La semana pasada, en una tienda de animales, vi un anuncio sobre un pequeño tanque de tiburones: "¡Queridos clientes! El tiburón está vivo. Se llama Lucía. Solo tiene un año. Se vende. Come peces pequeños, carne, camarones. No es de plástico ni de mármol, está vivo. ¡No tocar ni acariciarlo!". El último mensaje me sorprendió un poco. Me dirijo al vendedor y le pregunto: "¿Alguien ha intentado acariciar a un tiburón?". Me mira con tristeza y me dice: "No sabes cuántas veces. Y no eran niños". © Cámara 6 / VK
  • Trabajo en servicio al cliente de un operador de telefonía móvil. A primera hora de la mañana, se oye la voz de una mujer joven a través del teléfono, y me dice en un susurro: "Jovencita, por favor, ayúdeme. Ahora voy a decir un número, y usted me dice cómo se llama el propietario, porque está a punto de despertarse, y no sé cómo dirigirme a él". © Oído / Ideer
  • Una vez una señora mayor se desmayó en nuestro restaurante. Fue algo grave, porque vino la ambulancia y empezó a atenderla en el mismo pasillo. Por culpa de eso yo me retrasé unos 20 minutos con el pedido para llevar. Este hombre vio perfectamente lo que pasaba, y luego, cuando por fin pudo recoger la comida, empezó a decir que la comida estaba templada y que le había arruinado la vida porque se me había olvidado poner salsa. Asombrado por la gente. © the_halfblood_waste / Reddit
  • Una clienta de unos 50 años se apuntó a unas extensiones de uñas. Llegó y desde la puerta me dijo: "No tengo dinero, se lo transferiré después de comer". Le dije: "No, yo no trabajo con deudas". Ya mentalmente me despedí de ella, pero llamó a alguien a quien se lo pidió prestado. Empezamos, llevando una comunicación normal y corriente. Y de repente al final me dijo: "Oh, te transferiré un poco menos, porque no me queda dinero para el bus, te mandaré el resto después del almuerzo". Pienso, vale, de todas formas he terminado. No me transfirió nada más, por supuesto. © EVIL MANICURE MASTER / VK
  • El médico jefe nos dejaba que le enviáramos a él los pacientes especialmente inadecuados. Había muchos casos diferentes, pero él siempre ayudaba a solucionar las cosas. Una vez vino a verme una señora con cara de remilgo e inmediatamente, sin presentarse, me dijo: "Usted no es médico, tiene aquí un completo desastre y, en general, iré a quejarme de usted al jefe. ¿Dónde está?". Y cuál fue su sorpresa cuando escuchó: "En la habitación 27 del segundo piso. El siguiente, por favor, pase". La siguiente paciente se dirigió triunfante a su silla. © ANGRY MEDIC / VK
  • Trabajo como pediatra. Una madre vino a verme con un niño de tres años. Lo examino y le pido a un estudiante en prácticas que rellene los papeles. De repente, la mujer echa un vistazo a la letra del estudiante y empieza a escandalizarse: "¿De verdad eres médico? ¡Tu letra es bonita! Te habrás comprado el diploma!". Y yo no me perdí y le dije: "No tiene diploma. Todavía está estudiando. No se preocupe, hasta que se convierta en médico, ¡su letra empeorará!". © Ward 6 / VK
  • Mamá trabaja como profesora de primaria. Llega un día después de una reunión de padres y profesores con los ojos cuadrados. El tema: dos niños se mearon en los pantalones y no pidieron ir al baño. Resultó que algunos niños no saben desabrocharse los pantalones por sí mismos. Los padres dieron un ultimátum a mi madre y le exigieron que, o bien llevara a los niños al baño y les ayudara con los pantalones, o bien permitiera que los niños fueran al colegio con pantalones con goma elástica. De lo contrario, se quejarían. © Overheard / VK
  • Una señora nos encargó pollo para llevar. Y puso la bolsa justo debajo del aire acondicionado del coche. Se sorprendió mucho de que la comida estuviera fría. Nos llamó y se enfadó. El jefe decidió darle uno nuevo gratis. La señora volvió, le dimos un pollo nuevo. Ella lo toma, lo tira por la ventana y se va. © insert-bacon-emoji / Reddit
  • Una vez, una cliente me pidió que cortara una cortina. Le pregunté de qué tamaño tenía que ser. Resultó que su cortina era originalmente más corta que la longitud solicitada. Así que la clienta se volvió loca cuando se enteró de que yo no podía hacer la cortina más larga. © LatishaASpray / Reddit
  • Yo trabajaba en la administración de la universidad. Un día me llamó una mujer para decirme que su hija tenía algún problema con su cuenta de correo electrónico. Busqué y rebusqué, pero no pude encontrar a su hija entre los estudiantes. Lo intenté todo: nombre, número de identificación de estudiante, pero no estaba. La señora empezó a gritar que yo era un inútil. Y entonces resultó que tenía dos hijas. Y llamó a la universidad equivocada. © Princess_Piggie / Reddit
  • Una amiga trabaja como maquilladora. Una bloguera local acudió a ella para una sesión de maquillaje y pidió que se lo hiciera gratis a cambio de publicidad en su página. Acordaron el trueque. En el proceso la chica se quejaba de todo: el color no era el que quería, tenía calor, se tardaba muchi. Hacia el final se puso a llorar, diciendo que sus cejas eran horribles, que las borrara, que dibujara unas nuevas. Tuvo que rehacerlo todo urgentemente. Y la guinda del pastel fue cuando mi amiga por la noche entró en su página y vio que estaba hablando mal de ella. Pero con su maquillaje gratis estuvo grabando contenidos durante todo el día. Desde ese momento, mi amiga tiene prohibido trabajar a trueque.
  • Trabajo como ginecóloga. El otro día vino una mujer con una ecografía que yo había hecho. Me dijo que la había encontrado en un taxi y que ahora quería devolvérsela a la feliz futura mamá. Le dije: "No, así no puede ser, es un secreto médico, se lo pasaré yo misma". Y entonces me confesó que había encontrado la foto en el coche de su esposo y quería saber con certeza si la engañaba o no. Quería decirle que era el segundo hijo de su marido con otra mujer, y cada vez venían juntos, pero no le dije nada porque no tengo derecho a hacerlo". © Overheard / VK
  • Una amiga trabajaba en el servicio de asistencia del banco. Se ocupaba principalmente de cuestiones relacionadas con las tarjetas de crédito. Llamó una vez un chico diciendo que su tarjeta de crédito no funcionaba. Mi amiga lo comprobó y respondió que había agotado el límite de retiros el mes pasado. Se quedó muy sorprendido: "Eso fue el mes pasado. ¿No me darán la misma cantidad este mes?". © _eviehalboro / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas