12 Prendas de vestir del pasado, cuyo verdadero propósito no es fácil de adivinar

Curiosidades
Hace 4 semanas

Hoy en día, muchos atuendos y accesorios que la gente usaba hace cientos de años solo provocan asombro. Las mangas largas de los vestidos medievales pueden parecer imprácticas, y los gorros de dormir que adoraban los victorianos, incómodos. Pero estas y otras prendas del pasado tenían un propósito especial, aunque no es tan fácil para una persona moderna adivinarlo.

1. Himatión

El himatión era una capa que usaban las personas en la Antigua Grecia. Para las mujeres, no era solo una prenda exterior cómoda. Las damas se envolvían en la capa de cabeza a pies para ocultar la vergüenza o las emociones abrumadoras.

2. Escarpe

El escarpe era un calzado que formaba parte de la armadura de los caballeros. Estas botas estaban deliberadamente hechas de varias tiras estrechas de metal: con tal diseño, los pies de los caballeros estaban más seguros en los estribos.

3. Mi-parti

En las pinturas medievales, es posible ver a personas con ropa dividida verticalmente en mitades de dos colores diferentes. Estos atuendos se llaman mi-parti. Tal colorido era una característica distintiva de la ropa de los sirvientes. Inicialmente, los colores podían determinar el rango del sirviente, y luego comenzaron a indicar en qué familia en particular trabajaba la persona.

4. Brial

En la Edad Media, muchas mujeres (y a veces hombres) llevaban una prenda llamada “brial”, una de sus características distintivas eran las mangas muy largas. Parecen poco prácticas, pero ese era el punto: con tal ropa, la gente mostraba que era lo suficientemente adinerada como para no hacer ningún trabajo.

5. Gorra de lana

En 1571, se aprobó una ley en Inglaterra dirigida a apoyar a los fabricantes de gorras de lana. Requería que todos los ciudadanos mayores de 6 años usaran estos sombreros. La ley fue derogada en 1597, pero la costumbre de usar tales gorras permaneció entre los residentes.

6. Cuello ruff

El voluminoso cuello ruff se convirtió en un elemento importante de la moda tudoriana entre los ricos. No solo complementaba los atuendos, sino que también tenía un valor práctico: se usaba el ruff para no tener que preocuparse por lavar. La ropa no se ensuciaba en el escote, y el propio cuello se podía quitar y lavar por separado del jubón o vestido.

7. Ropa con mangas gigot

Los vestidos con voluminosas mangas gigot cumplían dos funciones importantes. Al igual que el brial medieval, mostraban que una mujer con tal atuendo era incapaz de llevar a cabo cualquier trabajo, ya que ni siquiera podía levantar los brazos. Además, gracias a las voluminosas mangas, el escote y la falda abultada, la cintura de la mujer parecía más estrecha.

8. Perchera

La perchera era una inserción en el pecho con cuello que los hombres usaban con esmoquin y trajes de negocios en la segunda mitad del siglo XIX. En esa época, los hombres de negocios tenían que usar trajes todos los días, pero a menudo no tenían suficiente dinero para lavar camisas regularmente. Las percheras vinieron al rescate: eran más fáciles y baratas de lavar que las camisas completas. Las percheras incluso se comparan con el maquillaje, ya que también ayudaban a ocultar imperfecciones.

9. Gorro de noche

Durante la era victoriana, todas las mujeres, niños y ancianos usaban gorros de noche. A principios del siglo XX, habían pasado de moda y se convirtieron en un signo de falta de gusto, pero hacia 1910, las mujeres comenzaron a usarlos nuevamente e incluso los utilizaban para varios trucos de vida.

Un gorro nocturno de seda ayudaba a darle brillo al cabello. Además, con tal gorro, el cabello no se enredaba por la noche, por lo que a las mujeres les resultaba mucho más fácil peinarse por la mañana. También aparecieron gorros perfumados especiales, gracias a los cuales el cabello olía agradable.

10. Poncho

El poncho era una prenda tradicional para muchos pueblos. Con él, algunas personas no solo se mantenían calientes, sino que también enfatizaban su estatus en la sociedad. Por ejemplo, entre el pueblo mapuche, un patrón romboidal escalonado estaba asociado con el poder. Por lo tanto, solo los ancianos y líderes podían usar ponchos con tal patrón en ceremonias importantes.

11. Chaparreras

Los atentos observadores de las películas podrían haber notado que en el viejo oeste, los vaqueros llevan encima de los pantalones unas perneras adicionales con flecos, unidas por un cinturón. Esta prenda de vestir se llama chaparreras.

No se usaban por estética, sino por protección de las piernas, ya que al cabalgar a través de arbustos y cactus, los vaqueros corrían el riesgo de lastimarse. Además, las chaparreras generalmente estaban hechas de cuero, por lo que era más cómodo para los jinetes sentarse en la silla y no resbalarse, lo que sería más difícil hacer en pantalones normales.

12. El Capote y el Capelo de las Azores

Las residentes de las Islas Azores, que forman parte de Portugal, llevaban hasta la década de 1930, tradicionales capas con grandes capuchas llamadas capote y capelo. Estas capas se transmitían de generación en generación y reflejaban los dos principales tipos de ocupaciones de los residentes. Los abrigos estaban teñidos de azul (la exportación de tinte azul se convirtió en una parte importante de la economía de las islas), y los capuchones mantenían su forma gracias a un armazón de hueso de ballena (la caza de ballenas también jugaba un gran papel).

¿Qué características del vestuario de las personas del pasado has notado tú?

Ten en cuenta: este artículo se actualizó en enero de 2023 para corregir el material de respaldo y las inexactitudes fácticas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas