14 Historias que cuestionan la idea de que respetar a los mayores es siempre lo correcto

Historias
hace 2 meses

Tratar a los demás con respeto es fundamental, pero algunas personas mayores abusan descaradamente de esta cortesía. Entre ellos se encuentran, por supuesto, las abuelas en los hospitales, los desagradables parientes mayores y los descarados desconocidos en las filas.

  • En la familia de mi esposo, se valora mucho el concepto de «respetar a los mayores». Si a algún pariente se le ocurre algo, se espera que se cumpla, incluso si es una locura total. Si el papá, que tiene diabetes, pide pasteles, ¿quién eres tú para cuestionar lo que debería comer? Si la mamá, estando en su casa de campo a 50 km de la ciudad, desea un tipo específico de salchicha que solo se vende en una tienda en particular, se espera que mi esposo vaya y la traiga, incluso en un día laboral. El año pasado, mi suegra exigió a su hija menor que lavara todas las ventanas de la casa de campo. La hija, que estaba en su octavo mes de embarazo y no podía hacerlo, contrató a un limpiador. La madre no le habló durante seis meses, ofendida porque sintió que no la respetaron.
  • Estaba embarazada y tenía una cita médica con el otorrinolaringólogo. Llegó mi turno, pero entonces apareció una mujer y se paró en silencio frente a la puerta. Me di cuenta de que iba a entrar al consultorio sin hacer cola. Me puse al lado y esperé con una expresión seria, sin ceder mi posición, pensando que entraría en cuanto se abriera la puerta. De repente, la doctora salió y preguntó quién era el siguiente según los turnos. Entré tranquilamente, mientras escuchaba quejas detrás de mí de que podría haberla dejado pasar y que era joven y podía esperar, solo quería hacer una pregunta. No pude evitar sentir una cierta satisfacción cuando, después de mi examen, la doctora salió conmigo y le dijo que solo atendía sin turno al final de la jornada, que faltaban unas 2 o 3 horas. La expresión en el rostro de esa mujer fue divertida.
  • Pronto voy a dar a luz. La pareja de mi padre me regaló un mameluco para mi futura hija. Ella quiere que vistamos a la niña con él para su salida del hospital. Le advertí que mi esposo y yo elegiríamos la primera ropa para nuestra hija. En resumen, la señora se ofendió y mi padre me llamó para decirme que había sido egoísta y grosera. Pero lo siento, es mi hijo y yo decido cómo vestirlo. © TakeMeHomeThrway / Reddit
  • He enfrentado toda clase de emergencias: desde administrar inyecciones hasta regar flores y recoger medicamentos en la farmacia. Por supuesto, no es una simple solicitud, sino una exigencia, ya que se espera que lo hagamos. Nos llamaron por una «presión alta». Al entrar al apartamento, la abuela nos dijo de inmediato, en el pasillo: «No los llamé exactamente por la presión» y nos ofreció un chocolate. Quería escribir una queja sobre el médico general. «Me expulsó de su consultorio y dijo que ya no me atendería sin cita. Denme un certificado de que tuve una crisis por su culpa, lo adjuntaré a la queja», decía con una sonrisa. Mi compañero salió del apartamento con una expresión tan seria que temí que la crisis le hubiera ocurrido a ella.
  • Este Año Nuevo, mi esposo, nuestro hijo y yo decidimos comprar cangrejos, caviar, ostras y celebrar tranquilamente en familia. Al día siguiente, nos fuimos de vacaciones. Sin ensaladas, sin parientes, sin invasiones a nuestra privacidad. Naturalmente, todos se molestaron con nosotros. Mientras tanto, ellos, en sus habituales reuniones, terminaron discutiendo como siempre. He decidido que no quiero ser complaciente con nadie. No me dejo llevar por manipulaciones. Mi madre sostiene que deberías recibir el año de la manera en que deseas pasarlo, con la familia. Y eso es exactamente lo que hice.
  • Mi hija celebró su tercer cumpleaños, y para conmemorar la ocasión, mi esposo y yo la llevamos a un parque acuático donde pasamos un rato maravilloso, seguido de una visita a una tienda de juguetes para elegir su regalo. Nuestra hija quedó completamente fascinada con el día. A lo largo de la jornada, recibimos felicitaciones de tres de mis amigas, dos amigos de mi esposo, colegas de ambos trabajos y amigos de las redes sociales. En cuanto a los familiares, solo se comunicaron una prima que reside en otra ciudad y nuestros suegros, quienes incluso nos enviaron dinero para los regalos. Sin embargo, por la noche, mi madre me llamó no para felicitar a su única nieta, sino para expresar su descontento. Me reprochó por no haber respetado a la familia, por no haber invitado a nadie al cumpleaños y por no haber organizado una gran celebración. No llegó a felicitar a su nieta, argumentando que, siendo tan pequeña, no entendería. Según ella, yo debería comprender que había ofendido a la familia al no preparar una gran fiesta.
  • En una ocasión, fuimos a un pueblo remoto tras recibir una llamada sobre una persona con «presión alta», pero al llegar, descubrimos que la abuela había utilizado cinco tensiómetros automáticos, obteniendo lecturas distintas en cada uno. Nos relató la situación y nos preguntó cuál de los dispositivos estaba fallando. Resultó que su presión arterial era normal y no tenía ninguna otra queja más allá de la inconsistencia entre los tensiómetros.
  • Una vez, una abuela se molestó conmigo por no haberla invitado a mi boda, a pesar de que solo la había visto una vez en mi vida. Y durante ese único encuentro, logró regañarme.
  • Recuerdo que, en mi infancia, mientras aguardaba el autobús en la estación de un pequeño pueblo, la gente ya se agrupaba en el punto de embarque. Al arribar el autobús, todos los presentes empezaban a subir. Había hombres y mujeres en la multitud, pero curiosamente, las abuelas eran las primeras en abordar, aunque nadie les cedía el paso de manera explícita. Con el tiempo, me percaté de que, al ver las puertas del autobús abiertas, comenzaban a hacer uso de sus codos con determinación, conscientes de que nadie les reprocharía, y así sacaban ventaja de la situación.
  • Cuando fui al médico, encontré a una abuela sentada en la hora de mi cita, con un turno válido en mano. Yo estaba embarazada y particularmente sensible, con una barriga enorme. Las abuelas de la fila me rodearon, insistiendo en que, aunque los turnos se duplicaran, ella había llegado primero y, por lo tanto, sería la primera en entrar, seguida por el resto de ellas, y yo sería la última por estar «fuera de turno». Solicité revisar su turno nuevamente y, entre risas condescendientes, me lo mostraron: ¡tenía la fecha del día siguiente! Acto seguido, la abuela argumentó: «Bueno, joven (sí, joven con siete meses de embarazo), me dieron mal el turno en la recepción, pero ya que estoy aquí, pasaré después de ti». Sin embargo, cuando salió el paciente que estaba antes de mí, la abuela se precipitó al consultorio a toda velocidad, empujándome a pesar de mi avanzado embarazo. Dentro del consultorio, proclamó en voz alta que le habían dado el turno incorrecto. Las demás abuelas guardaron un silencio cómplice, ninguna la juzgó, pero tampoco intentaron adelantarse a mí.
  • Recién cumplí 15 años y decidí celebrar mi cumpleaños en casa. No quería invitar a mi sobrino de 5 años debido a su comportamiento mimado. Sin embargo, mis padres insistieron en que lo invitara. Durante la celebración, no solo intentó soplar las velas de mi pastel, sino que también, en un momento de ira, lo arrojó al suelo. Expresé mi molestia a mis padres, quienes se sintieron ofendidos, pero no estoy particularmente preocupada. Siempre que tenemos desacuerdos, tienden a ignorarme hasta el día siguiente y, como por arte de magia, olvidan todo lo sucedido. © Awkward_Bag_1250 / Reddit
  • Estaba embarazada, con un vientre prominente, y tenía una cita con el oftalmólogo. Cuando llegué a mi hora asignada, ¡no querían dejarme pasar! Alegaban que había una cola conforme iban llegando. Finalmente, salió la enfermera. Le expliqué la situación y le pregunté qué debía hacer. En ese momento, la gente en la fila empezó a quejarse, y una abuela se coló en el consultorio delante de mí. La enfermera, entonces, me tomó de la mano, me llevó al consultorio y esperé mi turno ya dentro.
  • En una ocasión, estando embarazada, me encontraba en el segundo piso esperando el ascensor para subir al sexto. Se detuvo un ascensor lleno desde el primer piso. Comprendí que no había espacio para mí y no intenté entrar. A pesar de ello, una abuela en el ascensor tuvo que comentar: «No importa, puede esperar». Es por situaciones como esta que no me agradan esas abuelas.
  • No tengo palabras, solo emociones. Llevo un año trabajando en una clínica y estoy harta de que los pacientes me llamen «cariñito» o «eh, tú» solo porque soy una especialista joven. O cuando me critican por tener poca «experiencia de vida».

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas