14+ Personas que deseaban relajarse durante el verano, pero no tuvieron suerte

Historias
Hace 1 semana

El campo es un lugar excelente para descansar al aire libre, lejos de la ciudad. Sin embargo, si no está en medio de la nada, tendrás vecinos y familiares que siempre están dispuestos a disfrutar del sol mientras tú trabajas.

  • Un día, mi abuela invitó a toda la familia a su casa en el pueblo. Pensamos que sería un fin de semana de descanso, así que compramos carne para asar y llevamos la parrilla. Pero la abuela nos puso a trabajar en la casa y luego dijo: “El sol se ha puesto, ahora al jardín”. Nos quejamos, pero ella respondió: “O trabajan ahora o los quito del testamento”. En un instante estábamos todos trabajando porque ya había amenazado con desheredar a nuestros padres por cuestionar el trabajo en el jardín, diciendo que todo se puede comprar en la tienda.
  • Crecí en la ciudad, acostumbrada a vivir en un apartamento. Nunca consideré tener una casa. A los 30 años, mi esposo y yo compramos una casa de campo. Ahora, con 35 años, he empezado a cultivar. A los 40, siento que empezaré a hacer conservas para el invierno. Si alguien me hubiera dicho antes que estaría cultivando, habría pensado que estaban locos. Pero la verdad es que trabajar en la tierra y hacer conservas es muy relajante y satisfactorio!
  • La mayoría de nuestros vecinos en la comunidad de casas de campo pueden describirse con una frase: “La simplicidad es peor que el robo”. Fui al campo a principios de julio para recoger algunas herramientas y moras para hacer mermelada. Llené un bote y, de camino a casa, una vecina me pidió que la llevara a ella y a su hijo al metro. Accedí porque quedaba de paso. En el coche, escuché a la vecina decirle a su hijo: “¿Quieres moras? Toma, come”. Me di cuenta de que estaban comiendo mis moras sin permiso. Les pregunté si pensaban que era normal y ella respondió: “¿Qué tiene de malo? ¿Te cuesta dar algunas moras a un niño?” Al final, los dejé en la primera estación de metro y descubrí que había menos moras en el cubo cuando llegué a casa. Desde entonces, no llevo a vecinos y tampoco permito que mi esposo lo haga.
  • Compramos una casa de campo y tratamos de cultivar, pero fracasamos. Nos dimos cuenta de que los costos de gasolina y fertilizantes eran más altos que comprar los productos en el mercado. Así que eliminamos los huertos y solo cultivamos patatas.
  • Cada verano llevamos a nuestro gato al campo. Benito se siente como un animal salvaje: va y viene a su antojo. Un día desapareció. Después de buscarlo durante una semana sin éxito, lo encontramos cerca de la valla, cansado pero feliz. Al tercer día, escuchamos maullidos y encontramos a otro gato idéntico al nuestro. Resulta que habíamos estado cuidando al gato equivocado. Ahora tenemos dos gatos iguales
  • Hace seis meses compramos una casa de campo. Un fin de semana, llevé a una mujer que resultó ser mi vecina. Durante el trayecto, me contó chismes, incluyendo que una “jovencita” había comprado una casa y recibía hombres cada fin de semana. Al llegar, me di cuenta de que hablaba de nuestra casa, y los “hombres” eran mi suegro, mi hermano y yo, trabajando en las remodelaciones. Cuando se lo dije, se quedó callada y ni siquiera agradeció el viaje. Así nacen los rumores.
  • Una vez, mis hermanos y yo pusimos varios insectos en un frasco para ver quién se comía a quién. Al final del día, todos seguían vivos y en paz.
  • Fui invitada a una casa de campo con una sauna y un lujoso baño. Noté que el vecino tenía un telescopio apuntando a la ventana del baño. El dueño me dijo que era una broma de su hermano, el vecino.
  • Vivo en una casa en las afueras, cerca de un bosque. Un día, me quedé dormida en el porche y sentí que algo me olía. Pensé que era mi perro, pero al abrir los ojos, vi a un zorro.
  • Me encanta andar en bicicleta por el campo y, a veces, recojo frutas de los arbustos. Una vez, una anciana me vio comiendo cerezas y me dijo: “¿Las plantaste tú?”. Le ofrecí dinero, pero me dijo: “No tengo tarros para conservarlas, así que cómetelas”.
  • Mis padres y yo vivimos en un pequeño vecindario. Mi madre trabaja medio día, así que le pago para que cuide mi jardín y haga conservas. Mis amigos se sorprenden y critican, pero cuando les ofrezco pagarles por ayudarme, siempre se niegan.
  • En una comunidad de terrenos, vi una casa con una ventana panorámica que daba al terreno del vecino. El vecino, molesto, puso una caseta bloqueando la vista y pintó un enorme tapiz en ella. Ahora, el dueño de la ventana solo puede ver el tapiz.
  • Mi madrina tenía un perro amable con el que jugaba cuando era niño. Una vez, nos reunimos en su casa de campo y yo me perdí. Mis padres estaban desesperados buscándome, pero me encontraron dormido en la cama del perro.
  • Conocí a un chico en un sitio de citas. Un día, me invitó a su casa de campo para trabajar en el jardín y ver si era una buena esposa. Lo bloqueé inmediatamente y me siguió llamando durante todo el otoño, probablemente porque aún no había terminado la cosecha.
  • Compramos una casa de campo de una amiga y la remodelamos. Un día, ella vino a reclamarla, diciendo que tenía recuerdos de su infancia allí. Después de un escándalo, incluso nos demandó, pero perdió.
  • Construimos una casa, pero no teníamos dinero para una valla. Un día, vi a personas recolectando setas en nuestro terreno. Cuando les grité, uno me respondió: “Si eres tan egoísta, ven a recoger setas en mi terreno”. Al final, instalamos una valla pagando a plazo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas