14 Pruebas de que entre las personas de diferentes generaciones hay un abismo del tamaño del planeta Júpiter

Historias
hace 1 mes

El mundo cambia rápidamente y las personas junto con él. Parece que 30 años no son tanto, pero nuestros hijos ya no conocen los disquetes ni las cintas de casete, mientras que nuestros padres aún lavaban la ropa a mano. A menudo no se trata solo de nuevos gadgets, sino de una mentalidad completamente diferente. Y por eso, las situaciones entre personas de distintas generaciones son a menudo curiosas.

  • Hace poco, mi esposo encontró su viejo Tetris en el apartamento de sus padres. Se lo mostró a nuestro hijo de quinto grado, quien nunca había visto uno antes y se emocionó muchísimo. Incluso lo llevó a la escuela. A todos los niños les encantó el juguete y parece que interrumpieron la clase de música de la joven maestra porque jugaban constantemente al Tetris. Así que leímos la siguiente nota en el diario de nuestro hijo: “Su hijo y sus amigos interrumpieron la clase de música. Estaban jugando con un aparato que no conozco. Por favor, hablen con su hijo y no le permitan llevar este aparato a la escuela.” Miramos la página web de la escuela y descubrimos que la maestra tiene 20 años, y parece que ella misma no conoció la época de “este aparato desconocido”.
  • Mi papá no entiende por qué no compro mi propia casa. Le conté mis ingresos y juntos hicimos cuentas. Después del alquiler, el coche, la comida y el seguro, me queda nada. Dice: “Necesitas encontrar un segundo trabajo”. ¡Ya lo tengo! Y me responde: “Eres tonto por pagar alquiler. Compra tu propia casa”. Pienso, vale, empecemos de nuevo. Y mi papá sigue: “Justo después de la universidad me fue difícil. Pero alquilé un apartamento por 150 dólares al mes con un sueldo de 800 dólares”. Y yo le digo, bueno, eso significa que gastabas una quinta parte de tus ingresos en alquiler. Es como si yo alquilara un lugar por $500. Papá dice: “Pero yo alquilaba mucho más barato. ¿Por qué te quejas?”. Le mostré un apartamento igual al suyo que antes costaba $150 y ahora cuesta $2,400. Él dice: “Pues busca otro trabajo”. ¡Ya tengo dos trabajos, ya te dije! “Entonces necesitas unirte a un buen sindicato y trabajar duro como yo”. ¡Ya no existen esos sindicatos! © Empty_Ambition_9050 / Reddit
  • Acabo de hablar por teléfono con mi mamá. Hizo una escena porque tuve que cancelar una visita a su casa. Ya estoy acostumbrada, suele comportarse así. Pero esta vez quedaban aún dos meses para el viaje y traté de explicarle que iría el mes siguiente. Fue inútil, mamá seguía haciendo un drama, gritando que estaba mal, sin dar una razón clara. No aguanté y le dije: “¿Ves, mamá? Por eso no tienes nietos”. Ella, sorprendida, pregunta por qué. Y le explico: “No quiero tener que explicarle a un niño que no puede hacer rabietas, mientras que a la abuela sí se le permite”. Después de cinco segundos de silencio, me dice: “Está bien, avísame cuando puedas venir”. © icanith / Reddit
  • Mi papá y yo estábamos haciendo planes para la graduación de mi hermana. Le mandé un mensaje diciéndole que hablaríamos de los detalles más tarde, que iría después del trabajo, alrededor de las 18:00. Entre las 16:30 y las 17:30 me llamó cinco veces, reclamándome que habíamos quedado a las 16:00 y preguntando dónde estaba. Se enfadó y dijo que él haría los planes solo. Llegué a las 18:00 y le mostré el mensaje donde habíamos quedado a las 18:00. Papá dijo: “Por eso, odio los SMS. Cuando todo está claro y documentado, no tiene sentido discutir quién tiene razón”. Le respondí que cuando la verdad está documentada, es obvia. Me dijo que me fuera de su vista. © sgaisnsvdis / Reddit
  • Nos mudamos recientemente a un nuevo vecindario, y todos nuestros vecinos son jubilados. En general son agradables, pero todos están convencidos de que, como trabajo desde casa, paso el día sin hacer nada. Uno llamó el otro día para preguntar algo y pude hablar con él media hora, pero luego tuve que trabajar más tiempo. Ahora está convencido de que, si puedo hablar 30 minutos, no estoy ocupado. Además, recuerda regularmente que el anterior inquilino siempre trabajaba en el jardín, mientras que yo casi no salgo. ¡Claro, porque trabajo en dos empleos y estoy buscando un tercer proyecto! Mi esposa también trabaja y tenemos tres adolescentes. ¿Los anteriores inquilinos? Eran un jubilado y su esposa que nunca trabajó. ¿Por qué tenían tiempo para trabajar en el jardín todo el día? Ayer, otro vecino me llamó y preguntó si me había despertado. Eran las 9 de la mañana. Le dije que hacía mucho que estaba despierto, ya que empiezo a trabajar a las 5 de la mañana. Cambió de tema inmediatamente. Es inútil tratar de explicarles. © TrollingForFunsies / Reddit
  • Subí a una furgoneta con grandes bolsas en ambas manos y me senté en un asiento libre junto a una estudiante. Accidentalmente, la toqué con una de las bolsas y me disculpé de inmediato, pero ella empezó a gritar: “¿No puede estar de pie, señora? Tienes el trasero tan grande que no dejas a los demás viajar cómodamente. ¡Respeta mi espacio personal! ¡Lárgate de aquí!”. Nunca había oído tanto desprecio en mi vida. Y esta es la generación que viene.
  • Fui a recoger a mi hija a la escuela. Estaba en el pasillo esperando cerca de su clase. Las clases habían terminado y todos los niños salían. Mi hija aún estaba hablando con la maestra y yo esperaba. Vi a una de sus compañeras salir llorando. Mi hija salió un par de minutos después y nos fuimos a casa. Le pregunté por qué su compañera estaba llorando. Me contó que se había peleado con su novio. ¡Dios mío, niñas de 11 años llorando por chicos!
  • Nos visitó una niña de unos 2 años y medio. Llevé a los niños a lavarse las manos, pero la pequeña no encontraba el jabón. Nosotros usamos jabón en barra, y en su casa tienen jabón líquido. “Rompimos” a la niña. Me reí, pensando en lo diferentes que son los niños modernos. Un mes después, llevé a mi hija de tres años y medio a casa de unos amigos. La mandé al baño y regresó diciendo que no podía abrir el grifo. Allí tenían un grifo con “orejas” y en casa tenemos uno moderno. Me di cuenta de que mi hija también es de otra generación.
  • Le mostré a mi hija de cuatro años unas fotos en un álbum que mi esposo y yo tomamos con una cámara de rollo hace tiempo. Las examinaba con sorpresa, sacándolas, girándolas en sus manos y preguntando sobre todo. Al final del álbum, me preguntó asombrada: “Mamá, ¿por qué no tomaron estas fotos con un teléfono? ¿No les funcionaba la cámara?” Casi se me escapan las lágrimas al explicarle que en esos tiempos aún no existían teléfonos con cámara.
  • Hoy fui a recoger un viejo despertador de cuerda del taller. El reparador (un hombre de unos 60 años), mirándome despectivamente por encima de sus gafas, dijo:
    — Ustedes son una generación perdida. Terminan la escuela, el instituto, la universidad, y todavía no saben cómo cuidar las cosas. ¡Hay que lubricar los relojes!
    — Entiendo, pero el reloj no es mío, es de mi suegra. Ella ya está grande. Luego, mi suegra y yo nos reímos sobre “la generación perdida”. Creo que si ella hubiera ido, no le habrían dicho nada.
  • Mi esposa se encontró en la calle con una vecina mayor (88 años). Ella preguntó:
    — ¿Por qué tu esposo va en bicicleta si tienen coche?
    — Le gusta andar en bicicleta, su trabajo es sedentario.
    — ¿Tal vez el coche está descompuesto?
    — No, todo está en orden.
    Entiendo, está ahorrando. Generaciones diferentes, perspectivas diferentes.
  • La amiga de mi esposa, contó esta historia. Tenía más de 30 años cuando conoció a su príncipe azul. Estaba muy nerviosa durante la boda, completamente estresada. Pero entonces su abuela, de más de 80 años, una tranquila y apacible señora, le dijo: “Querida, no te preocupes tanto. Ve y cásate. Después, ninguna desgraciada podrá echarte en cara que no lo hiciste”. Fue un simple consejo, pero le dio mucha tranquilidad a mi amiga.
  • Salimos a descansar con unos colegas de diferentes edades. Dos grupos: de 22-30 y de 35-40+. Los jóvenes competían por quién había empezado antes a usar ciertas cosas, diciendo cosas como:
    — “Yo llegué a usar los disquetes”. Entonces dije
    —¡Yo empecé a salir de fiesta en el milenio pasado! Primero se rieron, pero luego se dieron cuenta de que era verdad.
  • Compramos una nueva estufa para la cocina. Pensé, finalmente podremos deshacernos de la vieja, ya no podía verla más ni limpiar su óxido. Entro a la cocina y veo a mi mamá limpiando la vieja estufa con un montón de productos, claramente cansada. Le pregunto: “¡Dios mío, mamá! ¿Para qué? ¡La vamos a tirar a la basura!” Y ella responde: “¿Qué pensarán los vecinos si la tiramos sucia?”

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas