15 Edificios con detalles ocultos que quizás no notaríamos aunque pasáramos mil veces junto a ellos (nueva selección)

Diseño
hace 2 años

Hay personas fanáticas por la arquitectura, y sin dudas lo entendemos, porque conlleva un arte que a veces es magistral. Sin embargo, no entender de arquitectura, no significa dejar de admirar una fachada, o como es en este caso, asombrarse y disfrutar de ciertos detalles de construcciones alrededor del mundo que fueron diseñadas para ser admiradas por todos.

Genial.guru te presenta estos 15 lugares para poder apreciar la arquitectura de una manera completamente distinta a la tradicional.

1. Casa Scaccabarozzi (Turín, Italia)

También se la conoce como “Fetta di polenta” y sin dudas que sus ángulos llaman poderosamente la atención. Uno de sus laterales mide tan solo 54 centímetros y fue diseñado por el arquitecto Alessandro Antonelli. Aunque no lo parezca, consta de 9 plantas de diferentes alturas, pero dos se encuentran por debajo de la superficie y son las que le dan estabilidad al edificio.

2. Biblioteca Taman Bima (Bandung, Indonesia)

Esta biblioteca sin dudas puede ser ejemplo del dicho “todo sirve”. Para su construcción se utilizaron más de 2 000 envases de helado, que no solo lograron un toque decorativo distinto, sino que actúan como filtro solar, dejando pasar luz y también aire.

Los arquitectos Doliana Suryawinata y Florian Heinzelmann debieron pensar en materiales económicos para construir y que fueran accesibles en el medio local, por eso reciclar era una excelente opción. Y entre los plásticos, estos envases sin dudas lograron imponerse con estilo.

3. Big Duck (Nueva York, Estados Unidos)

Big Duck, que en español sería “Pato Grande” hace honor a su nombre. Este enorme edificio que imita a un animal se encuentra en Flanders, Nueva York. Fue construido originalmente en 1931 por un criador de patos llamado Martin Maurer y lo utilizaba para comercializar patos y sus huevos. Se encuentra en el Registro Nacional de Lugares Históricos desde 1997 y mide 6,1 metros de alto y 5,5 de ancho.

4. The Shoe Guest House (Ohrigstad, Sudáfrica)

Como su nombre bien lo indica, “La casa de huéspedes del zapato” es justamente eso, un lugar donde uno puede alojarse, ubicado a 20 kilómetros de Ohrigstad. Es una casa donde antiguamente vivía una familia. Hoy funciona como hostería, museo y galería de arte.

5. Krzywy Domek (Sopot, Polonia)

Krzywy Domek significa “casa torcida” en polaco, lo cual es sin dudas un nombre más que apropiado para este edificio. Fue construido en 2004 por proyecto de los arquitectos Szotyński y Zaleski. Cuenta con una superficie de aproximadamente 4 000 m² y dentro puedes visitar el centro comercial, hay lugares donde comer, una sala de juegos y también funciona la estación de Radio Muzyka Fakty FM.

6. 58 Joralemon Street (Nueva York, Estados Unidos)

Similar a lo que realizaron en Londres en Leinster Gardens, en el 58 de la calle Joralemon en Brooklyn los estadounidenses decidieron utilizar una propiedad para el subterráneo. Comenzó siendo una residencia privada en 1847 cuando fue construida, pero hoy funciona como ventilación para la red de metro de Nueva York.

La compañía Interborough Rapid Transit la compró en 1907 y la convirtió en un espacio de ventilación, así como también hace de salida de emergencia. Actualmente pertenece a la New York City Transit Authority y en 2010 fue valuada en 2,8 millones de USD.

7. Casa al revés (Trassenheide, Alemania)

Al noreste de Alemania, más particularmente en el municipio de Trassenheide, es inevitable no pasar por la casa diseñada por Klaudiusz Golos y Sebastian Mikiciuk para, por lo menos, observar y sacar una fotografía. Sin embargo, la mayor particularidad de esta casa al revés es que su interior ¡también está patas arriba! Sin dudas un lugar para tomar imágenes originales y extraordinarias.

8. Pinghe Biblio-teatro (Shanghai, China)

Este edificio tiene un sobrenombre particular pero acertado: La Ballena Azul. Se debe a su tamaño y forma, que sin dudas se puede asemejar a uno de los gigantes del océano. Ubicada dentro del terreno de una escuela-campus, también diseñada por el grupo OPEN Architecture, en el cual plantearon hacer distintos edificios, en lugar de uno grande donde todo convive. La Ballena Azul cuenta con una magnífica biblioteca y un teatro, de allí la otra parte de su nombre.

9. El misterioso chalet sobre un edificio (Buenos Aires, Argentina)

Casi como un misterio urbano, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, donde tanto los mismos argentinos, extranjeros o turistas transitan a diario, se erige a metros del Obelisco un misterioso chalet encima de un edificio.

El chalet de dos plantas se ubica sobre la terraza de un edificio de ¡nueve pisos! La historia cuenta que en 1927 un joven llamado Rafael Díaz, que trabajaba en una mercería, logró tener su propia mueblería y construir su casa en las alturas para no estar lejos del trabajo. Hasta logró poner un cartel haciéndole publicidad a su negocio que se puede ver si uno presta atención.

El chalet fue declarado patrimonio cultural de la Ciudad de Buenos Aires en 2014, pero es un gran misterio. El edificio pertenece a la familia heredera de Díaz y es alquilado a distintas empresas, pero el chalet no se puede visitar. En la entrada hay personal de seguridad, y si uno logra entrar, el ascensor solo llega hasta el piso nueve. Si se quiere acceder al décimo, donde se ingresa al chalet, se necesita una clave y una tarjeta especial de acceso.

10. Elevador de Santa Justa (Lisboa, Portugal)

Su estructura de afuera sin dudas que llama la atención, pero como su nombre bien lo indica, se trata de un elevador con un mirador arriba. En varios puntos de la ciudad de Lisboa se encuentran elevadores (que en realidad funcionan como funiculares, algunos escondidos, otros a la vista, algunos gratuitos y otros “turísticos” de pago) que funcionan uniendo los distintos niveles que tiene la encantadora ciudad.

11. Clínica Cleveland (Las Vegas, Estados Unidos)

Si en las Vegas pasamos por este edificio, probablemente pensemos que es un museo, tal vez un casino o un hotel, pero... ¿una clínica médica? ¡Porque eso es! Específicamente es la Cleveland Clinic Lou Ruvo Center for Brain Health, un centro que se especializa en salud mental.

12. Setas de Sevilla (Sevilla, España)

Las Setas de Sevilla, creadas por el arquitecto Jürgen Mayer, es la estructura de madera más grande del mundo. Fueron creadas para renovar la Plaza de la Encarnación. Tienen 5 pisos además de un espléndido mirador que es, se podría decir, una visita obligada si uno visita Sevilla; allí hay también un restaurante, un salón de eventos, un museo arqueológico y por supuesto, la tienda.

13. Bellesguard (Barcelona, España)

Para los fanáticos de la arquitectura, Gaudí y Barcelona crean una simbiosis imperdible. Sin embargo, por fuera de sus obras más reconocidas como La Sagrada Familia o Park Güell, se encuentra Bellesguard.

Entre sus características, esta torre construida entre 1900 y 1909 se destaca por seguir siendo habitada por sus propietarios, la familia Guilera. Particularmente, y siempre con el estilo distintivo del artista, en su parte superior puede encontrarse un peculiar Dragón.

14. Disco Ayala (Trinidad, Cuba)

En la pequeña Trinidad, en la isla de Cuba, además de calles encantadoras, si uno quiere explorar puede encontrar cosas sensacionales. Gran parte del pueblo está en subida/bajada, y luego de una suntuosa subida a pie, uno puede encontrar nada más y nada menos que la entrada a una cueva.

Desde afuera, y de día, nada llama la atención. Sin embargo, si uno es intrépido, puede hacer ese mismo recorrido de noche. Otra es la realidad, ya que se llena de turistas y locales por esas callecitas y esa entrada a una cueva, es nada más y nada menos que una discoteca, que adentro es una caverna natural, a la cual vale la pena visitar más allá de querer bailar o solo para encontrarse con un lugar sensacional y fuera de lo común.

15. Chiat/Day Building (Los Ángeles, California)

Esta propiedad es conocida mayormente por su nombre no oficial: “El edificio de los Binoculares” (que realmente le hace más justicia). Es un edificio comercial de 1991 creado para la agencia de publicidad Chiat/Day diseñado por el arquitecto Frank Gehry.

Aunque parezca difícil de imaginar, por allí se puede ingresar, de hecho tiene una entrada peatonal y otra para vehículos (ubicada entre los dos lentes de los binoculares). El último propietario de este edificio fue Google, en 2011.

¿Qué opinas de los edificios con arquitectura tan particular? ¿Has visitado alguno que te haya dejado boquiabierto? Si construyeras algo similar, ¿cómo sería?

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas