18 Comensales que probaron el lado más oscuro de los restaurantes

Historias
hace 9 meses

Muchos de nosotros vamos a un restaurante o cafetería para pasarla bien y comer rico, pero las cosas no siempre salen como esperamos y la experiencia puede ser un verdadero fiasco. Esperamos que el servicio sea excelente y que la comida esté deliciosa, pero a veces todo se convierte en un desastre. Y es que elegir el lugar perfecto puede ser toda una odisea que, con el tiempo, recordamos como una divertida anécdota que contar. Eso sí, en la comodidad de nuestra propia, limpia y segura cocina.

  • Hace muchos años, fui con un amigo a un lugar nuevo. Pedimos comida y éramos la única mesa en el restaurante. Después de 45 minutos, solo nos habían servido los refrescos. Yo ya estaba muy desesperada, así que me levanté para buscar al mesero porque no lo veía en ningún lado. Me acerqué a la parte trasera, donde estaba la cocina, y vi al mesero entrar corriendo desde detrás de la cocina con bolsas del supermercado. Resulta que no tenían nada para cocinar y lo habían mandado a comprar. Volví a la mesa y le conté a mi amigo lo que vi. Pagamos por los refrescos y nos fuimos con hambre. © Wendy Quintas / Facebook
  • Tiempo atrás, mi esposo, nuestras hijas y yo fuimos a un restaurante de comida colombiana. Éramos los únicos clientes en el lugar y, después de esperar 60 minutos, nadie nos informaba sobre el retraso de nuestro pedido. Desesperada por entretener a mis hijas, me levanté y fui a la cocina donde encontré a la cocinera sentada con su celular en la mano. Me dijo que la comida estaba por salir, pero, en realidad, no había nada preparado. Justo cuando nos sentamos, ella había llegado con las compras y tenía que empezar todo desde cero. Me negué a esperar más y decidí retirarme, lamentando que no podríamos disfrutar de nuestra comida. El negocio cerró tiempo después, lo que no fue sorpresa, ya que la cocinera no tenía buena organización. © Gaby Fernandez Correa / Facebook
  • Un día, pedí desayuno a domicilio, pero después de 40 minutos, el repartidor me llamó para decir que no podía encontrar mi casa. A pesar de que le indiqué la dirección varias veces, él insistía en que Google Maps no lo estaba guiando bien. Después de esperar otros 30 minutos, el repartidor todavía no lograba ubicarme y dejó de responder mis llamadas. Poco después, recibí una notificación de Uber Eats, diciéndome que el repartidor me había reportado como alguien que se había negado a pagar el desayuno, y ahora tengo deuda con la aplicación por casi 10 dólares. © Bélgica Rivera / Facebook
  • Éramos dos parejas casadas de vacaciones. Encontramos una parrilla con unos costillares en la vidriera que nos hizo agua la boca. Entramos, nos sentamos y nos tomaron el pedido, y el mozo nos trajo una botella de vino que comenzamos a degustar. Sin embargo, el pedido tardaba en llegar y la botella se iba vaciando. Después de mucho tiempo, nos animamos a preguntar qué había pasado con nuestro pedido. La respuesta fue que se había perdido la comanda. “Bueno, traiga ahora el pedido”, le dijimos. “Lo siento, ya no hay más”, nos respondió. De más está decir que el camarero desapareció y nosotros nos fuimos sin pagar el vino que habíamos consumido, aunque nadie intentó cobrarnos. © Norma Moreno / Facebook
  • Llegamos a un restaurante y solo había dos personas sentadas en una mesa. Como éramos un grupo grande, alrededor de 10 personas, pedimos unir las mesas para compartir la velada. La empleada no solo nos dijo que no, sino que también nos recomendó que nos sentáramos en mesas separadas. Incluso, cuando le pedimos mover una mesa que se estaba mojando por la lluvia, también dijo que no. Molestos, nos fuimos sin siquiera ordenar. El dueño nos pidió disculpas y trató de persuadirnos para que nos quedáramos, pero el daño ya estaba hecho. Perdió la oportunidad de una cena de 10 personas con entrada y bebidas. © Kelly TorresCasiano / Facebook
  • En un pueblo apartado, bajo una lluvia torrencial, entramos en el único restaurante abierto que encontramos, empapados hasta los huesos. El mesero nos informó que solo tenían un plato disponible y que tardarían un poquito en prepararlo. Nos pidió que tuviéramos paciencia mientras él cerraba la puerta y colocaba el cartel de cerrado. Como éramos los únicos clientes, esperamos por nuestro menú mientras la lluvia arreciaba sobre los campos lindantes. No solo bebimos toda el agua de la botella, sino que también nos comimos todos los panes que encontramos en las paneras cercanas. Después de dos horas, fui a ver si alguien estaba en la cocina. Para mi asombro, no había nadie allí. En ese momento, mi cabeza estallaba en mil preguntas y comenzamos a pensar en cómo salir de allí. Justo cuando estábamos a punto de rendirnos, el cocinero regresó, chorreando agua por los cuatro costados y con un paquete de comida en la mano. Había ido a la rotisería de la otra cuadra para comprar nuestro menú. ¡Para un guion de comedia! © Angelica Sanchez / Facebook
  • Mi amigo y yo solíamos ir a un restaurante griego. El lugar era... especial, oscuro y cavernoso. Era uno de los pocos sitios abiertos las 24 horas en los años 70. El personal era mixto, algunos eran muy buenos, mientras que otros no tanto. Un día, mi amigo me invitó a almorzar, pero yo ya había comido, así que solo pedí un helado. Había sonidos constantes de remodelación provenientes del área de la cocina. Mientras tomaba mi helado, sentí algo muy duro en mi boca. Lo escupí y vi un rizo plateado de una viruta de metal. Miré en el helado y vi algunos más... Llamé al mesero y le dije: “Oye, hay virutas de metal en mi helado”. Pero en lugar de “¡Oh, señor, qué horrible!”, el mesero me miró como diciendo, “¿Y qué?”. “Bueno, ¿puede traerme un helado sin virutas de metal?”, le dije. “Conque quieres un helado gratis, ¿eh? ¿Eso es lo que quieres?”, me gritó el camarero. El gerente escuchó los gritos y se acercó para ver qué demonios estaba pasando. Preguntó cuál era el problema y el mesero comenzó a gritarle. El gerente le gritó de vuelta. Pronto, los dos estaban gritándose el uno al otro en otro idioma, muy acaloradamente. Finalmente, el camarero arrojó su bandeja de servicio al suelo y se fue a la cocina. El gerente se disculpó y ofreció compensar nuestras comidas, pero tuvimos que irnos porque el mesero estaba siendo despedido. Así que nos largamos de ahí. Cuando nos íbamos, escuché a alguien decir en inglés: “¿Acaba de encerrarse en el congelador?”. © punkwalrus / Reddit
  • El Día de la Madre, mi hija hizo una reserva en un restaurante aquí en la ciudad. Llegamos a las 2:30 de la tarde y el camarero nos preguntó qué íbamos a tomar. Le dijimos que preferíamos comer enseguida y él respondió, sorprendido: “¿Tan pronto?”. Le expliqué que mi marido come despacio y queríamos empezar temprano para adelantar el proceso. ¿Saben a qué hora salimos de allí? A las seis de la tarde, y sin tomar café. Pedimos el café, pero como no lo servían, pagamos y nos fuimos. Antes de irnos, pasamos por donde estaba el dueño y le expresamos nuestras quejas. Era la primera vez que visitábamos el restaurante y definitivamente fue la última. ¡Qué desastre! © Isabel Menéndez Álvarez / Facebook
  • Reservamos una mesa para cinco, con una semana de anticipación, en un restaurante mexicano que acababa de abrir. Al entrar, el lugar estaba abarrotado y nos dieron una mesa que, claramente, era demasiado pequeña para nosotros. Después de unos minutos, un mesero se acercó a tomar nuestras órdenes de bebida y le pedimos de más para no tener que volver a hacerlo. Luego de unos 10 minutos, justo cuando íbamos a pedir una actualización sobre nuestras bebidas, nos dimos cuenta de que estaban tibias. A pesar de esto, decidimos ordenar nuestra comida del menú mexicano básico, sin hacer pedidos personalizados. Después de casi 40 minutos, finalmente llegó la comida. Sin embargo, notamos que aunque el sitio estaba lleno, salía muy poca comida de la cocina. Además, la comida estaba poco cocida, las porciones eran pequeñas para el precio y no cabían en nuestra mesa, así que tuvimos que poner algunas botellas en el suelo para hacer espacio. Tan pronto como mi amigo mordió su burrito, lo dejó caer en su plato porque estaba congelado en el medio. Revisé el mío y, aunque no estaba congelado, estaba apenas tibio en el medio. Pedimos al mesero que lo remplazara de inmediato, pero se encogió de hombros y retiró los platos. Pasaron otros diez minutos y la mesa de al lado se fue sin pagar sus bebidas, ya que habían estado esperando casi una hora por sus platos. Entonces, llegó nuestra comida, y descubrimos que nos habían servido los mismos burritos que habíamos devuelto, con la marca de mordidas en ellos. Nos levantamos y pagamos solo por lo que bebimos. Cuando le dijimos al cajero que no pagaríamos la comida, también se encogió de hombros y dijo: “Estamos decepcionados de que no hayan disfrutado del servicio, pero se comieron tres de los cinco platos, todavía tienen que pagarlos”. No, amigo, pueden prohibirnos la entrada, pero no nos molestaremos en volver de todos modos. El lugar duró unos 4 meses antes de cerrar. © Oi-Oi / Reddit
  • Mi esposo y yo salimos a comer. Pregunté si cierto plato contenía champiñones (soy alérgico). La camarera dijo que no, así que lo pedí. Cuando llegó el plato, estaba cubierto de champiñones. Le pregunté a la camarera si tal vez había habido un error en la orden o si había pensado que lo quería con champiñones (no sé cómo habría tenido esa impresión, pero estaba tratando de darle el beneficio de la duda). Pedí que me prepararan otro plato debido a mi alergia. “O simplemente podrías quitarlos, ¿no?”, respondió antes de alejarse. Me levanté y fui a la caja registradora para hablar con el gerente. Le expliqué la situación, mencioné mi alergia y pedí más disculpas de lo necesario. Su sugerencia fue que intercambiara los platos con mi esposo. Sin embargo, mi esposo pidió los champiñones rellenos, así que le expliqué que esa no era una opción y le pedí por favor que me rehicieran el plato. “No me malinterpreten, se ve delicioso y desearía poder comerlo. Es que no quiero que la ambulancia que tenga que llevarme a la sala de emergencias bloquee la entrada principal si lo como”, dije en broma para no enojar a nadie. El gerente resopló, caminó hacia nuestra mesa, tomó mi plato y mi copa (no sé por qué) y desapareció en la cocina. Le dije a mi esposo que comiera, no había razón para que su comida se enfriara, así que comió y tomó otra copa. Pedí otra copa también, pero la mesera solo trajo la suya y la cuenta. Nos cobraron la bebida, su comida y dos veces mi comida. Mi esposo pensó en discutir con el gerente, pero al final solo pagó su plato, 2 vasos de bebida y el medio vaso que bebí, y dejó el cambio exacto. Es la única vez que no hemos dejado propina para los camareros, pero también es la única vez que hemos experimentado algo así. © Savyl_Steelfeather / Reddit
  • Fui a una pizzería famosa de la ciudad con mis sobrinos. Después de esperar 45 minutos, noté que mi pizza no había salido aún y decidí preguntar. Me dijeron que no había ningún pedido con la descripción que había dado. Les mostré el ticket y pedí un reembolso. Me pidieron disculpas y dijeron que verían qué podían hacer. Después de otros 20 minutos, trajeron mi pizza, pero yo ya había decidido llevarla para comer en otro lugar porque no quería esperar más. Me ofrecieron un mini postre como regalo, pero no es justo hacer esperar a alguien durante 65 minutos por una simple pizza. © Patricia Giménez / Facebook
  • Estaba comiendo tranquilamente unos tacos con unos amigos en un pequeño restaurante familiar a una cuadra de mi casa. Después de casi la mitad de mi comida, levanté la cuchara y vi una pata de cucaracha. Era del mismo color que la carne del taco. Me detuve y me fui en ese momento, apenas podía contener las ganas de vomitar. Lo único peor que encontrar una cucaracha en tus tacos es encontrar media cucaracha en tus tacos. © Pechis95 / Reddit
  • Cuando era adolescente, mi primer trabajo fue en una tienda de kebab (¿o shawarma?). Básicamente, son esos grandes rollos de carne que giran frente al calor de cocción, se corta la carne en algunas ensaladas y salsas, y luego se tuesta. Todas las opciones de ensaladas estaban en el mostrador detrás de un vidrio. Un día, estaba tomando el pedido de un cliente y él y yo nos fijamos en lo mismo: la mitad de una pequeña rana verde. Claramente, había estado en una de las lechugas que nos habían entregado trituradas. Nos miramos incómodos y retiré la bandeja. Por fortuna, había más lechuga, así que todo estaba bien. Pero luego, una vez que se fueron todos los clientes que habían estado presentes durante el descubrimiento de la rana, mi gerente retiró la rana y volvió a poner la lechuga en el frente. © Katiedibs / Reddit
  • Hace unos años, fuimos a un nuevo lugar en mi ciudad. Éramos los únicos allí, lo que parecía un poco extraño para una ciudad tan grande. El mesero era obviamente el dueño, y nos presionó para que ordenáramos algunos platos del menú. Cada vez se volvía más incómodo. Cuando por fin me trajo mi tortilla de jamón y queso brie, al primer bocado, vi que el queso brie todavía estaba envuelto en el plástico con la etiqueta pegada. Esperamos 15 minutos para que el mesero regresara y le mostré el problema. Sin decir una palabra, llevó el plato al fondo y procedió a gritarle al cocinero tan fuerte y durante tanto tiempo que comenzamos a preocuparme por nuestra seguridad. Nadie salió por otros 10 minutos más o menos, así que nos fuimos. © jonpaul333 / Reddit
Imagen de portada Dolores Suyama / Facebook

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas