21+ Cosas que no te han contado sobre la Estatua de la Libertad (pero nosotros sí lo haremos)

Curiosidades
hace 7 meses

Aunque es alta y enorme, la Estatua de la Libertad no siempre está inmóvil. Cuando el viento es lo suficientemente fuerte, se balancea unos 7 cm, y su antorcha aproximadamente el doble. Y si en los días tranquilos miras de cerca sus pies, a veces puedes verla haciendo una pequeña danza debajo de esa bata holgada. No, en realidad no. Sabes, ¡hay más de una Estatua de la Libertad! Su hermana pequeña, una réplica en bronce que sirvió de modelo para la estatua de Nueva York, se encuentra en el Jardin du Luxembourg de París. Sí, nunca tomé clases de francés en la escuela, pero lo intento. Una réplica a un cuarto de escala del icónico monumento se encuentra en una isla en el río Sena, también en París.

También hay una copia de tamaño completo de la antorcha cubierta con pan de oro en la entrada de un túnel de fama mundial en París. De vuelta en Nueva York, si miras muy de cerca el rostro de lady Libertad, podrás ver claramente que la famosa estatua fue inspirada nada menos que en la estrella del pop de los años 50, Elvis Presley... No, solo estoy bromeando. La Estatua de la Libertad fue diseñada por Frédéric Auguste Bartholdi 60 años antes de que naciera Elvis. La gente tiene diferentes opiniones sobre quién inspiró realmente el rostro de la estatua. Según una teoría, fue la bella Isabella Boyer, quién nació en 1841 en una familia adinerada de París. Cuando cumplió 22 años, se mudó a Nueva York para casarse con un empresario estadounidense y se convirtió en una socialite. Sí.

Otra versión dice que Bartholdi modeló la cara de su madre. Quien supongo se parecía a Elvis. Una tercera teoría sugiere que lady Libertad podría no haber sido una representación de una mujer blanca occidental, como se pensaba anteriormente. De joven, Bartholdi realizó un viaje a Egipto, y después de ver las pirámides, se inspiró para crear esculturas colosales. Cuando ya era mayor y más exitoso, regresó a ese país para proponer una nueva escultura en la entrada del canal de Suez. Se llamaría “Egipto llevando la luz a Asia”, y representaría una figura encapuchada sosteniendo una antorcha para guiar a los viajeros a través del canal. El costo de este proyecto resultó ser demasiado alto, pero Bartholdi mantuvo la idea en su cabeza hasta que surgió otra oportunidad en el puerto de Nueva York.

Así lucía la estatua hace 135 años. Sí, su color era muy diferente. Es el mismo que verías si cortaras un cable eléctrico. Porque todo el exterior de la estatua está hecho de cobre. Unos 20 años después de su instalación, se volvió completamente verde porque el aire y las lluvias frecuentes oxidaron gradualmente el metal, formando una capa que se llama pátina. Y ese metal era extremadamente delgado. Los diseñadores podrían haber hecho las láminas más gruesas, pero entonces la estatua habría sido aún más colosal y habría caído por su propio peso. Y, de ser más delgado, la severa oxidación y corrosión del metal habría hecho agujeros en la estructura. El escultor pensó mucho en la construcción de la estatua, y tardó más de 10 años en terminarla. Pero todo comenzó con este modelo hecho de arcilla. Tenía solo 1,2 m de altura. Así que probablemente serías más alto que esta pequeña Estatua de la Libertad, incluso considerando su brazo levantado.

El siguiente modelo estaba hecho de yeso. Al aumentar el tamaño, el escultor pudo agregar y refinar los detalles de la estatua. Por ejemplo, algo que nunca podrías ver desde la Isla de la Libertad, y ni siquiera desde el pedestal, son los grilletes en sus tobillos. Se ven como si se los hubiera quitado, simbolizando la libertad. El siguiente modelo medía 10 m de altura, o la longitud de un autobús escolar. Eso es aproximadamente una cuarta parte del tamaño real de la estatua. Y era la altura máxima que podía caber en el taller del escultor. Luego procedió a crear las piezas de tamaño completo: la cabeza y la mano que sostiene la antorcha. La otra mano sostenía una tablilla de piedra con números romanos grabados que representaban el 4 de julio de 1776, la fecha de la Independencia de los Estados Unidos.

Así llegó el momento de construir la versión final de la Estatua de la Libertad. Los constructores necesitaban primero todas las partes hechas de yeso. Aquí está su cabeza. Tomaron láminas de madera paralelas entre sí y las empujaron contra el patrón. Luego, se tallaron sus bordes para que reprodujeran perfectamente las formas y curvas de la estatua. En otras palabras, era un molde. Después, la estructura de madera se colocó en el piso y se cubrió con una lámina de cobre del espesor de un centavo. Todo lo que quedaba era moldear cuidadosamente la lámina de cobre en las curvas de la estatua con mazos de madera blanda y una prensa.

Construir la estructura y el pedestal costó 500 000 USD. Los partidarios franceses recaudaron fondos para la construcción de la estatua y los estadounidenses pagaron el pedestal sobre el que se colocaría. En dinero de hoy, eso sería más de 10 millones de USD. La estatua se completó en Francia y luego se envió a los Estados Unidos, empaquetada en cientos de cajas de madera. Más de 200 000 estadounidenses recibieron el barco que transportaba a lady Libertad cuando llegó al puerto de Nueva York. La estatua se montó en cuatro meses en la isla de Bedloe, que ahora se conoce como la isla de la Libertad. Es posible que se haya cometido un error cuando la estructura fue ensamblada. Durante una inspección en 1982, los trabajadores se dieron cuenta de que su cabeza había sido instalada a 60 cm del centro. Sí, a veces yo también me siento así.

Frente a ese famoso túnel de París se encuentra la Llama de la Libertad. Es una réplica de tamaño completo de la antorcha de lady Libertad, cubierta con pan de oro. Este monumento fue obsequiado a Francia en 1989 por donantes de todo el mundo como agradecimiento por la Estatua de la Libertad y como símbolo de la amistad franco-estadounidense. Alrededor de 4,5 millones de personas visitan la famosa estatua cada año. En comparación, cerca de 3,75 millones de visitantes llegan anualmente al Ojo de Londres. Esto convierte a la Estatua de la Libertad en una de las atracciones turísticas más populares del mundo.

Casi 100 años después de que se erigiera la estatua, la antorcha de lady Libertad tuvo un cambio de imagen. En 1984, la original de cobre y vidrio fue reemplazada por una nueva, cubierta con pan de oro de 24 quilates. La antorcha es el único lugar al que no pueden acceder los visitantes debido a los daños que sufrió anteriormente, por lo que no es seguro subir allí. La Estatua de la Libertad mide 45 m de altura. Son como 10 jirafas sentadas una en el cuello de la otra. En comparación con el tamaño de una persona, tendrías que pararte sobre los hombros de 25 amigos para alcanzar la antorcha con tu mano. La base y el pedestal de hormigón hacen que la estatua sea aún más alta, 93 m desde el suelo hasta la parte superior.

Entonces, entremos en la cosa. Tenemos que atravesar las puertas de una base en forma de estrella. Allí tenemos dos opciones: tomar el ascensor hasta la plataforma de observación o subir los 192 escalones. Ve tú primero. Hay escaleras para que los turistas suban y otra para que bajen, para evitar las aglomeraciones. Las escaleras te llevan a la altura de un edificio de seis pisos, hasta la plataforma de observación, en la parte superior del pedestal. Para llegar a la corona de la estatua, debemos ir al séptimo piso, donde hay una escalera de doble hélice. Corre justo dentro de los pilones de hierro, la columna vertebral de la Estatua de la Libertad, diseñada nada menos que por Gustave Eiffel, ya sabes, el tipo de la torre Eiffel. Y esta escalera es doble porque hay un lado para subir y otro para bajar. También hay un espacio donde puedes descansar si te cansas mientras subes. Sí, yo lo hice, y realmente hace falta. Y tienes que hacer una reserva.

A medida que subes a la estatua, puedes ver exactamente cómo se unieron las 300 láminas de cobre al marco de metal. Y también puedes distinguir detalles específicos, como los pliegues del vestido e incluso mechones de cabello. 354 pasos después, felicidades, has llegado a la plataforma de observación en la corona de la Estatua de la Libertad. Es bastante acogedor allá arriba, y solo caben un par de personas. Puedes ver el puerto de Nueva York a través de 25 ventanas de vidrio. Simbolizan gemas de nuestro planeta. Y hay poderosas linternas detrás de ti que iluminan el cristal. Se encienden por la noche para que los barcos que pasan puedan ver brillar la corona de la estatua.

La entrada a la antorcha no está permitida para turistas, pero, solo para ti, la abriremos por un minuto. Para subir allí... tienes que bajar. Sí, cerca del cuello de la estatua hay una escotilla que conduce a través de un pasaje angosto al brazo derecho. Luego, tienes que subir las escaleras hasta la muñeca. Y después otra escalera te llevará al mango de la antorcha. Abres la puerta cilíndrica y ¡oh, Dios mío! Estás en la plataforma de observación más alta de la Estatua de la Libertad. Desde hace muchos años, aquí solo se permite el acceso a los trabajadores. Durante 6 años, este brazo estuvo colocado en Madison Square Park para llamar la atención sobre una campaña de financiación, hasta que se resolvieron los problemas.

Y, antes de que la estatua llegara a los EE. UU., su cabeza se exhibió en la Exposición Universal de París para ayudar a recaudar fondos para el proyecto. Originalmente, la antorcha iba a servir como faro, pero no era lo suficientemente brillante (como yo), y la luz apenas llegaba a Manhattan. El escultor Bartholdi propuso cubrir toda la estatua con oro para hacerla más brillante, pero esa idea habría sido locamente costosa, por lo que nunca se hizo realidad. Los picos originales sobre su cabeza se oxidaron, los que ves ahora se agregaron mucho más tarde.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas