15+ Historias de hombres que fracasaron en su rol de esposos y padres

Crianza
Hace 1 semana

A veces, un hombre que parecía tan fiel y confiable de repente cambia: se asusta de la responsabilidad o empieza a discutir por dinero. Esto es exactamente lo que les sucedió a los protagonistas de nuestro artículo, y sus esposas, novias e hijas llegaron a la conclusión de que era más fácil separarse que lidiar con los problemas en la mente de otra persona.

  • Cuando era joven e ingenua, me casé por un gran y puro amor. Un par de años después, adoptamos un perro. En realidad, mi esposo me dio permiso para tenerlo con la condición de que sería mi mascota. Tuve que sacar a pasear a ese perro incluso con 38 grados de fiebre y cistitis. No se me permitía estar enferma, ya que inmediatamente escuchaba: "Estás fingiendo para no hacer nada en casa." En resumen, le dije adiós a ese esposo.
  • Salí con un chico durante 5 años. Siempre me decía que no encontraría a nadie mejor que él. Decidí poner a prueba nuestra relación y le dije que estaba embarazada. Le escribí: "¡Sorpresa!" Inmediatamente exigió una prueba de ADN. Cuando respondí que de todas formas tendría al bebé, me dijo: "No pienso vivir contigo el resto de mis días. ¿Quién te va a querer con un hijo de otro?". Al día siguiente, empaqué mis cosas y me fui a casa.
  • Mis padres estuvieron casados ​​22 años antes de decidir separarse. Mi padre creía que un hombre debía trabajar y una mujer quedarse en casa y ocuparse de las tareas del hogar. Pero un día, mi padre necesitó una cirugía y su recuperación tomó seis meses. Sabiendo que ya estábamos atrasados ​​con los pagos del préstamo, mi madre decidió encontrar un trabajo a tiempo parcial. Mi padre inmediatamente concluyó que ella le estaba engañando. Se presentó varias veces en su trabajo y armó escenas. Deberían haber visto lo ofendido que estaba cuando mi madre finalmente habló de divorcio© bumsydinosaur / Reddit
  • Mi padre se jubiló y empezó a pedir ayuda económica de vez en cuando. Generalmente, eran pequeñas cantidades para el apartamento o los comestibles. Le pedí a mi madre que buscara los documentos que mostraban cuánto me pagaba de manutención infantil y lo multipliqué por la tasa de inflación. Aquí tienes, papá, toma este cambio y no te prives de nada. No guardo rencor, pero tampoco tengo mucho deseo de ayudar. Que todo sea justo.
  • Mi esposo podía pasar todo el día sin hablarme si algo le molestaba. También descubrí que tenía una aventura. Después de separarnos, me di cuenta de que tomé la decisión correcta. Me atormentó con insultos y me dejó con deudas. La vida está mejorando poco a poco, pero aún me envía mensajes con “indirectas”, tratando de provocarme. Intento ignorarlo y estar por encima de eso. © Victoria / Quora
  • Mi esposo compró un difusor de aromas para la casa. Lo encendió, y de inmediato empecé a toser y a tener congestión nasal. Le dije: “Por favor, apágalo”. Se rió y no me creyó. Al principio, lo pedí amablemente, luego comencé a discutir, por primera vez en 8 años de matrimonio. Una semana después, estaba tomando café y comencé a sentirme mal nuevamente. Resultó que mi esposo encendió el difusor en secreto otra vez. Volvimos a discutir. Para él, era divertido. Y al mismo tiempo, sentí ira en su voz, como si quisiera que todo fuera a su manera. Y por primera vez, pensé en el divorcio.
  • Tengo un apartamento que compré antes de casarme, y legalmente es solo mío. Hice la remodelación con mi propio dinero. El apartamento fue mi proyecto: pensé en cada detalle según mis gustos, no escatimé en materiales ni en contratar a buenos trabajadores. Nos mudamos allí después de casarnos y llevamos viviendo aquí dos años. Durante este tiempo, mi esposo ya rompió el techo, destrozó el inodoro, derramó pegamento permanente en el fregadero y arañó la pintura de las paredes. No lo hizo a propósito, simplemente no cuida las cosas, especialmente porque él no las eligió, no sufrió con los trabajadores ni participó en la remodelación. Sé que sueno materialista, pero realmente me da pena. Y ni hablar de reemplazar nada. Dice: “Es tu apartamento, ¿qué pasa si nos separamos y yo he invertido en él?”. Ya he empezado a pensar seriamente en el divorcio.
  • Mi hermano estuvo convenciendo a su esposa de tener un hijo durante 7 años. Incluso se sometió a tratamientos porque tenía problemas de fertilidad. Su esposa quedó embarazada. Al cuarto mes, él la dejó, y seis meses después volvió. Vivieron juntos otros tres meses y luego se fue a 6,000 km de distancia. Ya lleva dos años sin ver a su hija. Ayuda económicamente, pero no viene a visitarla. La niña es la viva imagen de su padre, y su esposa es una persona muy sensata. Nosotros, junto con mis padres, la ayudamos. No entiendo a mi hermano. Él solo dice: “Así sucedió”. ¡Qué tontería!
  • Vivo separado de mis padres y les ayudo económicamente. Recientemente, mi padre me llamó por la noche y me pidió que me hiciera una prueba de ADN. Me lo tomé a broma, pero él insistió: “Hazte la prueba, necesito estar seguro”. Tengo una hermana, la llamé y a ella no le pidieron nada. Resulta que mi padre había empezado a dividir la herencia de mi abuela y decidió “estar seguro”. Aún no se ha disculpado. Mi madre me escribe: “Perdónalo, está preocupado”. Ahora estoy esperando que me digan que soy adoptado. La verdad, no quiero saber nada de ellos.
  • No puedo señalar una razón específica para el divorcio. Más bien, fueron pequeñas cosas. Primero, mi esposo dejó de mostrarme afecto después del nacimiento de nuestra hija. Luego, empezó a llegar tarde a casa y varias veces lo sorprendí en videollamadas con otras mujeres. Comenzamos a pelearnos constantemente, y decidí sacar dinero de nuestra cuenta bancaria conjunta. Mi padre había fallecido recientemente, y una parte significativa de nuestros ahorros provenía de la herencia que recibí. Cuando mi esposo se enteró, se enfureció, ya que pensaba que tenía derecho a ese dinero también. © Ashley Lynne Ward / Quora
  • Una colega se separó de su pareja hace año y medio y se mudó de su casa. Ahora va a la peluquería una vez al mes en lugar de dos veces al año. Va a hacerse manicura y pedicura, y se compra productos de cuidado personal como mascarillas, aceites y cremas. Se ha puesto en forma, aunque lo hace en casa y no en el gimnasio, pero eso no importa. ¡Realmente ha florecido! Mientras vivía con ese hombre, gastaba dinero en él. Él siempre estaba bien vestido y peinado. Compró un coche elegante y destinaba todo su salario a sus propios créditos. Así que no le quedaba dinero para ella. Por cierto, él no pudo mantener los pagos solo y vendió el coche, además de seguir usando ropa vieja.
  • No puedo decir que mi padre haya acumulado sabiduría con los años. Más bien, se pasaba el tiempo pegado al teléfono y viendo televisión. Sus numerosos intentos de obtener otra profesión nunca tuvieron éxito, ya que siempre pensó que lo sabía todo, pero los empleadores le decían que aún no había aprendido nada. Sin embargo, cuando llegó a los cincuenta, adquirió la costumbre de hacer largas pausas incluso cuando se le hacía una pregunta sencilla como: “¿En qué autobús vamos hoy?”. Después de mucho insistir, me confesó que había leído en internet que hacerlo así hace que uno parezca más sabio. Y siempre me dice: “Cuando crezcas, lo entenderás”.
  • Estuve casada durante 2 años y 8 meses. Vivíamos en el apartamento de mi suegra. Mis suegros no estaban contentos con la elección de su hijo porque yo era una provinciana sin coche ni propiedad propia. Siempre intentaban convencerlo de que no era la pareja adecuada para él. Lo invitaban a charlas a solas, una de las cuales le pedí que grabara: así pasaron 2 horas y 50 minutos lavándole el cerebro. Pronto empecé a progresar: resolví el tema de la vivienda, hice un curso de manicura y ahorré dinero. Le propuse a mi esposo que compráramos un apartamento juntos para no depender de sus padres, a lo que él respondió: “No lo necesito, tengo dónde vivir”. El 14 de julio compré mi propio apartamento, el 15 de julio me echaron del apartamento familiar, cambiaron las cerraduras y me dejaron recoger mis cosas, y el 17 de julio mi esposo solicitó el divorcio. Cuando me mudé, me di cuenta de que había olvidado algunas cosas; mi esposo me las trajo y me dijo con culpa: “Le pedí a mi madre que no te tratara así”. Luego simplemente dejó de hablarme. Por cierto, él mismo no se presentará al divorcio, hizo un poder notarial para que se presente su prima.
  • Mi tía salió durante un tiempo con un tipo desempleado. Él vivía en su casa gratis. Se casaron y planearon irse de luna de miel. Pero en un momento dado, el nuevo esposo le dijo que no iría porque tenía que regar las plantas de la casa. Después de una pelea, mi tía se fue de vacaciones con sus hermanas. Cuando regresó, intentó echar a su esposo de la casa. Él se negó rotundamente. Incluso comenzó a hacer transmisiones en vivo en redes sociales contando cómo lo estaban maltratando. La policía le informó a mi tía que prácticamente no podían hacer nada en ese momento: solo podrían presentar una solicitud de desalojo después del divorcio. El tipo viviría en su casa con sus preciadas plantas unos 3 meses, hasta que todo se resolviera legalmente. © Unknown author / Reddit
  • Hace 5 años, al momento de divorciarme, tenía dos hijos y dos gatos, sin perspectivas en mi trabajo actual, sin estar lista para cambiarlo y sin fuerzas para hacer nada. Como una ardilla en una rueda, cada día hacía lo mismo: despertar a los niños, preparar el desayuno, llevarlos a la escuela, recogerlos, pasar por el supermercado, preparar la cena, poner la lavadora, lavar los platos, ayudar con las tareas, recoger la ropa seca, colgar la ropa mojada, bañar a los niños, acostarlos. ¿Qué manicuras, belleza, gimnasios? Subir al cuarto piso con bolsas en las manos, y ya es suficiente. Mientras tanto, el constante discurso del marido: “No hay dinero, no cambies de trabajo, este está bien, ¿a quién le importas? Eres una mala ama de casa, la casa es un desastre”. Ahora me he separado de mi esposo. Tengo tiempo, fuerzas para hacer cosas y es más agradable volver a casa.
  • Cuando nos casamos, teníamos 20 años. Pagamos la boda nosotros mismos. Ambos trabajábamos mucho. No había problemas, ni de dinero ni de relaciones. Pero durante 14 años, mi esposo regularmente me decía que quería divorciarse y se iba por medio día, a veces todo el día. Luego regresaba, lloraba y me suplicaba que olvidara todo. Al final, me cansé. Decidí que si él volvía a mencionar el divorcio, aceptaría. Así fue, y finalmente me divorcié de él. Solo que mi esposo actuó como si hubieran sido injustos con él. © Bette Price / Quora
  • La gota que derramó el vaso en nuestra relación fue una conversación junto al contenedor de basura. ¿Saben esos grandes contenedores con tapa abatible? Soy de baja estatura. Y un día, mi exesposo, que es mucho más alto que yo, dijo: “¿Qué te pasa? No comprimes la basura en el contenedor, solo la tiras ahí”. Espero que su próxima esposa sea más alta o que cada vez le llame para que la saque del fondo del contenedor. Les deseo lo mejor a ambos. © Kelly Ann / Quora

Decidirse a hacer cambios nunca es fácil, pero a veces el resultado puede superar todas las expectativas. Puedes encontrar a tu alma gemela, hacer el viaje de tus sueños o convertirte en un gran profesional. Incluso tenemos un artículo sobre personas afortunadas que un día renunciaron a un trabajo que no les gustaba y ahora viven disfrutando de la vida.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas