8 Principios para criar a una hija que, a pesar de los estereotipos obsoletos, logrará conseguir todo con su propio esfuerzo

Psicología
hace 2 años

El enfoque de la crianza es una de esas cosas que cambian con mucha rapidez. Hasta hace poco, la frase “niña buena” causaba ternura y servía como un ejemplar al cual había que aspirar. Ahora, puede causar escepticismo o negatividad, porque “buena” significa “cómoda”.

Hola, me llamo Anastasia, y tengo dos hijas. Me gustaría que no solo crecieran felices, sino también libres de estereotipos de que el objetivo principal de cada mujer es casarse exitosamente. Por eso, tomé en cuenta varios consejos sobre cómo lograrlo, y estoy dispuesta a compartirlos con los lectores de Genial.guru.

Alabar correctamente a tu hija

Parece obvio el principio de que el interior es mucho más importante que el exterior. Pero cuando se trata de niñas, entonces lo primero que hacen es elogiar su belleza, como si fuera la virtud principal. En primer lugar, los especialistas aconsejan prestar atención a las ideas de tu hija, su creatividad y comportamiento, y solo después a su aspecto físico. Esto no significa que no debas decirle que es hermosa: se lo digo a mis hijas varias veces al día. Pero solo después de alabarlas por algo más importante.

Alabar a un niño por su talento o inteligencia tampoco es la mejor opción. En esta situación, haces un cumplido a tu hija por algo que no depende de ella, algo en lo que no puede influir. Investigadores recomiendan elogiar sus esfuerzos para lograr resultados. Esto la fomentará a desarrollarse y a esforzarse aún más.

Permitirle discutir contigo

Las “chicas buenas” siempre escuchan a su madre y no discuten con ella. ¿Mamá siempre tiene la razón? E incluso si la tiene, ¿por qué la niña debería estar necesariamente de acuerdo con ella? Ahora, al haberme convertido en mamá, comprendo que a menudo me equivoco y es poco probable que deje de hacerlo en el futuro. Y si es así, ¿por qué mi palabra debería ser la decisiva?

Expertos creen que una niña debe ser capaz de enfrentarse a ti para aprender a hacer lo mismo con sus compañeros de la escuela, profesores, novio o futuros jefes. Al tener una discusión razonable con tu hija, no solo le enseñarás a decir “no”, sino también a argumentar y a defender su posición. Y, por cierto, es probable que aprenda muchas cosas nuevas.

Darle la oportunidad de elegir

En el mundo moderno, es necesario poder tomar una decisión rápidamente, y a muchas personas les resulta muy difícil hacerlo, porque no se les ha enseñado esto desde la infancia. Intento darles a mis hijas el derecho a elegir siempre que sea posible. Al tener casi 2 años, ellas pueden decidir qué juguete comprar, qué color de vestido usar y qué desayunar.

En el futuro, elegirán sus pasatiempos y aficiones. Sí, lo más probable es que abandonen muchos de los que elijan, pero es mejor intentar y rechazar que no probar y lamentar toda la vida. Además, ¿cómo los niños podrán darse cuenta de qué actividades les gustan y cuáles no?

Fomentar sus aficiones

En la foto se encuentra la cantante Billie Eilish y su mamá, quien prefirió que sus hijos estudiaran en casa para que pudieran hacer lo que realmente disfrutaban. Ella siempre fomentó la afición de sus hijos a la música, e incluso acompañó a Billie en una de sus giras internacionales.

Realmente quiero que mis hijas tengan una afición, y no importa si es baile, lucha libre, tocar en una banda de punk, dibujar o la física nuclear. Una persona que luce aficionada por algo siempre es más interesante que la que se aburre de la vida. Pero lo más importante es no exagerar.

“Las aficiones pueden ayudar a una niña a afrontar las dificultades, lo que aumentará su autoestima y le dará la confianza de que lo principal son los valores personales, no el aspecto físico. Ella jugará baloncesto o tocará el piano en lugar de ser aficionada a programas de televisión”, dijo Rachel Simmons, autora de Odd Girl Out.

Fomentar que resuelva los problemas por sí misma

Realmente quiero proteger a mis hijas de cualquier problema, pero tengo que luchar conmigo misma. Permitir que una niña resuelva un problema difícil significa no solo ensayar los escenarios de la vida adulta, sino también enseñarle a asumir la responsabilidad de sus decisiones.

Esther Wojcicki, autora del best seller internacional Cómo crear personas exitosas, cree que los padres ahora abusan de la custodia. Como resultado, creció toda una generación que no está acostumbrada a asumir responsabilidades. Muchos jóvenes simplemente no saben que ellos mismos son capaces de resolver problemas sin la ayuda de sus papás.

“Doy clases en Stanford. ¿Y qué es lo que veo? Un gran número de padres se mudan al lugar para ayudarles a sus ’bebés’. ¡Ojalá fuera una broma, pero es verdad! No puedo creerlo: ¡se mudaron, cambiaron su vida solo por el hecho de que sus hijos fueron a la universidad! Algunos padres me recuerdan a las máquinas para quitar la nieve, dado que están dispuestos a limpiarles el camino a sus hijos para que no tengan que afrontar ninguna dificultad. Y, lo peor de todo, los chicos lo saben y, sobre todo, cuentan con ello”, dijo Esther.

Y la verdad es que confío en ella. Tiene 3 hijas; la mayor es la directora ejecutiva de YouTube (44.º puesto en America’s Richest Self-Made Women de 2019, según Forbes), la hija del medio es la directora de la empresa innovadora de pruebas genéticas 23andMe (33.º puesto en la misma lista), y la menor es catedrática de pediatría en la Universidad de California.

Enseñarle a arriesgarse

Otro punto que me costará trabajo cumplir, pero lo intentaré. “Las niñas que tienen aversión al riesgo tienen una autoestima más baja que las que están dispuestas a enfrentar desafíos. Convence a tu hija de que salga de su zona de confort. Por ejemplo, sugiérele que, si tiene miedo de ir cuesta abajo en la bicicleta, encuentre una pequeña colina para conquistarla”, dijo la psicóloga JoAnn Deak.

Al principio, puede sonar un poco espeluznante. Estamos realmente sorprendidos por la timidez de muchas personas de la generación Z, por cuya seguridad sus padres estaban literalmente obsesionados. No saben arriesgarse a la edad adulta, por eso les cuesta más trabajo lograr éxito. No, de ninguna manera estoy proponiendo enseñarles a mis hijas algunas diversiones de mi infancia, pero creo que intentaré el truco con la bicicleta que aconseja JoAnn Deak.

Leerle correctamente

Con frecuencia les leo libros a mis hijas literalmente en modo automático y sin entender el significado del texto debido al cansancio. Y ellas se aburren. Pero quiero involucrarlas en el proceso, para que se interesen por los libros y, por consiguiente, por el conocimiento.

Los especialistas recomiendan practicar la lectura activa, permitiéndole a tu niño participar en el proceso no solo como un oyente pasivo. Por ejemplo, puedes invitar a tu hijo a leer algunas partes del libro y preguntarle cómo cree que cambiará la trama o qué haría en el lugar del personaje. Si tu hija aún es muy pequeña, pídele que dé vuelta las páginas por ti.

Contarle cuentos de hadas

Sí, sé que los cuentos de hadas están generalmente mal vistos por poseer modelos obsoletos de la conducta y, en general, por estar llenos de sexismo, entre otras cosas. Pero, en primer lugar, los cuentos de hadas son simplemente geniales. En segundo, siempre puedes encontrar una multitud de sentidos. Por ejemplo, Cenicienta adquirió su éxito en el momento en que dejó de ser obediente.

¿Tienes tus métodos secretos para la crianza de los hijos? Compártelos con nosotros.

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas