A sus 45 años, una mujer dejó su trabajo en una oficina para dedicarse a la limpieza y descubrió su verdadera pasión

Historias
hace 5 meses

Durante nuestra infancia, a muchos nos decían: “Si no te esfuerzas en tus estudios, acabarás limpiando suelos”. Se tenía la percepción de que cualquier otro trabajo era preferible antes que eso. Pero en la actualidad, esta profesión ha resurgido con una renovada valoración.

“Soy una mujer de 49 años. Si alguien me hubiera dicho hace 5 años que terminaría trabajando como limpiadora, no lo habría creído”, así comenzó su relato, una usuaria en Internet. Los últimos años de su vida habían sido especialmente difíciles. La pérdida de su empleo en una empresa a la que había dedicado 11 años la afectó profundamente. Se enfrentaba a la falta de dinero, desempleo y todos otros problemas asociados. Sin embargo, una solución inesperada apareció de la nada.

“Encuentra a aquellos que no te conocían antes”. Este consejo proveniente de una persona sabia fue el punto de partida para un nuevo capítulo en mi vida. Al día siguiente, una amiga me contactó. Estaba en busca de alguien para un trabajo ocasional: necesitaba una limpiadora para una piscina. Aunque el salario no era alto, pensé, ¿por qué no darle una oportunidad?

“He estado ganando dinero durante el último año y medio limpiando apartamentos y oficinas”. Quizás no suene impresionante, pero este trabajo me ha proporcionado buenos ingresos, me ha regalado una nueva amistad, experiencias enriquecedoras y la oportunidad de redescubrir mi ciudad. Sorprendentemente, uno de los clientes confió en mí lo suficiente como para dejarme a cargo de su hija de siete años, lo que me hizo descubrir mi afinidad con los niños. ¡Esa pequeña es un verdadero tesoro!", comparte la mujer.

La mujer aclara que, durante este tiempo, ha recibido múltiples ofertas para regresar al trabajo de oficina. Anteriormente, había sido una expedicionaria portuaria, pero ahora no tiene el más mínimo deseo de volver a esa vida anterior. “Ir todos los días al trabajo, estar disponible 24/7, estresarse por los errores ajenos, tener que rogar para obtener vacaciones y no poder planificar mi propio horario: eso ya no es para mí”, escribe la protagonista.

Actualmente, todo ha cambiado. La mujer está convencida de que realiza una labor positiva y es de gran ayuda para otros: “Con mi ayuda, una madre joven no tiene que hacer malabares para limpiar la habitación de los niños y la cocina durante su único día libre. Puede dedicarlo a estar con ellos”.

“Cierta vez, un hombre de edad avanzada solicitó mis servicios para ayudar a su madre anciana. A pesar de ser enérgica, una enfermedad le impedía encargarse de las labores cotidianas. A los pocos minutos de conversar, conectamos de inmediato. Se rió con alegría, se mostró relajada y me contó un ’truco especial’ para blanquear cortinas. El cliente, agradecido, me dejó una generosa gratificación, ya que vio a su madre contenta y sonriente toda la tarde”, relata sobre una de sus experiencias con sus clientes.

Ella recalca que, además de ser una fuente de ingresos, su trabajo le otorga tranquilidad emocional.

Los usuarios en Internet mostraron un fuerte apoyo hacia la protagonista, ofreciéndole palabras de agradecimiento y admiración:

  • Personas como tú son un auténtico alivio para alguien como yo. ¡Detesto limpiar! Hace poco contraté un servicio de limpieza, ¡y es una maravilla! Ahora, esa increíble señora viene a mi hogar de manera constante cada semana. Realmente haces más bonita y mejoras nuestras vidas.
  • ¡Gran reconocimiento a la autora! La limpieza nunca fue lo mío, pero ahora lo veo como una actividad meditativa. Me ayuda a relajarme y organizar mis pensamientos. Creo firmemente que aquellos que luchan contra el caos y mantienen el orden son verdaderos héroes.
  • En mi oficina trabajaba una señora agradable y de una edad similar a la tuya. Una mañana, mientras estaba en la entrada, la vi salir apresuradamente y montarse en su lujoso coche para luego desaparecer a toda velocidad. En ese momento, me pregunté si tal vez me había desviado en algún punto de mi camino en la vida.
  • Puede que algunos lo vean con burla, pero para ser realmente una buena limpiadora se necesita un vasto conocimiento. Hay que saber, por ejemplo, cómo tratar la piedra artificial, cómo lavar distintas telas, la técnica adecuada para planchar o cómo cuidar diferentes tipos de suelos. Es esencial tener nociones básicas de manejo de productos químicos. Respeto enormemente a estos profesionales.
  • ¡Tengo un gran respeto por ti! Has identificado hábilmente un nicho donde no solo te sientes cómoda, sino que también ofreces un gran servicio a otros. ¿He contratado limpiadoras? ¡Definitivamente! Y fue genial. Personalmente, no disfruto mucho de la limpieza, así que mujeres como tú son de gran ayuda. Pagas y sabes que todo quedará impecable y en orden. Valoró y respeto mucho tu labor.
  • Conozco a alguien que trabajaba como jefa de contabilidad, pero llegó un punto en el que se hartó de todo y dijo: ’Prefiero limpiar pisos’. Y eso es exactamente lo que hizo. Han pasado unos 5 años, y está muy contenta. Dice que el trabajo físico es mucho menos estresante que lidiar con la tensión mental de la contabilidad. Trabaja 3-4 horas al día, gana bien y apenas se siente cansada.
  • En mi trabajo, la señora de la limpieza, junto con su nuera y una amiga, se encargan de la limpieza de todo el edificio de oficinas. Mi perspectiva cambió cuando la vi luciendo unas zapatillas de marca y escuché que tenía planes para unas vacaciones de dos semanas en Filipinas. De repente, la idea de trabajar en una oficina no parecía tan atractiva.
  • Trabajo como secretaria y suelo llegar antes que todos. A veces me cruzo con nuestra limpiadora, una mujer de unos 50 años. Una vez en invierno, mientras me acercaba a la oficina, vi a una dama ajustándose un costoso abrigo. Resultó ser nuestra limpiadora, quien me dijo: “¡Imagínate, hoy me quedé dormida, salí apurada y olvidé las llaves en mi otro abrigo!” ¡En su otro abrigo! Y yo ni siquiera tengo uno, solo uso chaquetas acolchadas. Creo que elegí la profesión equivocada.
  • Nunca podría trabajar como limpiadora, incluso si mi supervivencia estuviera en juego. Es un trabajo que no me sale naturalmente. Me toma una semana reunir la energía para limpiar mi propia casa. Afortunadamente, mi hijo me echa una mano. Por eso valoro enormemente a quienes se dedican a la limpieza. Son personas fundamentales y no hay nada vergonzoso en ese trabajo.
  • No entiendo a las personas que miran con desprecio a los trabajadores de la limpieza. Yo misma he considerado dejar mi puesto como contadora para convertirme en limpiadora. Estoy a un año y medio de jubilarme, pero temo no poder aguantar tanto.

Las personas que alguna vez se atrevieron a seguir su pasión y trabajaron en el empleo de sus sueños, incluso si no es considerado prestigioso, suelen considerarse a sí mismas felices. Después de todo, hacer lo que amas y ser remunerado por ello es, ¡sin duda, una verdadera celebración!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas