Abuela recibe un premio por cumplir 73 años en su trabajo sin faltar un solo día

Historias
hace 7 meses

En un logro sin precedentes, una talentosa mujer ha sido reconocida como la mejor empleada del siglo. Su dedicación, pasión y compromiso la han llevado a superar todos los obstáculos en más de 70 años de trabajo, sin embargo, eso no es todo. La protagonista de nuestra historia ostenta un récord que será difícil de superar para cualquiera y sobre todo para las nuevas generaciones, que ya han olvidado uno de los valores fundamentales: la puntualidad.

Un ejemplo de compromiso y dedicación sin igual, nos encontramos con la historia de una mujer extraordinaria que ha logrado un impresionante récord en el mundo laboral. A lo largo de 73 años de carrera, esta valiente y perseverante mujer nunca ha faltado a su trabajo, demostrando una asombrosa constancia y amor por lo que hace.

Esta determinación incansable y ética laboral impecable la han convertido en un modelo a seguir para todos aquellos que desean alcanzar el éxito y estamos seguros de que su nombre será recordado por mucho tiempo.

Melba Mebane es una mujer de 90 años que recientemente celebró su jubilación tras una prolongada trayectoria en los almacenes Dillard’s en Tyler, Texas, este mes de julio, después de una carrera que abarcó más de siete décadas.

Ella comenzó a trabajar para el gigante minorista en 1956, cuando apenas tenía 17 años, comenzando como la operadora del ascensor antes de ser transferida al departamento de cosméticos. Ahora, tras una destacada carrera, la anciana de 90 años se ha jubilado, dejando atrás a un gran número de colegas y clientes que llegaron a quererla.

Melba era conocida por presentarse al trabajo todos los días con una sonrisa en su rostro, sin haber faltado ni siquiera un día por enfermedad durante 73 años de labor. Además, sobresalía en las ventas y no había cliente ni compañero de trabajo que no la adorara.

El gerente de la tienda, James Saenz, afirmó que Melba “tocaba” muchas vidas. Su energía positiva y su habilidad para conectar con las personas hacían de ella alguien especial en el lugar de trabajo. La dedicación y el compromiso de Melba con su labor se reflejaban en los resultados obtenidos, siendo reconocida como una de las mejores vendedoras del equipo.

James elogió su capacidad para brindar consejos de vida tanto a los clientes como al equipo. Y confesó que debido a su personalidad luchadora y amable, Melba rápidamente formó amistades con todos. Su presencia es invaluable y dejará una huella duradera en todos aquellos con quienes ha interactuado.

Su dedicación y pasión por su trabajo son evidentes en cada interacción con cada cliente y han sido una fuente constante de inspiración para todos sus colegas. Melba es un verdadero ejemplo de excelencia y profesionalismo, demostrando día tras día lo importante que es dar lo mejor de uno mismo en cada situación.

Terry Mebane, el hijo de Melba, guarda entrañables recuerdos de su madre yendo a trabajar todos los días porque amaba lo que hacía, añadiendo que su ética laboral es inspiradora. Él dijo que solía pasar mucho tiempo con su madre en su trabajo, mencionando que creció ahí en el almacén.

Terry agregó: “Ella es una luchadora incansable. La tienda abría a las 10 y ella quería su lugar de estacionamiento, así que llegaba entre las 9 en punto y las 9:15. Ella era la primera persona en cruzar la puerta y tenía su mostrador listo. Realizaba las tareas previas. Solo se tomaba 30 minutos para almorzar. Traía su comida, subía al piso de arriba para almorzar en 25 minutos y luego volvía al piso de ventas porque sabía que la gente a menudo aprovechaba su hora de almuerzo para venir al centro comercial y comprar lo que iban a comprar, y ella no quería perder su oportunidad”.

Estos son solo algunos de los ejemplos de compromiso y dedicación que Melba demostró a lo largo de su carrera de más de siete décadas en Dillard’s.

Cuando Melba cumplió entre los 70 y 80 años, continuó trabajando 40 horas a la semana, con Terry llevándola y trayéndola del trabajo cada día. Recientemente, después de enfrentar algunos problemas de salud, Melba decidió que era hora de despedirse de su familia en Dillard’s, a los 90 años de edad.

Melba aconsejaba a sus compañeros que “vengan a trabajar” y que nunca vean su labor como simplemente un “cheque de pago”. Su incansable ética laboral y su actitud positiva son de admirarse.

Dillard’s organizó una fiesta de jubilación para Melba, donde se le otorgó el premio “Más allá de la excelencia”. Actualmente, una placa con su foto cuelga en la pared dentro de la tienda.

James dijo a los medios: “Permanecerá aquí mientras Dillard’s exista. Más allá de la excelencia es por sus décadas de servicio que superaron todas las expectativas. Incluso con los tiempos cambiantes, desde donde comenzó hasta donde estamos ahora en el mundo moderno, sus valores y todo lo que representa siguen siendo vigentes”.

Esta placa se convierte en un símbolo duradero de reconocimiento y aprecio por la dedicación y el impacto que Melba tuvo en Dillard’s. Su legado será recordado y celebrado, inspirando a otros a esforzarse por lograr la excelencia en su propio trabajo y mantener los valores que conducen al éxito en cualquier época.

Ser reconocido por un buen trabajo es una satisfacción que muy pocos se pueden dar, requiere de constancia, esfuerzo y dedicación, en Genial tenemos varias historias de empleados que lograron jubilarse después de más de 7 décadas, de otros que comparten anécdotas graciosas e incluso de usuarios que compartieron el lado oscuro de sus profesiones.

Imagen de portada KLTV 7 / Youtube

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas