Ciudad irlandesa prohíbe a menores de 12 usar smartphones porque “los destruye”

Gente
hace 8 meses

El uso generalizado de los smartphones ha tenido un impacto significativo en nuestras vidas, y los niños no son una excepción. En particular, el efecto del uso del smartphone en niños menores de 11 años ha generado preocupación en padres, educadores y expertos en desarrollo infantil. Es por eso que un grupo de padres, maestros y educadores han decidió tomar medidas más estrictas en una localidad irlandesa.

Basándose en el principio de que la unión hace la fuerza, los padres de la localidad irlandesa de Greystones han formado un frente unido para decir colectivamente a sus hijos que no pueden tener un teléfono inteligente hasta la escuela secundaria.

Las asociaciones de padres de las ocho escuelas primarias del distrito han adoptado un código que prohíbe los teléfonos inteligentes para la mayoría de los niños. La intención es protegerlos de los efectos nocivos del uso constante del smartphone. Según las asociaciones escolares, "la infancia está siendo destruida por la llegada de los teléfonos inteligentes.

“Si todos lo hacen de manera generalizada, no te sientes como el extraño. Esto hace mucho más fácil decir que no”, dijo Laura Bourne, quien tiene un hijo en los primeros años de primaria. “Cuanto más tiempo podamos preservar su inocencia, mejor”.

Los padres de esta ciudad costera, ubicada a unos 45 minutos al sur de Dublín, esperan que esta prohibición ayude a prolongar la infancia al reducir la ansiedad y la exposición a materiales para adultos que a menudo llegan a los niños con el uso constante de smartphones.

Los padres de las ocho escuelas primarias del distrito, donde los niños tienen edades entre los 4 y los 12 años, pueden o no unirse a la prohibición. La medida tiene como meta ser aplicada no solo en la escuela, sino también en el hogar. Aunque las escuelas del área ya habían prohibido y restringido uso de teléfonos celulares, según el informe, los efectos de las redes sociales seguían presentes.

El mes pasado, escuelas y padres en la localidad tomaron la iniciativa ante la preocupación de que los teléfonos inteligentes estuvieran alimentando la ansiedad y la exposición a contenido inapropiado. Esta es una rara ocasión en la que toda una ciudad toma una acción conjunta sobre este tema.

“Las infancias se están acortando cada vez más”, afirmó Rachel Harper, directora de la escuela St. Patrick, quien lideró la iniciativa. Niños de nueve años comenzaron a solicitar teléfonos inteligentes. “Esto se estaba introduciendo en edades más tempranas, podíamos verlo sucediendo”.

Una política generalizada en toda la ciudad reduce la posibilidad de que un niño tenga un compañero con un teléfono inteligente, y los padres pueden presentar el código como una regla escolar“, dijo Harper. “A los niños les encanta, ahora pueden culpar a las escuelas”.

Jane Capatina, de 10 años y alumna de St. Patrick, aceptó la idea de no tener un teléfono inteligente durante al menos otros dos años. “Me gustaría tener uno, me gustaría enviar mensajes de texto a mis amigos. Pero no quiero volverme adicta a él”. Su hermana Rachel, de ocho años, también estuvo de acuerdo con el pacto. “Es justo si nadie puede tener uno”.

En Australia, se ha implementado una medida similar en algunas escuelas secundarias, donde se destinan hasta 30 mil dólares en la adquisición de bolsas especiales diseñadas para almacenar los teléfonos celulares de los estudiantes mientras se encuentran dentro de las instalaciones escolares. Esta iniciativa forma parte de un esfuerzo gubernamental para que se implemente a nivel nacional en todas las escuelas en un futuro cercano.

En otros lugares, como en un pueblo en la India, se han tomado medidas similares como prohibir el uso de teléfonos inteligentes en todos los menores de 18 años. Aquellos que son encontrados usando uno pagarán una pequeña multa. Otro pueblo en India está imponiendo un “detox digital” por las tardes, para todos los usuarios de teléfonos inteligentes, tanto niños como adultos, se les prohíbe usar los dispositivos entre las 7 p.m. y las 8:30 p.m. diariamente.

Josh Webb el chico irlandés, está de acuerdo: “Sería una buena regla, pero no creo que los adultos estén contentos” declaró.

Limitar el uso de teléfonos inteligentes en niños es un tema importante y en constante debate. Si bien la tecnología puede ofrecer beneficios educativos y de conectividad, también plantea preocupaciones sobre su bienestar. Y eso no aplica solo a niños tenemos algunos artículos acerca de cómo afecta cuando los usamos mucho en el baño, o si no nos despegamos de ellos y como afectan a nuestro cuerpo.

Imagen de portada Justin Heap / Unsplash

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas