Construir un sable de luz es posible, y ya lo hicieron

Curiosidades
hace 5 meses

Okey, avancemos cien años, hasta el año dos mil ciento veinte. Vamos, sígueme el juego. Estás en las gradas de la final de tu deporte favorito, la esgrima. Tus dos favoritos se enfrentan entre sí. Los ruidos de los sables de luz son los sonidos más intensos del lugar... casi puedes sentir las paredes vibrar.

¡Plasma contra plasma! Ambos concursantes están usando equipo de protección, hecho de un material que el plasma no puede atravesar. Zzzoooom, zzzzooom. Ese es el sonido que hacen cuando cortan el aire. Las espadas de esgrima de acero son cosa del pasado. Los sables de luz son lo que está de moda ahora. El otro día, durante Acción de Gracias, podías ver a tu vecino desde tu ventana. ¡Estaba usando su propio sable de luz para cortar su pavo! Todos sus cuchillos debían estar sucios. Te envió una foto después, y resultó que quedó un poco demasiado bien cocido después del calor del plasma.

Bueno, volviendo a la actualidad, los sables de luz todavía no son reales. Pero son algo que a todos les encantaría tener en sus manos. Son lo máximo de futuristas y divertidos que una espada puede llegar a ser. Imagina una hoja hecha de plasma que sale y se retrae cuando quieres, y lo único que tienes que llevar es un asa. En “Star Wars” también se les llamaba espadas láser. Bueno, tiene sentido. ¿Recuerdas esos diminutos láseres con los que jugabas cuando eras niño? Eran divertidos. Eran del tamaño de un dedo y podían ayudarte a señalar cualquier cosa. Tenían esa luz roja que salía por un extremo.

Los gatos también se volvían locos por ellos. Todavía lo hacen. Si tienes un láser y lo apuntas a la pared con tu gato prestando atención, correrá instantáneamente hacia él. Si lo apagas, estará confundido y comenzará a buscarlo en todas partes. ¡Algunos perros también! En las películas, los sables de luz se utilizan tanto de forma ofensiva como defensiva. No es necesario un escudo, como en la antigüedad. También cortan casi todo, excepto otros sables de luz. Aun así, una cosa que tiene el universo de “Star Wars” que nosotros no tenemos es el material que hace posible los sables de luz: cristales Kyber. Esos no existen en la vida real. Técnicamente. Construir un sable de luz es posible, aunque difícil, ya que... ya sabes, no somos jedis ni mandalorianos. Lo primero que necesitas para hacer realidad tu sueño de un sable de luz es plasma.

Y quizá estés preguntándote: ¿qué es exactamente el plasma? Es materia sobrecalentada, y a menudo se la denomina cuarto estado de la materia. Los primeros tres son sólido, líquido y gaseoso. Yo lo sé todo sobre el gas. Lo siento. El plasma constituye más del noventa y nueve por ciento de nuestro universo visible. Por la noche, puedes verlo en forma de estrellas, nebulosas y esas luces que puedes ver en los polos norte y sur.

También es controlable. Con la ayuda de fuerzas magnéticas, puedes moldear y dar forma al plasma. Pero para que funcione como en las películas, necesitarías un equipo muy grande y voluminoso, y eso no encajaría exactamente en tu mano. No sabemos con certeza qué tamaño debería tener, pero imagina, por ejemplo, el tamaño de un automóvil. ¡Muy emocionado, les dices a tus amigos que tienes un sable de luz! Pero... está en tu garaje. Aun así, es muy impresionante.

¡Todos caminan hacia tu casa, abren la puerta de tu garaje y ahí está! Tu propio equipo de plasma voluminoso y grande. Tiene un interruptor en el lateral para que salga el plasma. Lo presionas y un rayo de plasma azul de sesenta centímetros vuela hacia el techo. Tus amigos están asombrados, ¡es la primera vez que ven el cuarto estado de la materia! Después de apagarlo, puedes ver el punto en el techo donde el plasma golpeó. Dejó una marca. Definitivamente, no es seguro guardarlo afuera, ¿qué pasaría si alguien intentara jugar con él?

Este equipo también tendría que ser tan poderoso como un reactor nuclear. Pero dejemos esos en las plantas de energía nuclear por ahora. Hay gente que ya ha construido un sable de luz o protosable algo realista. La forma en que lo hicieron fue expulsando el plasma de un mango de metal. Tenían que llevar una mochila para alimentar el plasma. De lo contrario, no habría funcionado. El ingrediente clave de todo esto es el flujo laminar. El flujo laminar es cuando las partículas de un fluido fluyen en líneas paralelas. El otro tipo de flujo es más loco, palabra científica, y allí las partículas fluyen al azar y en direcciones opuestas. Si no fuera por el flujo laminar, el plasma del sable de luz despegaría en cualquier dirección.

El combustible del sable de luz es gas líquido que, combinado con oxígeno y una chispa, permite que el plasma fluya en línea recta y sea controlado. Entonces, para empezar, el gas de la mochila de combustible fluye en un flujo laminar que luego se dirige al mango del sable de luz. El combustible debe estar muy concentrado.

Luego necesitas una chispa. Después de esto, el plasma será expulsado del mango, y eso es todo. Tienes un sable de luz. ¡Este rayo de plasma arderá a temperaturas increíblemente altas! Lo que significa que podrás atravesar muchas cosas. O... ya sabes, quemarlas. Todo esto significa que, técnicamente, un sable de luz de la vida real es posible, pero tendrías que cargar una mochila enorme con combustible y combinarlo con oxígeno para encenderlo, lo cual es algo muy peligroso de hacer. Pero, a diferencia de las películas, no es resistente, como lo sería una espada. Es un flujo de plasma, y cuando intentas cortar cosas con él, no permanece exactamente igual.

Otra opción para un sable de luz de la vida real es un protosable. Los protosables necesitan combustible para funcionar y también son muy peligrosos. En pocas palabras, son cuchillas realmente calientes que arden con tanta intensidad que tendrían casi la misma apariencia que un sable de luz. Ahora, si todavía quieres un sable de luz, pero no quieres correr los riesgos que conllevaría uno, existen asombrosos sables de luz led. Son bastante simples. Por lo general, son solo un tubo que contiene un led, y cuando presionas el botón que lo enciende, brilla como un sable de luz real. ¡Algunos de ellos también hacen el ruido de zzzooomm! Son mil veces más seguros, e incluso puedes comprarlos como regalo.

También existe la opción de un sable de luz láser. Es solo un mango, como un láser normal, pero mucho más poderoso que con los que solías jugar. Estos vienen con advertencias por lo poderosos que son. Incluso podrías tener que usar anteojos para proteger tus ojos. Incluso pueden ser lo suficientemente poderosos como para cortar cosas. De acuerdo, ¿qué pasa si solo quieres jugar con plasma, pero no con un sable de luz? Todavía puedes. Hay globos de plasma que puedes comprar y jugar. Una bola de plasma es una esfera de vidrio que contiene una gran cantidad de gases inodoros, incoloros, de un solo átomo, que no explotan ni nada. Tienen un conductor eléctrico en medio y, cuando se alimenta un poco de voltaje a través de él, se obtiene plasma dentro de una bola.

Debido a que tu cuerpo conduce la electricidad, cuando colocas tu mano sobre una de estas bolas, la energía fluye hacia ella. Es genial porque puedes ver el plasma en acción con la ayuda de un recipiente pequeño. ¡BAM! Tecnología. Cuando aparezcan verdaderos sables de luz, probablemente estaremos en un lugar en el tiempo donde las naves espaciales podrían existir. Quiero decir, naves espaciales reales. Imagínate esto: te despiertas una mañana con la sensación de querer hacer un viaje. Pero no a ningún lugar de la Tierra, ya has visto demasiado por aquí. Entonces, tomas el mango de tu sable de luz y lo colocas de manera segura en tu bolsillo. Luego, echas un vistazo a tu pulsera, la tocas dos veces y aparece tu teléfono holográfico.

“Reserva un asiento en el próximo vuelo dentro de dos semanas de la Tierra a Marte, por favor”. Y continúas con tu vida diaria. Sales por la puerta y te subes a tu moto sin ruedas. Tiene hélices a reacción donde deberían estar los neumáticos, y giran para que puedas controlar la dirección en la que vas. Después de tomar el “camino invisible en lo alto del cielo” hecho solo para vehículos voladores, llegas a tu oficina. Te sientas en tu cómoda silla, listo para trabajar un poco. Hoy tienes ganas de algo diferente y decides que quieres trabajar en París. No te preocupes, enciendes el escenario holográfico y ahí estás. Dos semanas después, te embarcas en la nave espacial para la que compraste un boleto a principios de este mes, listo para una nueva aventura en Marte. Qué vida. Oye, ¿ese tipo de allí no se parece a Arnold Schwarzenegger?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas