13 Pruebas de que no es tan fácil dejar atrás a los ex, aunque, algunos ya nos tienen hartos

Pareja
hace 6 meses

Cuando rompemos con una pareja, a menudo no queremos llevarnos recordatorios de ella a nuestra nueva vida. Pero no es tan sencillo. Algunos ex se meten obstinadamente casi en nuestra alma. Y a otros el destino parece devolvernos a propósito, dejando claro que necesitamos a estas personas. Los usuarios de la red contaron sus propias historias, tanto oscuras como brillantes, sobre las relaciones con sus ex.

  • Unos amigos míos vivieron juntos 18 años y tuvieron dos hijos. Pero de repente el hombre se enamoró. Estuvo dando vueltas durante mucho tiempo, pero al final dejó a la familia. Todo iba bien con la novia, tuvieron un hijo. Y de repente: ¡qué sorpresa! Su exesposa se iba a casar. ¡Tensión, pánico! ¿Cómo puede ser? El hombre se puso triste, se sentía deprimido, no se encontraba bien. “No me lo puedo creer”, dijo. ¡Y se sintió tan atraído por su antigua esposa que ni siquiera podía comer! Pero ella, qué mujer tan mala, no quiso volver con él. © sergevna0603 / Twitter
  • El exesposo sigue contando a todo el mundo cómo nos dejó noblemente un departamento a mí y a mi hija tras el divorcio. Nuestros conocidos ahora piensan que soy muy avariciosa: me dejó un departamento entero, ¡y aun así reclamo la pensión alimenticia! Pero lo curioso es lo siguiente: la vivienda fue heredada tras el fallecimiento de mi hermano, cuando mi esposo y yo ni siquiera nos conocíamos. Por cierto, intentó demandarlo igualmente, pero fracasó. Sin embargo, la zorra mercantilista soy yo, claro.
  • Mi prima se casó pronto, pero ella y su esposo acabaron siendo de dos mundos completamente distintos. Se divorciaron. Pasaron muchos años, un nuevo matrimonio, hijos y divorcio otra vez. Entonces mi prima volvió a salir con su primer esposo. Ahora se han vuelto a casar y su relación es más fuerte que nunca. © I_drive_a_*** / Reddit
  • Mi ex me tiene en su teléfono como “Mi Ana”. Y entra en Getcontact (una aplicación móvil que te permite averiguar cómo otras personas tienen guardados tus contactos — nota de Genial.guru) para comprobar cómo me apuntaron los demás. Si hay algún indicio en alguna parte de que tengo un hombre (y no lo hay), irrumpe inmediatamente en mi vida. © Feministka_a / Twitter
  • Mi exesposo me persigue. Después del divorcio, todos los días en mi hora de almuerzo y después del trabajo, empezó a caminar alrededor del edificio para que yo pudiera verlo. Descubrió que cambié de ubicación y empezó a pasear por allí. Él iba a un gimnasio al otro lado de la ciudad, pero cambió su membresía a mi club de fitness y ahora trata de ir a la misma hora que yo. El colmo fue un encuentro en el puesto de pan de la puerta de mi casa. Vivimos no solo en calles diferentes, sino en barrios diferentes, podría ir a comprar pan a cualquier otro sitio. ¿Quiere recuperarme? ¡Qué va! Me fue infiel y se fue con su amante. Yo estaba sufriendo, pero lo dejé en libertad. Lo que está tratando de lograr ahora ni siquiera me es interesante. ¡¿Pero cuándo va a salir de mi vida?!
  • Trabajo de mesera. Mi ex, con el que mantengo una buena relación, vino y me pidió que reservara mesa para esta noche. Quería declararse a la chica de sus sueños. OK, todo estaba organizado. Vino por la noche, se sentó a la mesa, ordenó la comida. Se lo llevé y estaba a punto de irme, pero me pidió que me sentara unos minutos para hablar. Me senté, se arrodilló, sacó un anillo y ¡me propuso matrimonio! ¡A mí! Rompí a llorar, todavía con el shock en la cara, pero lo besé y le dije que sí. Y me dijo que siempre me había querido y que habíamos roto por nada y que esto sellaría nuestra relación para siempre. ¡Estoy feliz!
  • Mi ex solo me hizo un regalo en toda la relación: una chaqueta de otoño. Rompimos hace dos meses. El otro día me exigió que le devolviera la chaqueta y me dijo que no saliera con ella a citas con otros hombres. ¿No es una tontería? Así que le envié la chaqueta por correo. Empapada en una solución apestosa. Huélela, cariño, y disfruta.
  • Mi exnovio vino de visita hoy. Media tarde cociné con él mermelada de frutos del bisque, que trajo de su viaje. Luego nos sentamos a cenar: mi hija, él y yo. Fue idílico. En ese momento vino de visita mi exesposo, el padre de mi hija. Nos sentamos los cuatro. El padre fue a acostar a su hija, mi ex se fue. Y me senté y pensé que todo parece irme bien, al tener tan buenas relaciones con todo el mundo, pero desde fuera probablemente parezca extraño.
  • Llevé un año trabajando en un programa. Puse todo mi corazón en ello, compartí mis planes con mi novio, él me profetizó un gran éxito. Debido a su infidelidad, a la dolorosa separación y al estrés, abandoné el programa, no lo terminé. Mi abuela cayó en las garras de los estafadores, tuve que vender el programa y cerrar deudas de casi medio millón. Al cabo de un tiempo, mi ex anunció mi programa, finalizado y de tal tipo que yo quería hacer. Lo compró a través de un intermediario. Ahora tiene éxito, todo el mundo piensa que es un genio. Y yo llevo un mes llorando.
  • Uno de mis ex pensó que yo le esperaría. Salió con otras solo para ver si encontraba a alguien mejor que yo. Todas sus nuevas relaciones fracasaron. Este tipo apareció en mi puerta años después para decirme que me echaba de menos. Me reí y le contesté que no creía que a mi esposo le gustara esa idea. A mi ex le chocó que yo siguiera construyendo una vida separada de él en lugar de ponerla en pausa. Es un síndrome un poco raro. © super-ro / Reddit
  • La madre de mi ex sigue en contacto conmigo, lo que cabrea muchísimo a su nueva novia. No entiendo por qué debería negarme a comunicarme con una persona si ambas lo queremos: ella, como yo, estudió arte, vamos juntas a exposiciones y al teatro, no irrumpimos en su casa para recordarle que soy yo. Sin embargo, mi ex le hizo un berrinche infantil a su madre diciendo que su novia se sentó ofendida y quiere que yo desaparezca. Al mismo tiempo, la novia misma no quiere comunicarse con su madre, porque no tienen temas en común, excepto el chico.
  • Soy una persona con un gran corazón. Estoy llena de compasión por la gente, ayudo a todo el que lo necesita. Hace poco tuve una pelea con mi novio, porque mi ex me llamó y entre lágrimas me rogó que fuera a verlo en el hospital. Pues bien, fui, porque mi conciencia no me permitía negarme. Ahora pienso: ¿es mi novio un idiota incomprensible o yo soy una tonta?
  • Tuve un divorcio escandaloso. Pedí una pensión alimenticia por despecho. Tengo buen sueldo y puedo mantener a mis hijos yo sola, pero mi exesposo gana el doble que yo. Él se casó. Pero siguió pagando fielmente la pensión alimenticia. También gastaba mucho en nuestros hijos, llevándoselos los fines de semana. La nueva esposa empezó a contar todos estos gastos. Vino a pedirme que renunciara a la pensión alimenticia o que no se lo llevara a los niños los fines de semana. También involucró a su madre para que yo “dejara al hombre en paz”. Le conté todo a mi ex. Y él se puso de mi parte. Terminó la disputa. Nos reconciliamos. En esos tres años, me di cuenta de que me quiere mucho, quiere a nuestros hijos, es un gran esposo y padre. Supongo que por eso nunca me casé, aunque me pidieron matrimonio. Estuvo a mi lado esos tres años. Fuimos juntos a todas las celebraciones de la escuela de nuestros hijos. No se ha perdido ni un solo evento. Y lo quiero mucho. No me arrepiento de nada.
Imagen de portada sergevna0603 / Twitter

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas