El mundo sin huevos de gallina, ¿qué pasaría?

Curiosidades
hace 9 meses

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿Y qué desaparecerá primero? Imaginemos que será el huevo. En algún momento, todos los huevos de gallina del planeta habrán desaparecido así como así. La humanidad perderá los omelettes y los deliciosos pasteles. Pero lo peor es que las gallinas perderán la capacidad de reproducirse. Desaparecerán de la faz de la Tierra para siempre. Y esto es una tragedia, porque son unas de las aves más fantásticas del mundo. Y la gente se dará cuenta de esto tan pronto como las pierda. Entonces, comencemos. Los huevos han desaparecido.

La mañana en las granjas comenzó con muchos cacareos de gallina. Parece que las aves se han vuelto locas. Cantan y cacarean sin parar. Los granjeros no saben lo que está pasando. Lanzan gas a los gallineros para calmarlas. Cuando se quedan dormidas, se acercan y descubren que... ¡todos los huevos han desaparecido! Y se trata de un fenómeno mundial. Las acciones de las empresas avícolas se derrumban. Las panaderías dejan de funcionar porque hornear sin huevos no es tan delicioso. Y entonces comienzan los problemas serios.

Miles de millones de gallinas se despiertan y descubren que sus huevos se han ido. ¡Su descendencia ha desaparecido! Las gallinas están atemorizadas. Creen que la gente se los han robado. Se enojan, atacan a los granjeros y escapan. La gente no toma ninguna medida porque no las quiere dañar. No deben estar estresadas, y dejan que suelten todas las emociones. Quizás estas sean las últimas gallinas de la Tierra, por lo que la humanidad les permite disfrutar de su libertad. Además, todas las granjas ahora son inútiles. No es rentable tener gallinas. Pero no necesitan libertad. ¡Necesitan huevos! Los pollos cubren los campos como una manta gigante. Corren más allá de los bosques y claros. Parece que este es el sueño de cualquier lobo. Pero tan pronto como esta bestia aparece en el horizonte, las gallinas la atacan de inmediato. Las manadas de lobos no pueden enfrentarse a los millones de gallinas, por lo que se retiran.

Entonces, las gallinas vienen a las ciudades. Los científicos están tratando de resolver el problema de los huevos perdidos. Quieren clonar a las aves. Y hasta que lo logren, se ha prohibido atraparlas. Todas las calles les pertenecen. Las bocinas de los autos y las sirenas de la policía se mezclan con el ruidoso cacareo. La metrópolis se convierte en una inmensa granja. Miles de millones de plumas vuelan por el aire. Estas aves picotean árboles, ruedas de automóviles, arruinan tiendas y rompen paquetes con granos. La gente se esconde en las casas. Los pollos inundan todos los edificios de la ciudad. Las noticias mundiales hablan del caos que han creado. Pero luego, se calman. Las gallinas olvidan que han perdido a sus pichones. Ya no están enojadas. Ahora, están caminando tranquilamente por las calles. La gente sale de su escondite y empieza a vivir con ellas en paz y armonía.

Mientras tanto, los precios de los huevos que quedan en las tiendas aumentan cientos de veces. Ahora, debes pagar al menos mil dólares para comer un huevo. Pero claro, no duran mucho. Después de dos meses, todos los huevos se echan a perder. Tarde o temprano, el mundo pierde los omelettes. Croissants, pasteles, bollos, donas y otros pasteles pierden su gran sabor. Los cocineros no pueden hornear comida deliciosa sin yemas de huevo. Los platos pierden su suavidad, su esplendor y su forma. Algunos cocineros reemplazan los huevos de gallina por huevos de ganso y codorniz, ya que es mucho más fácil conseguirlos. Los precios suben todos los días. La gente ya no compra croissants con su café. Muchas panaderías están perdiendo dinero. La gente aprende a vivir sin yemas de huevo y luego todo el mundo lo olvida.

Las gallinas conviven con los habitantes de las ciudades. Cada vez quedan menos. Envejecen, pero no nacen nuevas. Y en este momento, todos comienzan a darse cuenta de que estas lindas aves pueden desaparecer de la faz de la Tierra para siempre. No habrá más cantos matutinos. No más lindos pollitos amarillos. No habrá más granjas y plumas. Casi toda la población del planeta se vuelve vegetariana para apoyar mentalmente a las gallinas. La humanidad no se había dado cuenta de cuánto las amaba. La gente mira con lágrimas en los ojos los últimos años de las gallinas más viejas. Los granjeros sufren de depresión aguda. Recuerdan cómo iban al gallinero todas las mañanas y recogían huevos. Ahora no pueden encontrar nada más que telarañas y paja.

La gente de las ciudades se hace tatuajes con gallinas y dibuja grafitis con ellas en las paredes. Los escultores crean hermosas estatuas de pollos. La gente les limpia las plumas, los alimenta con los mejores granos y crea huevos de oro falsos para reducir sus niveles de estrés. Los directores más fabulosos hacen películas sobre gallinas. Gastan cientos de millones de dólares para desarrollar modelos informáticos de pájaros parlantes. Músicos y creadores de ritmos graban cacareos y componen canciones únicas. Toda persona considera que es su deber cuidar de un pollo. Los tienen como mascotas, caminan con ellos, se toman selfies y graban videos. Ahora los pollos son superestrellas.

Por supuesto, a las palomas, cuervos, gorriones y otras aves no les gusta esto. No reciben suficiente comida ni atención de la gente. Estos pájaros vuelan lejos de las megaciudades. Ahora solo quedan en las calles gallinas corriendo. Pero desafortunadamente, no pueden vivir para siempre. Están envejeciendo. No se mueven tan rápido como antes. Desarrollan enfermedades y lesiones. Los mejores veterinarios luchan por la vida de cada gallina. Realizan operaciones complejas e instalan prótesis para curar a las enfermas. Los multimillonarios invierten mucho dinero para prolongar la vida de estos animales. Utilizan las tecnologías más avanzadas en ingeniería genética y cibernética. Y ahora aparecen los primeros pollos cyborg. Tienen picos de metal, ojos láser rojos, garras de poliuretano y alas de acero con carbono ultraligero.

Los científicos intentan conectarse con las neuronas del cerebro de las gallinas para averiguar en qué están pensando. Un programa especial simula sus ondas cerebrales y las convierte en sonido. La gente escucha sus pensamientos, pero no piensan en nada excepto en “Co-Co-Co”. Los pollos se convierten en máquinas mecanizadas, pero sus cerebros siguen siendo orgánicos. Finalmente, los científicos consiguen crear clones de gallinas. Son tan naturales como las reales, pero no pueden poner huevos. Cada vez menos pollos caminan por las calles todos los días. Hay miles, luego cientos, luego solo docenas. Finalmente, solo quedan dos. Se van hacia la puesta de sol. Las personas observan su último viaje. Lloran de pena. Las gallinas se alejan y desaparecen en el horizonte. La gente recordará este día para siempre: el último día de los últimos pollos.

En este triste momento, los científicos encuentran una salida. Han logrado decodificar el ADN de las gallinas, lo que significa que pueden hacerlas nacer otra vez. Los biólogos están reconstruyendo el genoma de ADN más antiguo. El genoma a partir del cual comenzó la evolución de las gallinas. Los científicos ponen toda la información genética dentro de un óvulo artificial y esperan. Y por fin ha llegado la hora de la verdad. Aparecen grietas en el huevo. El pollito sale de la cáscara en su forma evolutiva original. Y es... un pequeño tiranosaurio. Resulta que es el antepasado del pollo moderno. El T-rex tiene una forma de cuerpo similar. Se mueve como un pollo. Durante millones de años de evolución, el antiguo dinosaurio se ha reducido de tamaño. Perdió sus escamas y le crecieron plumas. Luego, le salió un pico en lugar de mandíbulas con dientes.

Los científicos cuidan del tiranosaurio. Cada mes se hace más y más grande. Se crean enormes granjas para mantener allí a los dinosaurios. Entonces comienzan a multiplicarse. Nadie no sabe cómo controlarlos. Algunos escapan de las granjas y siembran el caos en las ciudades. En teoría, los tiranosaurios tardan decenas de millones de años en volver a convertirse en gallinas. Nadie está dispuesto a esperar tanto tiempo. Todo el mundo quiere recuperar a las gallinas lo antes posible. Afortunadamente, los científicos logran acelerar el proceso. Pasan las décadas. Los tiranosaurios se están reduciendo de tamaño. La evolución acelerada los convierte en pájaros. Y finalmente, la gente recupera los pollos que perdió. Están poniendo huevos otra vez. La armonía y la felicidad han regresado al mundo. Pero luego, los cerdos comienzan a desaparecer, y con ellos... el tocino. El desayuno se arruinó una vez más.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas