El tejón gigante se comía a las dromeosáuridos en la época de los dinosaurios

Curiosidades
hace 5 meses

Hace más de 100 millones de años, los dinosaurios hacían furor y los mamíferos se acobardaban a su enorme sombra. Pero entonces existía una criatura parecida al tejón que vivía en Asia. Mientras que la mayoría de los mamíferos eran pequeños y rápidos para huir de los problemas, el Repenomamus era mucho más grande: tenía el tamaño de un perro grande.

Los investigadores creen que esta criatura no era demasiado rápida, porque tenía las patas cortas. Pero seguramente era carnívoro y, sorprendentemente, ¡se encontraron restos de dinosaurios en su vientre fosilizado! Resulta que los mamíferos ya estaban evolucionando para rivalizar con los enormes reptiles, y Repenomamus fue uno de los primeros en cazarlos en lugar de ser presa. Todavía no está claro si el tejón gigante era un depredador o un carroñero, pero estaba lo suficientemente grande y voluminoso como para ser ambas cosas. Dinos, ¡cuidado!

Luego estaba la Opabinia. Podías llevarlo fácilmente contigo, pero otra cosa es que quisieras hacerlo, porque no tenía uno, ni dos, sino cinco ojos. Esta criatura tenía un aspecto tan extraño que, cuando los científicos la reconstruyeron en 1972, ¡primero se echaron a reír! El Opabinia tenía una boca en forma de trompa que utilizaba para pescar alrededor del barro en busca de comida, pero como no tenía dientes, probablemente solo comía alimentos blandos.

El ave del terror: un gran pájaro carnívoro que parecía salido de una película de horror. Tenía un pico afilado que tenía la fuerza de un mazo, lo que no habría sido una buena noticia para su presa. Este animal fue uno de los depredadores más peligrosos de Sudamérica en su época. Era un ave no voladora, pero también era un corredor muy rápido. La única manera de superarlo era dando giros bruscos al correr, ya que estos pájaros solo podían correr rápido en línea recta.

El megalodón fue el pez más grande que jamás haya existido. Las hembras eran casi el doble de grandes que los machos. Su nombre “megalodón” significa “dientes grandes”, y no es de extrañar: estos eran 3 veces más enormes que los del gran tiburón blanco. El megalodón apareció después de que se extinguieran los dinosaurios. Ahora también ha desaparecido, pero cuando estaba vivo, parecía haber vivido en casi todo el mundo, excepto en la Antártida.

Si pensabas que las pirañas actuales son malas, deberías haber visto la Megapiranha que vivía en Sudamérica, hace millones de años. Si comparas su tamaño con el de un perro, era tan larga como un golden retriever, y pesaba tanto como un cocker spaniel adulto. La Megapiranha podía ejercer una fuerza de hasta 50 veces su propio peso. Kilogramo por kilogramo, ¡eso es incluso más poderoso que la mordida del tiranosaurio!

Hubo leones en América del Norte que desaparecieron hace unos 13 000 años. Esto fue más o menos al mismo tiempo en que los mamuts se extinguieron. Estos leones eran casi un 25 % más grandes que los actuales. Se han descubierto fósiles de estos antiguos animales en los pozos de alquitrán del “Rancho La Brea”, en Los Ángeles, junto con muchas otras criaturas interesantes. Un pez acorazado, el Dunkleosteus, no tenía dientes, pero eso no importaba porque tenía protuberancias óseas muy afiladas que eran como un par de cizallas. Podía atrapar a su presa abriendo y cerrando la boca a una velocidad de 50 milisegundos. Algunos científicos creen que el Dunkleosteus nadaba de lado como una anguila. Se pueden ver fósiles de este pez en muchos museos de todo el mundo.

La Titanoboa fue la serpiente más grande jamás descubierta. Esta gigantesca máquina trituradora era capaz incluso de consumir un cocodrilo. Vivió hace 60 millones de años en las selvas tropicales de Sudamérica, y se parecía más a una boa constrictora, pero actuaba como una anaconda acuática. Aunque la Titanoboa se ha extinguido, la gente sigue encontrándola fascinante. Hay una réplica a escala real en el centro de Manhattan.

El monstruo de Tully vivió hace 300 millones de años, pero los investigadores no supieron de su existencia hasta hace unos 60. Por lo que sabemos, tenía un cuerpo blando en forma de torpedo y aletas verticales. El monstruo de Tully era una de las criaturas más extrañas de la historia, y los científicos no lograban averiguar qué era. Primero, pensaron que era un tipo de gusano. Luego, una especie de calamar. Ahora, dicen que es lo más parecido a una lamprea, que es un pez parásito.

El miembro más grande de la familia de los cánidos era el Epicyon, que ya está extinto. El término “Epicyon” significa “más que un perro”, ¡y ciertamente lo era! Era tan largo como un león y pesaba lo equivalente, y su enorme cráneo tenía la misma forma del felino. Es posible que esta criatura fuera por sus presas o que buscara alimento, pero comía de todo, desde rinocerontes hasta caballos. No había ninguna razón para sonreír si te encontrabas con un Smilodon, pero no te preocupes, se extinguió hace muchos años. Este tigre de dientes de sable vivió en los bosques de América del Norte y del Sur hasta hace diez mil años. Esta criatura tenía una fuerza impresionante en la parte superior de su cuerpo que le ayudaba a derribar a sus presas. Esto era una mala noticia para todos los mamíferos de su zona, ¡ya que era especialmente aficionado a desayunar bisontes y camellos!

El Jaekelopterus fue un escorpión gigante que vivió en Alemania hace 400 millones de años. Era más largo que dos reglas puestas de punta a punta, y fue el mayor artrópodo que se ha descubierto. Su garra fosilizada, encontrada recientemente, ¡era más larga que una barra de pan! El Jaekelopterus era llamado escorpión de mar, pero prefería vivir en ríos y lagos. No era muy exigente y comía peces y otros animales acuáticos de menor tamaño que él. ¡Ni siquiera los más pequeños de su especie estaban a salvo cuando los más grandes estaban cerca!

Uno de los mayores insectos voladores de todos los tiempos fue Meganeuropsis. Parecía una libélula, pero su envergadura era increíblemente amplia. Estos insectos probablemente crecieron tanto porque entonces había más oxígeno en la atmósfera, lo que impulsó su crecimiento. El Meganeuropsis vivió en Norteamérica en la era prehistórica. Era tan grande y hambriento que su dieta incluía pequeños lagartos y jóvenes anfibios. Para deshacerse de esta criatura, ¡solo un matamoscas más grande que una mesa sería de algún uso! Y todavía se conserva un trozo de su ala en el museo de historia natural de Harvard.

Las ballenas eran habitantes de la tierra y se trasladaron al agua hace solo 50 millones de años. El Basilosaurus, a pesar de su nombre, no era un dinosaurio sino una de las primeras especies marinas, y era mucho más grande que otras ballenas primitivas. Era más largo que un edificio de 4 pisos, tenía una cabeza gigantesca y una mordida que rivalizaba con la del tiranosaurio. Los fósiles de algunas ballenas más pequeñas llevan las marcas de los dientes del Basilosaurus. Esto no es sorprendente, ya que era uno de los principales depredadores de su época. Comía casi todo, pero su comida favorita parecía ser las criaturas parecidas a los delfines.

Si pensabas que los osos pardos eran malos, deberías haber visto al Arctodus simus. Este oso de cara corta podía correr muy rápido, más que los caballos salvajes y los antílopes. ¡Un estudio sugiere que este oso consumía más carne en un día que la mayoría de la gente en un año! Solía habitar en toda Norteamérica hasta hace 11 000 años. Utilizaba su enorme tamaño para intimidar a los depredadores más pequeños, como los gatos de dientes de sable, los leones americanos y los lobos gigantes.

Si no te gustan las ratas, ¡la Josephoartigasia será tu peor pesadilla! Lo único peor que su nombre era su tamaño: de hecho, este roedor era tan grande como el toro de la actualidad. La rata gigante vivió en Sudamérica hace unos 3 millones de años. Tenía unos temibles dientes delanteros que le permitían protegerse de los depredadores. También aprovechaba al máximo esas cuchillas para cortar la hierba y otra vegetación.

La primera ave fue el Archaeopteryx. Algunos dicen que era el eslabón perdido entre los pájaros y los dinosaurios. En realidad, era muy pequeño, no más grande que un cuervo. Este animal tenía dientes muy afilados, tres dedos con garras y una cola larga y huesuda. El Glyptodon era uno de los antiguos parientes del armadillo. Muy acorazado y con un caparazón redondo y óseo, parecía una tortuga, pero era tan grande como un auto. Era herbívoro, pero tenía una cola flexible y flaca que utilizaba para defenderse de los depredadores y para luchar contra los de su propia especie.

El Nuralagus rex era el tiranosaurio de los conejos, y no se parecía en nada a los simpáticos animalitos a los que estamos acostumbrados. Para empezar, era enorme, pesaba seis veces más que el conejo europeo actual. Se alimentaba de raíces y camotes y vivía en un entorno idílico e insular, sin depredadores naturales. Quizá por eso pudo crecer tan enorme.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas