Hospital busca voluntarios para abrazar y dar calor a recién nacidos

Gente
hace 5 meses

Cuidar de un bebé prematuro es una tarea que va más allá de lo médico. Estos pequeños luchadores requieren de cuidados especiales tanto en el aspecto físico como en el emocional. Su desarrollo se ve afectado por su prematuridad, y necesitan de cuidados específicos para crecer y prosperar. Pero, más allá de los avances de la medicina, hay algo que ningún equipo médico puede proporcionar: el amor y el calor humano. Un simple abrazo puede marcar la diferencia en la vida de estos bebés y muchos hospitales están buscando gente para satisfacer esta necesidad.

En Estados Unidos, específicamente en la ciudad de Philadelphia, se encuentra un destacado centro hospitalario que ha captado la atención de los medios. Se trata del Centro Médico Einstein, reconocido por su excelencia en el campo de la medicina. Este prestigioso centro de salud se ha convertido en noticia debido a sus avances y logros significativos en el ámbito médico.

Cuenta con un equipo multidisciplinario de profesionales altamente capacitados que brindan atención médica integral y personalizada a sus pacientes. Además, este centro hospitalario está equipado con tecnología de vanguardia que permite realizar diagnósticos precisos y ofrecer tratamientos eficaces.

Mary, una de las enfermeras dijo: “Estos bebés necesitan sentir amor, contacto humano y una voz suave que los consuele cuando sienten dolor. Los padres se sienten mejor sabiendo que, incluso cuando no pueden estar allí, hay alguien que está meciendo y abrazando a sus bebés.”

Esta medida también ha sido adoptada por el el Hospital General Saint Boniface de Canadá. El lugar ya cuenta con el apoyo de 350 personas que generosamente han donado más de 50 mil horas dedicadas a abrazar esta noble causa.

Pero los beneficios de los abrazos no se limitan al ámbito emocional. De hecho, el contacto físico tiene un impacto poderoso en la salud de los bebés. Cuando un recién nacido es acogido con un cálido abrazo, su cuerpo responde positivamente. La liberación de oxitocina en su organismo promueve la relajación muscular y reduce el estrés. Además, estos afectuosos gestos pueden incluso acelerar su proceso de recuperación cuando están enfermos

La iniciativa es muy importante, ya que proporciona un cuidado especializado y lleno de amor a los recién nacidos y en especial a los que sufren del Síndrome de Abstinencia Neonatal.

Este síndrome afecta a recién nacidos expuestos a sustancias tóxicas durante el embarazo. También puede ocurrir si las madres toman antidepresivos o pastillas para dormir. Los bebés experimentan abstinencia al nacer y pueden tener síntomas durante una semana hasta seis meses después del nacimiento.

Al ofrecer su tiempo y cariño, los voluntarios no solo alivian los síntomas físicos de los bebés, sino que también les brindan un apoyo emocional invaluable. Los abrazos cálidos y reconfortantes ayudan a calmar la incomodidad y el malestar causados por la abstinencia, creando un ambiente seguro y acogedor donde los pequeños pueden encontrar consuelo y desarrollarse apropiadamente.

La labor solidaria realizada por los voluntarios no solo implica brindar asistencia física, sino también un apoyo emocional invaluable para los pequeños pacientes. Mediante su generosa participación, estos voluntarios fortalecen la misión de los hospitales y contribuyen a formar parte de una comunidad comprometida con el bienestar de los más vulnerables.

El trabajo de los centros médicos cada vez involucra un enfoque integral donde se busca atender no solo las necesidades físicas, sino también las afectivas. Esto demuestra que la salud emocional y física están interrelacionadas.

Tenemos algunos artículos que nos hablan acerca de la salud de las mujeres embarazadassus bebés y el caso de la actriz Claudia Álvarez y sus esperanzadoras palabras después de tener la experiencia de ser mamá de bebés prematuros.

Comentarios

Lecturas relacionadas