Los científicos perforaron un profundo agujero en el hielo y algo emitió sonidos allí

Curiosidades
hace 6 meses

No hay mucho que hacer en la Antártida, excepto el trabajo científico. Podrías mirar la fauna, como algunos simpáticos pingüinos y focas. Y podrías ver alguna que otra ballena nadando por ahí. La Antártida es una de las tierras más grandes que existen y que solo está habitada por científicos e investigadores de todo el mundo. Estos excavaron un agujero a través de un hielo bastante grueso para estudiar el aire antiguo y cómo se limpia la atmósfera. Usaron un taladro especial y cavaron un agujero cilíndrico limpio a 140 m de profundidad. Parte de este hielo puede tener hasta 800 000 años y es un buen indicador de cómo era el clima en el pasado. Es como comprobar los anillos de los árboles para determinar la edad de uno determinado. Excepto que es más complicado que eso.

Después de cavar sin esfuerzo, decidieron dejar caer algo de hielo al fondo del agujero para ver qué pasaba después. Escucharon unos sonidos realmente inusuales. Se sentía como estar en una nave espacial viajando a través de un montón de obstáculos con muchas rocas chocando entre sí. Los tonos cambiaban a lo largo del rápido descenso del bloque de hielo, desde un tono alto hasta un sonido bajo parecido a los latidos del corazón.

Los científicos se quedaron perplejos cuando escucharon esto por primera vez y dejaron caer más hielo, solo para descubrir que se producía el mismo tipo de sonidos, solo que en diferentes variaciones. No podían saber qué había ahí abajo y, lo que es más importante, por qué se producía este tipo de ruidos. La Antártida cuenta con un buen número de volcanes, muchos de los cuales se encuentran bajo gruesas capas de hielo. Los científicos descubrieron 91 volcanes y afirmaron que podría haber más, lo que podría convertirla en la región volcánica más extensa del mundo. Mientras realizaban las investigaciones científicas habituales, se toparon con numerosas e inconfundibles figuras cónicas bajo tierra. Algunas tenían una profundidad de hasta 3 km de hielo. Algunos de los picos tenían más de 914 m de altura y docenas de kilómetros de ancho.

Pero en la superficie, es tan plano como una hoja de papel. Pueden haber dejado caer ese bloque de hielo dentro de un volcán real sobre el que estaban parados. Pero es poco probable. Aunque la presencia del volcán subterráneo se descubrió por accidente, hay una pequeña posibilidad de que estuvieran realmente sobre uno donde tenían su estación de trabajo. Es más probable que trabajaran en una zona donde el estudio de los climas antiguos es más fácil y menos peligroso que en otros lugares.

Recogen muestras de hielo y las estudian en un laboratorio. Es como descubrir un insecto prehistórico incrustado en el ámbar hace millones de años, cuando los dinosaurios recorrían la tierra. Pero en lugar de bichitos, los científicos estudian el polvo antiguo, las burbujas de aire, las sales marinas, las cenizas volcánicas y cualquier otra cosa que pueda provenir del entorno. Prácticamente pueden saber cómo era el clima durante esa época. Estas muestras del mismo podrían mostrar que la capa de hielo occidental de la Antártida se derritió cuando el clima de la Tierra se calentó. Si lo hizo, es probable que se repita. Eso significaría un aumento del nivel del mar, que afectaría a las ciudades costeras y a las pequeñas islas remotas. Pero los científicos no están seguros de que sea cierto, a pesar de algunas pruebas que lo respaldan.

El proceso de estudio de las muestras de hielo puede durar una semana o incluso un año, dependiendo de lo que encuentren. Trituran o funden la muestra poco a poco. Y al igual que los anillos de los árboles, cuanto más profunda es la capa, más nos remontamos en el tiempo. Para estudiar las antiguas burbujas atrapadas en el hielo, los investigadores tienen que aplastar las muestras bajo una campana de vacío para mantener el aire afuera mientras lo extraen y lo ponen en viales. Existen varios instrumentos y dispositivos para estudiar las muestras de hielo. Pero como es tan sensible a los daños, cada medición debe realizarse en una sala limpia para que nada se vea comprometido. Los científicos tienen que llevar trajes adecuados y muchas capas de guantes y ventilarse constantemente. Incluso algo tan pequeño e insignificante como una huella dactilar puede arruinar una muestra.

Buscan ciertos patrones para ver los cambios en la composición y la temperatura de la atmósfera. Pero dejar caer unos bloques de hielo por un agujero no sería tan malo. La razón por la que hizo un sonido tan peculiar es la misma razón por la que un carro en movimiento suena diferente cuando toca el claxon que cuando está parado. La palabra científica para ello es el efecto doppler. Se trata de un cambio evidente en la frecuencia de una onda con respecto a un observador que se mueve en relación con la fuente de la onda. El efecto no significa que la frecuencia del sonido cambie. Simplemente se desplaza. Y esto puede decirse de otros tipos de ondas, como las del agua y la luz. Pero las ondas sonoras son las más populares cuando se trata del efecto doppler.

Así que cuando los científicos dejaron caer ese bloque de hielo por el fondo del agujero, las ondas sonoras volvieron a subir y rebotaron por el estrecho tubo donde perforaron. Por eso obtuvieron el sonido “pum, pum”. No olvidemos que este bloque de hielo viajó 140 m por debajo de nosotros. Los barcos petroleros cavan agujeros en la corteza oceánica que se adentran miles de metros bajo la Tierra. El Pozo Superprofundo de Kola, en Rusia, es el agujero más profundo jamás realizado por el ser humano. Llega a más de 12 200 m bajo la superficie y tardó casi 20 años en llegar a 12 km. Debajo de él hay solo la mitad de la distancia hasta el manto. En términos de toda la Tierra, este agujero tan profundo está literalmente arañando la superficie. Este no era un agujero para cavar en busca de petróleo y tampoco estaba en el océano.

La perforación se detuvo en 1992, cuando los ingenieros descubrieron que las temperaturas eran 37 °C más altas de lo que habían previsto. Y entonces se abandonó, y ahora solo es un orificio estéril. Pero es lo más cerca que hemos excavado del centro del planeta. Lo que da miedo es que algunos de los trabajadores en el sitio podían oír voces que venían de adentro. En Yemen existe un antiguo agujero en Barhout, al este del país, en medio del desierto. De hecho, está más cerca de Omán que de la capital, Saná.

Este hoyo ha desconcertado a expertos y lugareños. A diferencia de los agujeros de Rusia y la Antártida, este no fue hecho por el hombre. ¿O lo fue? Hace muchos años que existe, y los lugareños tratan de evitarlo. Ni siquiera les gusta hablar de él, ya que afirman que trae mala suerte a quienes lo rodean o a quien pronuncia su nombre. Afirman que fue creado como una prisión para los espíritus, pero muchos descartan esa posibilidad. El orificio tiene 30 m de ancho y entre 100 y 200 m de profundidad. También se pueden escuchar extraños sonidos procedentes del interior. Pero, según algunos científicos, el pozo posee poca o ninguna ventilación y apenas tiene oxígeno ahí abajo. Así que es poco probable que alguien o algo viva ahí abajo.

El abismo Challenger en la fosa de las Marianas captó unos gruñidos de tono bajo en marzo del 2016. Algunos de estos gruñidos iban seguidos de chillidos. Captaron estos sonidos en un lapso de semanas, usando un micrófono encapsulado en titanio para que la inmensa presión del punto más bajo de la Tierra no lo aplastara. También tuvieron que bajarlo lentamente, ya que es 1000 veces la presión atmosférica a nivel del mar.

Durante 23 días enteros, el micrófono grabó los ruidos típicos del paso de las ballenas y de los barcos que navegaban desde arriba, e incluso los estruendos de los terremotos cercanos. Pero aún no pudieron determinar qué causaba esos sonidos iniciales. Los investigadores no podían entender si el ruido del fondo de la fosa de las Marianas era causado por los humanos o natural. También querían saber si estos sonidos afectaban a la vida marina, como los delfines y las ballenas que dependen de la ecolocalización. Todavía no lo saben. Pero los científicos calculan que el océano es unas diez veces más ruidoso que hace 50 años. Con los avances tecnológicos en el transporte marítimo, los submarinos y la construcción submarina, el océano solo lo será más con el tiempo.

Las auroras boreales vienen acompañadas de sonidos, de los que nadie habla. Suelen ser audibles cuando estas están en su presencia más potente. Los científicos siempre han estado desconcertados sobre la causa de los débiles chasquidos y crujidos, a pesar de estar muy por encima de nosotros. Usaron unos micrófonos especiales y descubrieron que los ruidos llegaban a solo 70 m por encima de nosotros, lo que es bastante bajo. Son causados por cargas eléctricas que adquieren fuerza en una región específica de las mismas. Las cargas eléctricas son perturbadas por las tormentas magnéticas que encienden las auroras boreales. Como resultado, algunas chispas diminutas se liberan en la atmósfera causando el débil ruido de crepitación y estallido.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas