Los tiburones escupen su estómago y otros 28 datos interesantes por la Semana del Tiburón

Curiosidades
hace 5 meses

Algunos tiburones tienen la extraña habilidad de escupir su estómago y luego volver a colocarlo en su lugar. Oh, eso sería útil. La mayoría de los tiburones comen grandes cantidades de comida. Pero el problema es que no pueden digerir todo lo que se tragan. Necesitan una forma de deshacerse de cosas como caparazones y picos de tortugas marinas, plumas y huesos de aves, garras de langosta y todo eso. Entonces, estas increíbles criaturas vomitan voluntariamente su estómago, junto con todo el contenido. Una vez que el tiburón desecha todo, jala su principal órgano digestivo hacia adentro. ¡Y el proceso completo generalmente no toma más de un segundo!

Algunas especies de tiburones, como el gran tiburón blanco o el marrajo, tienen un sistema especial para calentar los ojos. Su retina les calienta los ojos y el cerebro. Esto no solo les ayuda a detectar mejor el movimiento, sino que también mejora la resolución. En cuanto al tiburón marrajo, esta especie a menudo viaja verticalmente a diferentes temperaturas.

A diferencia de la mayoría de las personas con una sola mandíbula móvil, los tiburones pueden mover libremente tanto la mandíbula inferior como la superior. Esto les permite agarrar mejor su comida y masticarla más rápido y más a fondo. Eso es... reconfortante. Los tiburones dan a luz a una gran cantidad de pequeños a la vez. Depende de la especie, por supuesto. Pero, digamos, ¡el tiburón azul es famoso por producir más de 130 bebés tiburón a la vez!

Los grandes tiburones blancos tienen una mordedura más poderosa que la mayoría de los gatos de la jungla. Un cazador submarino de 6 m de largo puede producir una fuerza de más de 276 km por cm cuadrado. ¡Y eso es un mordisco 4 veces más fuerte que el de un león o un tigre! Los humanos, con sus miserables mordidas de 10 a 14 g por cm cuadrado, ni siquiera se acercan.

Los tiburones globo se defienden tragando grandes cantidades de agua. Entonces, el cuerpo del animal se vuelve el doble de su tamaño normal. Y esto ahuyenta el peligro potencial. A los tiburones les pueden crecer más de 50 000 dientes durante su vida. Pero no todos sus dientes son iguales. Los más fuertes y grandes están al frente. Y los que están más cerca de la parte trasera son más pequeños y no tan poderosos. Pero si los dientes frontales están dañados, estos más débiles pueden reemplazarlos. Es posible porque los dientes de los tiburones no están tan firmemente anclados como los de los humanos y pueden moverse.

La piel de los tiburones tiene el mismo tacto que el papel de lija. Está hecha de pequeñas escamas con forma de dientes. Apuntan hacia la cola del animal. Esto ayuda a reducir la fricción que se produce cuando los tiburones se mueven por el agua. Los tiburones ballena tienen una piel extremadamente gruesa. En algunos lugares de su cuerpo, puede tener 15 cm de grosor. Es una de las más duras del mundo animal. Los científicos tienen que hacer un gran esfuerzo si quieren obtener una muestra de sangre de esta criatura.

Los tiburones tienen un olfato increíble. Pero además de eso, usan un sentido más para detectar otros animales. Hay poros especiales alrededor de la cabeza, cerca de las fosas nasales y debajo del hocico. Esos son órganos especiales, algo así como una segunda vista. Cada criatura genera un minúsculo campo eléctrico. Gracias a los poros, los tiburones pueden detectar estos campos y descubrir dónde están otros animales. Los tiburones tienen un oído muy agudo. Pueden escuchar su comida potencial desde 914 m de distancia. También pueden captar sonidos de baja frecuencia, como los producidos por la contracción del tejido muscular de un pez.

Los tiburones existen desde hace más de 400 millones de años. Significa que han sobrevivido a cuatro de las cinco extinciones masivas. ¡Esto los hace mucho más viejos que el monte Everest, los humanos, los dinosaurios e incluso los árboles! ¡Estas criaturas se remontan a la época en que los arrecifes de coral apenas comenzaban a formarse! Algunas especies de tiburones pueden saltar fuera del agua, como el gran tiburón blanco o el tiburón peregrino. Se sabe que saltan más de 2,5 m en el aire. Gracias a esta maniobra, pueden atrapar animales como focas o aves marinas. Pero a menos que estés en Sudáfrica, no es probable que veas tiburones saltando fuera del agua.

Los esqueletos de tiburón están hechos de músculo y cartílago, que son más ligeros y dos veces menos densos que los huesos. Esto hace que los tiburones sean más flexibles. Lo que les permite hacer giros bruscos cuando persiguen a otros animales. Los tiburones martillo tienen una cabeza de forma tan extraña por una razón. Gracias a ella, estas criaturas tienen una visión increíble de 360 ​​grados. Sus ojos están un poco inclinados hacia adelante, lo que les permite tener un campo de visión superpuesto. Las aterradoras mandíbulas del tiburón duende están unidas a ligamentos elásticos. Pueden desplegarse desde la boca del animal hasta 8 cm. Le permite al animal catapultar su boca hacia adelante para atrapar otras criaturas marinas.

Los tiburones no duermen como tú. Algunas especies tienen que nadar todo el tiempo. De lo contrario, el agua dejará de fluir por sus branquias y no podrán respirar. Otros descansan, pero no entran en un estado inconsciente. Simplemente entran en períodos especiales de descanso. Estas criaturas no tienen párpados. Por eso sus ojos permanecen siempre abiertos. Y sus pupilas vigilan el entorno. También mantienen la boca abierta para que el agua pueda pasar por sus branquias.

Los tiburones pueden viajar distancias notablemente largas sin necesidad de descansar. Todo gracias a su extraño patrón de sueño. Por ejemplo, los tiburones blancos pueden nadar distancias de más de 3 200 km sin detenerse a comer o descansar. ¿Cómo es que estas criaturas no mueren de hambre? Aprovechan la grasa almacenada en sus hígados. Por cierto, ¡este órgano puede representar hasta un tercio del peso corporal del animal! Contrariamente a la creencia popular, los tiburones NO pueden nadar en reversa. Sus colas los impulsan hacia adelante y sus aletas pectorales les ayudan a mantener el equilibrio y girar. Significa que, anatómicamente, estos animales no pueden moverse en ninguna otra dirección que no sea hacia adelante.

Los tiburones no tienen cuerdas vocales. No pueden producir sonidos para comunicarse entre sí o expresar sus emociones. Por eso tienen que usar movimientos corporales, como girar el cuerpo o voltearse. Los tiburones viven en todos los océanos del mundo. Pero varias especies también habitan en ríos y lagos de agua dulce. Por ejemplo, se han encontrado tiburones toro en ríos tropicales. También se sabe que pueden nadar entre agua dulce y salada. El tiburón más pequeño que existe es el linterna enano. Esta criatura única no crece más de 20 cm. Pero compensa su pequeño tamaño de otras formas. Por ejemplo, algunos de sus órganos emiten luz. Y dado que la criatura vive en aguas poco profundas, esto ayuda a camuflarla con los rayos del sol.

Los tiburones azules comen mucho, a menudo más de lo que necesitan. Algunos de estos alimentos pueden permanecer sin digerir durante semanas hasta que se necesiten para obtener energía. Los tiburones tienen algo que se parece a una lengua. Pero este órgano se llama “basihial”. Es la sección frontal del cartílago que va desde el pecho del tiburón hasta su boca. No se mueve y es prácticamente inútil. Esta llamada “lengua” no participa en el proceso de alimentación. No está cubierta de papilas gustativas. Su único uso real podría ser que sostiene algunos de los huesos que conectan las branquias del tiburón.

Hay cientos de especies de tiburones en el mundo, más precisamente alrededor de 500. Algunas de ellas son bastante extrañas. ¡Solo mira el tiburón duende, peregrino o cortador de galletas! Todos estos tiburones varían en tamaño, desde varios centímetros hasta metros de largo. También viven en entornos absolutamente diferentes. Los tiburones tigre comen todo lo que pueden conseguir. Algunas de las cosas más extrañas que han comido son cámaras de video, bolsas de dinero, placas de matrícula (de casi cualquier estado de EE. UU.), correas para perros, ¡lo que sea!

Cada tiburón ballena tiene un patrón único en su piel. Estas manchas y rayas pueden usarse para identificar tiburones individuales, al igual que las huellas dactilares se usan para identificar a las personas. El tiburón vaca de hocico corto puede sumergirse a una profundidad de hasta cinco edificios Empire State. Los tiburones bebés se llaman alevines. Cuando nacen o eclosionan, ya están completamente nutridos. Y si eligen nadar lejos de su mamá tiburón, no necesitan buscar comida durante al menos varias semanas. Uh, oh. ¿Alguien dijo “Baby Shark”?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas