Tras 2 años sin aparecer, mi ex y su novia exigen estar con mis hijos

Historias
hace 6 meses

Enfrentar una traición y reconstruir nuestra vida de la noche a la mañana es una tarea muy ardua. Más aún, cuando se trata de nuestra pareja, y él o ella, consigue rehacer su vida primero. Hoy conoceremos la historia de una usuaria que no está pasando por su mejor momento debido a la ruptura de su matrimonio por una infidelidad, con la cual ahora, tiene que convivir habitualmente.

La separación o el divorcio de un matrimonio es un suceso que puede tener un profundo impacto a nivel emocional y práctico en la vida de las personas involucradas. Es una experiencia desafiante que implica la reorganización de la vida, tanto a nivel individual como familiar, especialmente si hay hijos de por medio.

Todos estos cambios pueden desencadenar una amplia gama de emociones, como tristeza, ira, confusión, miedo o dolor. Cada uno de los involucrados puede experimentar estas emociones de forma totalmente diferente, y es importante permitirse sentir y procesar estas emociones para poder cerrar el proceso de duelo.

También es vital recordar que una separación o un divorcio no definen el valor de una persona y, bajo ningún concepto, deben verse como un fracaso. Siempre será mejor alejarse que permanecer juntos pero siendo infelices.

En muchos casos, esto puede ser una gran liberación, una oportunidad para apostar por el crecimiento personal y establecer nuevas metas y prioridades en la vida. Aunque pueda parecer difícil al principio, no es imposible sanar, crecer y volver a construir una vida plena y satisfactoria después de una separación. Todo es cuestión de tiempo y comprensión.

Durante los primeros dos años de nuestra separación, mi ex prácticamente abandonó a sus hijos para estar con su nueva pareja. El año pasado, él y ella se mudaron a vivir juntos, y desde entonces, empezaron a interesarse por los niños y a querer que formen parte de su día a día.

Actúan como si no hubiera pasado nada, como si no fueran responsables del caos que sufrimos en nuestras vidas. Se llevan a los niños a su casa y hacen actividades juntos, y ella está presente en todas ellas. Creo que él se excede, se presenta en mi casa sin previo aviso y abusa emocional y financieramente de mí, quien ha estado luchando contra un trastorno mental en los últimos años.

A la vuelta de la jornada, mis hijos regresaron a casa muy felices. Sé que debería estar feliz también por eso, pero no puedo. Ahora que son mayores, pueden ocuparse de sus actividades diarias por sí mismos, lo cual me hace sentir que ya no me necesitan.

Ella, la pareja de su papá, puede asumir perfectamente el rol de madre ahora; ya he realizado el arduo trabajo de ser madre. No puedo dejar de llorar. Pensé que mejoraría con terapia y tratamiento, pero no fue así. Mientras él y ella estén cerca de mí, me resultará imposible ser feliz.

Imagen de portada gardenwrecker123 / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas